Tendencias

Arte y violencia política

Una exposición en el Museo Nacional de Arte y Museo San Francisco

La Razón / Rubén Vargas - periodista

00:00 / 24 de junio de 2012

Para Édgar Arandia —pintor y actual director del Museo Nacional de Arte— “las nuevas generaciones han perdido el hilo de la historia”. “La gran mayoría, no todos”, dice, “piensan que la democracia que vivimos ahora ha caído del cielo. Ignoran que su recuperación sólo ha sido posible por el sacrificio de muchos bolivianos y bolivianas que incluso han ofrendado sus vidas para rescatar las libertades conculcadas por las dictaduras militares”.

Precisamente para rescatar la memoria de la resistencia a las dictaduras militares —desde el gobierno de René Barrientos en los años 60 hasta García Mesa a inicios de los 80—, el Museo Nacional de Arte ha organizado la exposición La luz de la memoria. Arte y violencia política.

“Queremos mostrar esta parte oscura de nuestra historia a la juventud”, explica Arandia. La muestra se inaugurará el martes 26 de junio en las salas del Museo Nacional de Arte y del Museo San Francisco y permanecerá abierta hasta el 21 de agosto.

¿A qué atribuye el director del Museo Nacional de Arte la pérdida de la memoria histórica en amplios sectores de la juventud? 

Para él, la culpa la tienen los gobiernos neoliberales. “Durante esos gobiernos”, dice, “la universidad fue desideologizada y la cultura transnacional se dirigió al sector más frágil que es la juventud. Esos jóvenes, en su mayoría, son inmediatistas, tienen utopías muy débiles, y en general son indiferentes”.

A través de pinturas y dibujos, documentos, testimonios, audiovisuales  y objetos, según los organizadores de la muestra, se pretende la reconstrucción de la memoria para las nuevas generaciones, con el objetivo de contribuir a fundar una conciencia de cultura de paz y diálogo.

La museografía de La luz de la memoria, por su parte, apela a las expresiones artísticas y documentos de ese periodo para revivir los más crudos momentos de la intolerancia política, traducida en asesinatos, exilio, tortura y desapariciones.

Entre los artistas seleccionados para esta exposición está el desaparecido pintor, dibujante y muralista Walter Solón Romero. La Fundación que lleva el nombre del artista se ha sumado a La Luz de la memoria con una muestra de obras de Solón llamada Contra el olvido que se abrirá el martes 26 de junio a las 19.00 en el local de la Fundación en la avenida Ecuador de Sopocachi.

Entretanto, en las salas del Museo Nacional de Arte se expondrán obras de  Diego Morales, Silvia Peñaloza, Benedicto Aiza y Max Aruquipa y del propio Édgar Arandia. Todos integran el grupo denominado Los Beneméritos de la Utopía. Las pinturas y dibujos de estos artistas, junto a obras de Eduardo Espinoza y Mario Conde, han sido adquiridos por la oficina de la cooperación española en Bolivia para ser donadas en el Museo Nacional de Arte.

Por su lado, en las salas del Museo San Francisco, en la plaza del mismo nombre, mostrarán su trabajo artistas argentinos —Viviana Ponieman, Adrián Manchento y Azul Méndez— y chilenos —Hugo Salazar y Jaime Cabrera— que integran el Movimiento por la Memoria, invitados especialmente para participar en la muestra.

El arte producido en el periodo de las dictaduras militares como denuncia, protesta o testimonio de la violencia política, según Édgar Arandia ha sido ignorado por la historia del arte boliviano. La resistencia artística, según él, significó para estos pintores y dibujantes la censura, la persecución y la prisión.

“Prácticamente nos han hecho desaparecer del mapa artístico”, dice.

Sin embargo, precisamente en los años de la dictadura de Hugo Banzer Suárez, Édgar Arandia recibió varios e importantes premios por su trabajo. Entre ellos los del Salón Municipal Pedro Domingo Murillo en 1972, 1974, 1975 y 1976. En 1975 ganó simultánemente el gran premio de pintura y el gran premio de dibujo de este prestigioso certamen plástico.

“Lo que sucedió”, explica Arandia, “es que entre los jurados de esos premios estaban intelectuales que estaban en contra de las dictaduras. Premiar a obras de contenido social y político era su manera de resistir”. La exposición La luz de la memoria tiene un amplio programa de actividades paralelas a la muestra artística y documental. El martes 26 de junio a las 19.30 en el Museo Nacional de Arte se presentará el libro Testimonios de la tortura. El miércoles 27, a las 19.00, en el mismo lugar, se realizará el conversatorio titulado Las dictaduras en la Argentina con la participación de los artistas de ese país Viviana Ponieman, Adrián Machento y Azul Méndez.

El miércoles 27 de junio, entre las 10.30 y las 12.30 en la plaza de la Memoria (en el Montículo, Sopocachi)  actuarán artistas solidarios con la búsqueda de los desaparecidos en las dictaduras militares.

Las actividades continuarán hasta el 21 de agosto —el 21 de agosto de 1971 se produjo el sangriento golpe de Estado del entonces coronel Hugo Banzer Suárez—, fecha de cierre de la muestra y de la presentación de la memoria del evento e inauguración de un mural sobre la lucha contra la impunidad. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia