Mía

‘Todos quisimos escapar en algún momento’

Jeremy Irvine. El actor inglés habla sobre su personaje en la película nominada a seis premios  Oscar: ‘Caballo de guerra’

Jeremy Irvine, actor

Jeremy Irvine, actor Foto: Manfer Films.

La Razón / Entrevista exclusiva para Mía gestionada por Manfer Films.

00:00 / 09 de febrero de 2012

¿Quién es Albert, tu personaje?

Albert es un muchacho increíblemente inocente, hasta ingenuo casi. Nunca abandonó su pueblo ya que en aquel entonces la gente no solía hacerlo, en especial en Dartmoor, que es un pueblito muy remoto. Su mundo hubiera sido muy pequeño, lleva la mayor parte de su vida trabajando en la granja. Todo su futuro está de algún modo determinado. Albert heredará la granja de su padre y trabajará allí hasta su muerte; de modo que, esa ingenuidad y esa inocencia son sumamente importantes para él. Creo que Albert posee este fuerte sentido de lo que está bien y lo que está mal; esta suerte de idea ingenua sobre el bien y el mal. Luego va a las trincheras y eso es completamente abolido. De pronto toda esta noción de lo que está bien y lo que está mal se desvanece.

¿Cómo obtuviste la audición para la película?

De hecho fue muy gracioso, porque yo acababa de firmar con un agente nuevo y creo que la audición para Caballo de guerra fue uno de los primeros proyectos que me presentó. Steven Spielberg vio mi primera cinta y le gustó, de manera que el proceso prosiguió durante algunas semanas. Yo pensé que sería mejor comenzar a aprender a montar a caballo, así que tomé más lecciones de equitación. Lo cual, finalmente, dio sus frutos.

¿Qué tal es trabajar con Steven Spielberg?

Lo más fantástico de Steven es que te deja espacio para trabajar y experimentar con tu papel. Todo lo que Steven Spielberg hace posee un verdadero realismo. Y lo más maravilloso es que cuando trabajas con Steven Spielberg, tienes a las mejores personas del mundo trabajando a tu lado. Nada se hace a medias. Todo se hace de la mejor manera que podría haberse realizado. El director de Fotografía, Janusz Kaminski, es un genio. Cuando estás en el set, piensas: “Esto se verá muy bien”. Luego miras la pantalla y te preguntas: “¿Cómo lograste esto?”. Y se debe puramente a este unido y talentosísimo equipo con el que contábamos y que ha trabajado junto infinidad de veces antes. Es como una gran familia.

¿Por qué crees que Albert entabla una amistad tan fuerte con el caballo?

Creo que tiene que ver con que Albert escapa de sus problemas con sus padres, estrechando así su amistad con Joey (el caballo). Su padre es un borracho y Albert está entrando en la edad en la que de pronto comienza a darse cuenta de que su progenitor quizás no sea todo lo maravilloso que su madre le contó de él. De niños, creo que todos   creemos que nuestros padres no pueden hacer nada mal, pero luego empiezas a crecer y te das cuenta de que ellos son tan humanos como los demás, con problemas tan humanos como todos. Muchos niños a esa edad buscan otra cosa en la cual enfocarse para ignorar lo que está sucediendo con sus padres. Para Albert, ese lugar lo ocupa Joey, su caballo. Además, Albert es hijo único, de manera que Joey se convierte casi en un hermano para él y en su mejor amigo.

Cuéntanos cómo te entrenaste para la película.

Pasamos dos meses entrenándonos con un equipo de especialistas españoles. Es increíble cuando los ves montar, parecen ser parte del caballo. Yo había aprendido a montar los caballos de una escuela de equitación, de modo que casi debí volver a aprender de cero. Era como haber aprendido a manejar una motocicleta y luego tener que conducir un auto de Fórmula 1. Estos caballos son tan sensibles. Sólo debes pensar qué es lo que deseas que hagan y ellos lo hacen. Son magníficos. Quiero decir, estamos montando en los originales Black Beauty y Seabiscuit. Seabiscuit está en la película y es uno de los Joeys. Pero además, yo comencé a investigar muchísimo. De hecho, siempre me fascinó la Primera Guerra Mundial y hasta poseo una gran colección de material bélico en casa. Es algo que siempre me gustó. Puedes leer diarios de los soldados, alguien incluso fue y los grabó. Puedes oír cómo fue realmente, y meterte más profundamente en la piel de esas personas cuando lo que lees son los relatos de sus propias experiencias. Pero, al final del día, decir que como actor te puedes sentir identificado con lo que estos hombres y muchachos experimentaron, sería casi ofensivo. Sencillamente no puedes. Para nuestra generación, no hay nada que se acerque siquiera a ello. Pero si logro captar un matiz de lo que experimentaron y volcarlo en mi interpretación, aún si no es más que un 1%, me sentiré más que satisfecho.

Cuéntanos acerca de tus compañeros de reparto.

Todos han sido tan maravillosos. Pasamos dos meses trabajando y cabalgando juntos e hicimos frente a los altibajos. Nos tocó un clima tan increíble en estas extensas praderas y unos días soleados gloriosos. Ha sido una experiencia maravillosa, y todos rápidamente entablamos una estrecha relación.

¿Qué hay de tu papel, ¿te sientes identificado emocionalmente con tu personaje?

Hay varias cosas con las que siento que me identifico. Yo crecí en un pueblo muy pequeño. Creo que casi todos se pueden sentir identificados con la ingenuidad de Albert, algo que todos atravesamos y experimentamos alguna vez. Todos quisimos en algún momento escapar de ciertas cosas y volcar nuestra pasión en algo diferente. Para Albert, esa pasión es su caballo. Para mí, lo fue la actuación. Yo sólo quería saltearme las lecciones escolares y pasar el día ensayando mis audiciones de la escuela de teatro, y cosas así. Y aún si no sientes esa conexión emocional con una mascota o un animal, probablemente la tienes con alguna persona: un amigo o un miembro de tu familia. Es lo mismo. Cuando te separan de ellos, puedes comprender lo que siente mi personaje.

¿Estableciste algún vínculo emocional con los animales del filme?

Es gracioso, porque yo no soy una persona muy afecta a los animales y, ciertamente, no era un devoto de los caballos. Luego comencé a trabajar con ellos en esta película y me di cuenta de lo humanos que son. Son diferentes a cualquier otro animal. Poseen cualidades verdaderamente humanas y hay algo en nosotros que sencillamente se conecta con ellos. Y luego de pasar varias semanas con caballos, comienzas realmente a encariñarte con ellos. Creo que a mí me tomó cerca de una semana. Los caballos son maravillosos y poseen características completamente diferentes. Sólo porque has aprendido a dominar un caballo no significa que puedes montar cualquier otro. Debes pasar fácilmente dos o tres días aprendiendo a montar cada caballo, porque todos son tan diferentes entre sí y debes lograr que ellos lleguen a confiar en ti. Eso es lo más importante. Los caballos saben quién los está montando. Si nunca antes cabalgaste, el caballo lo sabe. Debes conectarte con él desde lo humano o nunca hará lo que deseas. Y si un caballo no desea hacer algo, no creo que vayas a lograrlo.

Estreno

‘Caballo de guerra’ se estrenará hoy 9 de febrero en todas las salas de cine del país. En www.manferfilms.com.bo se puede encontrar más información sobre este filme.

El actor

Nacido como Jeremy Smith en 1990, se crió en la localidad británica de Galimgay, al sur de Cambridgeshire), siendo el mayor de tres hermanos.  Tomó el apellido “Irvine” en honor a su abuelo.

Formación

Estudió en la National Youth Theatre. En 2008, se matriculó en la London Academy of Music and Dramatic Art. Interpretar a Luke en la serie Life Bites, de Disney Channel. En 2010 debutó con la Royal Shakespeare Company en el Hampstead Theatre con Dunsinane, de David Greig.

Película

‘Caballo de guerra’ es la adaptación de la novela homónima de Michael Morpurgo (1982) sobre la amistad entre Albert y su caballo, que sirve durante la           I Guerra Mundial.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia