Tendencias

Ana María Vera en las alturas

El programa ‘Bolivia Clásica’ se abrió en La Paz con un concierto en el Teatro Municipal

Vera. Pianista y promotora de ‘Bolivia Clásica’.

Vera. Pianista y promotora de ‘Bolivia Clásica’. Foto: Ana Maria Vera

La Razón / Tito Labatón Romano - melómano

00:00 / 19 de agosto de 2012

Un concierto de Ana María Vera es el tipo de evento que debería anunciarse siempre por todo lo alto. Tan alto como es merecidamente su cartel internacional. Y si en ese concierto participan, además, selectos instrumentistas como los que ella ha invitado para su proyecto Bolivia Clásica, el anuncio debería hacerse también con luces de neón.

No sé si por falta de una adecuada información, o porque el público de la música clásica en La Paz hoy parece más interesado en las bandas sonoras de películas o el sempiterno Orff que nunca falla, o porque el precio de las entradas estaba por encima de lo acostumbrado, lo cierto es que el concierto de Ana María Vera con Ken Aiso (violín), Matt Hunt (clarinete), Eric Hosler (violín), Guy Johnston (violoncelo) y Jenniffer Stumm (viola) el miércoles en el Teatro Municipal no tuvo el público que ameritaba la ocasión.

Una lástima. En primer lugar, porque son pocas las ocasiones que se brindan para escuchar a la extraordinaria pianista boliviana. Doble lástima, porque son aún menos las ocasiones en las que se puede reunir en un escenario nacional a un grupo de intérpretes de tan alto nivel. Tres veces lástima porque el programa del concierto fue un gran acierto. Uno de los círculos del infierno debe reservar un lugar para los que dejaron pasar la oportunidad.

El concierto se abrió con una breve y juguetona obra de Bela Bartok: Contrasts para violín (Ken Aiso), clarinete (Matt Hunt) y piano (Ana María Vera). El sabor concentrado de la pieza del compositor húngaro —con intensos y a momentos humorísticos diálogos entre el violín y el clarinete— preparó los sentidos para la obra central del menú musical de la noche: el Trío N° 1 en re menor de Felix Mendelssohn.

Eric Hosler al violín, Guy Johnston al violoncelo y Ana María Vera al piano desarrollaron los cuatro movimientos de la obra con tal solvencia y perfección que el público sensible pudo cerrar los ojos y entregarse sin reparos a los contrastes emotivos, a las promesas postergadas y a los viajes de iniciación de los sentidos que forman parte del espíritu del Romanticismo.

En la apertura de la segunda parte del concierto, Jenniffer Strumm y Guy Johnston interpretaron el Dúo para viola y violoncelo WoO 32, de Ludwig van Beethoven. Beethoven no es Bartok, pero su obra sirvió tanto para el lucimiento de los intérpretes como para preparar los ánimos para la pieza que cerró la velada musical: el Trío Op. 40 de Carl Frühling para clarinete (Matt Hunt), violoncelo (Guy Johnston) y piano (Ana María Vera). Una verdadera revelación para los que, como el que escribe, no conocían la obra de este compositor, y un gran finale para el concierto.

El programa de Bolivia Clásica seguirá con otras presentaciones, pero los que se perdieron este concierto tendrán que esperar hasta el jueves 23 de agosto, a las 19.30, para escuchar a Ana María Vera en el Teatro Michael Donahue del colegio Calvert.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia