Mía

Pregúntale a tu amigo gay

Te ayuda con los problemas del corazón. Escríbele a mia@la-razon.com

La Razón / Salvador G

00:00 / 05 de julio de 2012

Querido Salvador:

Después de tres años, hace seis meses que salí de una relación que en el último año se convirtió en muy tormentosa, la cual me mantenía con un estado de ánimo muy bajo. Siento que perdí varios años de mi vida, porque ya tengo 29 años y sigo en medio de una relación que no funcionó y que, además, me continúa atormentando. Si no hablo con él, dice que me irá mal. Me da temor que haga algo para lastimarme. Ya no se qué hacer... Soledad

Me niego a llamarte Soledad.  Vamos a llamarte Alegría, ¿ok? Así está mejor.

Mí querida Alegría:

Primero, felicidades por dar el paso para terminar con esa tormentosa relación. Entiendo que la decisión que tomaste fue difícil, y reconozco que se requiere de mucho coraje para avanzar como lo hiciste. El miedo de quedarse solo, el temor a que sea la decisión equivocada y, sobre todo, la idea de tener que sobrellevar la separación personal y socialmente, muchas veces nos llevan a dilatar el momento necesario de poner un “hasta aquí”, acabar con un ciclo y comenzar uno nuevo.

Es que yo creo, amiga mía, que las relaciones son eso. Ciclos. Algunos duran toda una vida, otros sólo unas semanas, pero lo importante es disfrutar cada uno y reconocer cuando éstos han terminado. Te digo esto porque he aprendido que cuando tenemos en mente que algo no es para siempre, lo cuidamos más, lo valoramos más y lo atesoramos más para tratar de prolongar aún más su duración. Por otro lado, el tener en cuenta que el ciclo puede terminar y que puede que la relación, por más maravillosa que sea, podría no ser eterna, hace que, si en algún momento sucede, el golpe no sea tan duro.

Necesito que seas positiva. No veas tu edad actual o los años que pasaron. Al contrario, agradece el hecho de que no hayas llegado al matrimonio o hayas tenido hijos con él. ¿Imaginas lo difícil que sería, entonces, la separación?

Por otro lado, la experiencia adquirida en esa relación y todos los buenos recuerdos que, de seguro, tienes junto a tu ex, no te los quita nadie y es eso precisamente lo que debes guardar entre tus recuerdos.

Ahora, si el canalla ese te está acosando, amenazando o amedrentando, graba un par de llamadas, consigue un par de testigos o busca alguna prueba y vete a la Policía a pedir garantías para que no se te acerque. Aunque encuentro muy poco probable que su discurso pase a acciones, si sientes que es posible, es mejor tomar previsiones.

Eso sí, ¡cero rencor! Guardar rencor es como tomar veneno y esperar que sea otro quien sufra los efectos. El perdón es la clave para seguir adelante y rehacer tu vida.

Fuerza, mi querida Alegría.

“Las relaciones son ciclos. Algunos duran toda una vida, otros sólo unas semanas, pero lo importante es disfrutar cada uno y reconocer cuándo han terminado”.

Tu amigo

Salvador G

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia