Mía

Un varón verdadero

Es importante que reflexionemos sobre nuestro concepto de masculinidad: ¿Qué es ser “hombre” para nosotros?; ¿ser macho?, ¿es eso lo que queremos?

Varón verdadero

Varón verdadero

Pedro Brunhart

17:00 / 12 de noviembre de 2018

En el artículo publicado el 20 de septiembre Todo varón es un machista, me refiero a cómo hemos sido educados como machistas, pero esto no puede servir como pretexto para seguir actuando así.

Entonces, ¿cómo podemos cambiar? Lo primero es reconocer nuestras ventajas y privilegios —que son muchos—.

Es importante que reflexionemos sobre nuestro concepto de masculinidad: ¿Qué es ser “hombre” para nosotros?; ¿ser macho?, ¿es eso lo que queremos?

En muchas frases la palabra “macho” se puede sustituir por sonso o por irresponsable. Por ejemplo, si uno maneja sin frenos hacia los Yungas y uno dice: ¡Qué macho!, en realidad debe decir: ¡Qué sonso! O si uno hace una fiesta hasta el lunes y después va directamente al trabajo no es macho, sino irresponsable.

Más bien una imagen positiva de ser “hombre” sería hacer una hazaña. Les cuento un ejemplo de un adolescente que se ha hecho “hombre”. El joven —llamémosle Ariel— se daba cuenta de que muchos conflictos de su familia venían desde el alcohol: riñas, problemas económicos, etc. Además, era consciente de que tomar dañaba su salud.

Entonces decidió no tomar ni una gota de alcohol durante un año.

Había muchas conversaciones, burlas, discusiones y disgustos entre Ariel, su familia y sus amigos. Pero logró cumplir su promesa. Entonces se sentía tan fuerte, tan realizado y pensaba: ¿qué no puedo hacer si logré esto?

Ariel ya encontró su manera de ser “hombre”. Ya no tiene que demostrar a nadie que es un “varón verdadero”.

  1. Hemos sido educados para esta sociedad patriarcal en los valores que son útiles para tener éxito: firmeza, autoconfianza, seguridad, audacia, competitividad, etc. Mientras, a las mujeres se enseñan cosas que son trabas en nuestra sociedad: a ser calladas, sumisas, a no hablar fuerte, etc.
  2. Al buscar trabajo, al andar en la calle y al visitar a un médico, nos sentimos seguros de que no seremos menospreciados por nuestro sexo; mientras que las mujeres siempre sienten algún miedo, alguna inseguridad.
  3. Lo que decimos los varones tiene más valor. Se nos toma más en serio, aunque una mujer diga lo mismo. Incluso, si hablamos sobre cómo funciona el patriarcado (como en este artículo) vale más si lo dice un varón.
  4. En el trabajo, a una mujer se le  exige más. Al varón más fácilmente se le perdona fallas y, encima, gana más.
  5. Y no hablemos del acoso sexual. Pocos varones hemos sido acosados sexualmente, pero a casi todas las mujeres les pasó.

Investigador y miembro de Círculo Achocalla.

Se dedica hace seis años al tema de sociedades matrifocales y patriarcales (brunhart[email protected])

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia