Mía

Si seducen a tu mimada... no hagas nada

Tratar de separar a perros en apareamiento puede causar serias lesiones.

Si seducen a tu mimada... no hagas nada. Foto: www.hongkongdogrescue.com.

Si seducen a tu mimada... no hagas nada. Foto: www.hongkongdogrescue.com.

La Razón (Edición Impresa) / Jorge Soruco / La Paz

00:00 / 17 de abril de 2014

Te descuidas un momento y ¡zas!, tu princesa es montada por un perro callejero. ¿Qué puedes hacer en ese caso? ¿Gritar y tratar de apartar al perro con violencia o echándole agua? No. Cuando comienza la cópula ya no hay vuelta atrás y debes dejar que el proceso termine. De otra forma, lastimarás a los caninos amantes.

“Cuando comienza la cópula ya no hay solución. Todas las medidas para evitar que la camada crezca se perdieron cuando el humano rechazó esterilizar al animalito. Lo peor que puedes hacer es entrar en pánico y agredir al macho, lo único que lograrás es causarles serios daños”, advierte Daniela Acosta, educadora de perros.

El veterinario Sergio Cuenca explica que al momento de aparearse, cuando el pene del macho penetra la vagina, un tejido especial en la base del miembro viril, el bulbus glandis, se llena de sangre y se infla, con lo que queda atrapado. Esto sirve para que el coito no sea interrumpido y el macho garantice la fecundación de la hembra. “Esto hace que sea imposible separarlos sin lesionar al perro, incluso causando la amputación del pene o un doloroso desgarramiento en la hembra”, agrega.

La prevención es la clave

A menos que uno esté de acuerdo con que su mascota se reproduzca y esté dispuesto a asumir las responsabilidades, como el cuidado de los cachorros, los expertos recomiendan esterilizar a los animales cuando el veterinario lo autorice.

Acosta garantiza que eso ayuda a la sociedad. “Evitamos que la población canina callejera se incremente, ya que los cachorros no serán abandonados”. El dueño tendrá más tranquilidad y el mismo animal “no estará desesperado para satisfacer las exigencias de sus hormonas”. En el caso del macho, no correrá los riesgos de enfrentarse a una jauría por una hembra o de contraer un enfermedad venérea.

Si decidiste no esterilizar a tu princesa de cuatro patas tienes que determinar exactamente cuándo tiene su periodo de celo para tomar precauciones, siendo la principal no sacarla de la casa y, si lo haces, ponerle un pañal especial.

Cuenca también revela que hay medicamentos en veterinarias y Pet Shops que reducen la cantidad de feromonas que emite el animal, reduciendo el riesgo de atraer a perros. Aunque advierte que no es un método totalmente seguro.

Fuente: Daniela Acosta, educadora de perros (76762611) y Sergio Cuenca, veterinario de la clínica Semevet (Av. Simón Bolívar 1997)

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia