Mía

7 preguntas que no te atreves a hacer sobre tu busto

Es muy probable que tengas dudas sobre la salud de tus mamas y que no te animes a conversarlo. Aquí, cinco expertos te orientan al respecto.

7 preguntas que no te atreves a hacer sobre tu busto. Foto: wordpress.com.

7 preguntas que no te atreves a hacer sobre tu busto. Foto: wordpress.com.

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui A. / La Paz

00:00 / 19 de febrero de 2015

Muchas mujeres, quizá la mayoría, temen, por lo general por vergüenza, hablar con algún especialista sobre la hinchazón o cambios de color en las mamas y los fluidos de los pezones. Pues lo cierto es que nadie mejor que un médico para abordar el tema, pero entretanto te animas a visitarlo, Mía le hizo a cinco expertos siete preguntas que recogió en un sondeo.

1. Tengo dolor constante en uno de mis senos, ¿qué lo puede causar?

El dolor mamario no siempre se relaciona con una enfermedad, sino que puede ser de origen óseo, muscular (al haber hecho un movimiento brusco durante el ejercicio) o por procesos inflamatorios en los nervios intercostales de la región torácica. El dolor se manifiesta al mover los brazos o incluso al respirar.

Winston Uzín, ginecólogo, aclara que cuando se trata de una patología mamaria las causas del dolor pueden estar relacionadas a alteraciones hormonales. Una que es considerada normal se manifiesta cerca del inicio de la menstruación (es uno de los síntomas del llamado síndrome premenstrual), cuando se eleva la congestión de la mama.

“Debemos diferenciar al dolor llamado mastalgia que es el dolor que no se relaciona al ciclo menstrual”, precisa. Otro factor que puede generar dolor es la presencia de líquido en los conductos mamarios a raíz de alteraciones hormonales como el incremento de la prolactina. Asimismo, puede deberse a la aparición de un absceso o a procesos infecciosos detrás de la areola mamaria”, añade.

2. Me sale líquido de los pezones y no estoy embarazada, ¿qué pasa?

Se debe a la elevación de la hormona prolactina, este proceso se llama hiperprolactinemia y consiste en una descarga de secreción por las mamas que distiende los conductos produciéndose la salida del líquido o bien su retención, lo que a su vez distiende los tejidos y causa dolor, explica la ginecóloga Elizabeth Zelada.

Su colega Alejandro Jordán agrega que “si la mujer es joven y tiene secreciones, éstas se deben a los cambios hormonales que se producen en su cuerpo, que se dan sobre todo en el periodo reproductivo o cuando se activa su vida sexual y se incremente la actividad hormonal”.

3. ¿Dónde puedo realizarme una mamografía, desde qué edad y con qué frecuencia?

Zelada dice que estos estudios se efectúan en centros radiológicos, son recomendables desde los 40 años y deben hacerse una vez cada año.

Si la mujer tiene menos de 40 años, el tejido grasoso de la glándula mamaria en etapa reproductiva impide que se logre una buena imagen con la mamografía, por lo tanto en estos casos “es aconsejable hacerse una ecografía de busto, que permitirá ver hasta la mínima anomalía dentro del busto”, expresa Jordán.

4. ¿Qué técnicas nuevas se usan para aumentar o reducir el busto?

Las tres maneras más empleadas para colocar las prótesis de silicona son: vía axilar, vía aureolar y trasaureolar. La más nueva es la subaxial.Las prótesis han ido cambiando con los años, ahora hay siliconas de alta densidad, esto quiere decir que aunque se reviente no dañan el cuerpo, son como una gelatina.

En la reducción de mamas siempre se busca dejar la menor cicatriz. La técnica que el cirujano plástico Gonzalo Soliz utiliza y recomienda es la de perishoto, que es de mínima incisión. “Toda cirugía de mama debe hacerse después del desarrollo hormonal, o sea después de los 18 años” aclara el experto.

5. ¿Qué indicios de cáncer de mama se pueden percibir a simple vista o al tacto?

Debe llamar la atención cuando se produzcan “cambios en la textura de la piel del busto, es decir que se torne como piel de naranja, o cuando se note cambios de coloración. También pueden presentarse nódulos al simple tacto, secreciones sanguinolentas o purulentas. Todos éstos son síntomas que pueden alertar sobre enfermedad de los senos”, menciona Jordán, y Zelada complementa que si existen nódulos se debe poner atención a su forma. “Si son móviles son benignos, pero siempre es importante hacer la mamografía para descartar la peligrosidad del mismo. Si es móvil e irregular es quiste; el cáncer es duro y fijo”.

6. ¿Qué ejercicios se sugiere para mejorar el aspecto del busto?

No hay ningún ejercicio que favorezca al busto femenino como tal ya que no es un  músculo, sino una glándula mamaria. El ejercicio sí ayuda al músculo pectoral que lo rodea, pero no hay un régimen que ayude a formar o aumentar el tamaño de la glándula, afirma el entrenador personal Raúl Serrano. “Cuando una mujer es atleta, al bajar el porcentaje de grasa pectoral también baja el busto si éste es natural” aclara. En tanto que Uzín recomienda el siguiente ejercicio: “Colocar una pelota de tenis entre las manos, de modo que los dedos se entrecrucen sobre ella, comprimir y aflojar 100 veces en la mañana y 100 en la noche”.

7. ¿Por qué uno de mis senos es de diferente tamaño?

Jordán sostiene que el tamaño es algo genético y si hay una leve diferencia entre uno y otro, siempre que no sea muy notoria, es totalmente normal. “Esta alteración también se puede producir en la lactancia si la madre o el bebé tienen preferencia por uno de los pechos; al producir más leche éste, provocará una diferencia natural de tamaño entre uno y otro”.

Fuentes: el blog: http://www.tuguiasexual.com/visita-al-ginecologo

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia