Tendencias

Bolivia erótica

Nuevos cuentos proponen múltiples lecturas sobre el abordaje del género erótico con firmas de escritores bolivianos.

Letras. Ernesto Calisaya, periodista y escritor, presenta una antología. Foto: Ernesto Calisaya

Letras. Ernesto Calisaya, periodista y escritor, presenta una antología. Foto: Ernesto Calisaya

La Razón (Edición Impresa) / Rodrigo Urquiola / Escritor / La Paz

00:00 / 15 de noviembre de 2017

Erótica (Plural, 2017) es la segunda antología de cuentos bolivianos del género o que, por lo menos, se aproximen a él. Un primer libro similar —denominado Antología del cuento erótico boliviano a secas— fue el que realizó Jaime Iturri al reunir a autores tales como René Bascopé, Ramón Rocha Monroy, Gonzalo Lema, Juan Claudio Lechín, Adolfo Cárdenas o Giovanna Rivero, entre otros. Esta primera antología fue publicada en 2001 por la editorial Alfaguara. En Erótica, dieciséis años después, el único autor que repite presencia, pero con distinto cuento, es Homero Carvalho.

Cuando Ernesto Calizaya, antologador de Erótica, me pidió un cuento, estuve ante una disyuntiva. Nunca se me había ocurrido pensar un cuento antes de escribirlo encasillándolo en tal o cual género aunque después alguno hubiera terminado rozando o cayendo en un espacio determinado. Pero, pensé, en realidad la premisa es relativa. Sometí La habitación de papel a su juicio, un cuento de mi primer libro, Eva y los espejos. Este cuento finaliza con una escena sexual en un territorio habitado por dos seres que se acompañan pero están embriagados de soledad. Hay violencia en esta escena e impotencia existencial. No es lo que yo mismo esperaría de un cuento cuando me anuncian que es erótico. Entiendo por erótico a un relato que no solamente excite la mirada sino que provoque un erizar de la piel. Y esa no era mi intención cuando escribí, en el ya lejano 2008, este cuento.

Cuando terminé de leer Erótica, quizás en el momento preciso, viajando de Cochabamba a la candente Santa Cruz, me pareció que uno de los mejores cuentos de esta antología, Se busca, de Patricia Requiz, más que complacer al lector curioso, lo desafiaba a observar, con su mirada buscadora de resquicios íntimos, algo de lo que se oye, pero que no se ve. Voy a spoilear: un hombre le habla del sexo que están a punto de tener a una mujer que parece menor que él y finaliza cuando te das cuenta de que esa menor es una bebé. Es un cuento terrible, que provoca un tambaleo, me dejó mal, con rabia inclusive: como lector me olvidé de que estaba buscando sensaciones seductoras y me sorprendí ante la crueldad de un hecho monstruoso.

El día que conocí a India Summer, de Claudio Ferrufino, es otro de los cuentos que más me gustó, sobre todo por la construcción del lenguaje y el juego entre ficción y realidad. Un asiduo visitante de páginas porno se encuentra el billete dorado del Wonka sexual: una grabación con la famosa India Summer. Sin embargo, después de que todo sucede y, luego, cuando se ve a sí mismo en la página, no se reconoce, es como si nunca hubiera sucedido.

Destaco también los cuentos Las pinceladas de Selena, de Sisinia Anze y La noche tiene dos caras, de Erick Ortega, por la sorpresa ante la que uno se encuentra, el famoso giro de tuerca, cuando se llega al final de ellos, ambos tienen construcciones llamativas.

Si bien en Se busca, de Requiz, el lector erótico se halla ante un conflicto, en el otro lado de la orilla, se ve recompensado. Los cuentos de los autores orientales Homero Carvalho y Manfredo Kempff invitan al roce de la imaginación y a la aventura. En Encuentros cercanos, el de Carvalho, una mujer le escribe a un escritor porque necesita contarle sobre su variopinta vida sexual en cuyo menú habrá de incluir al inventor de historias. Por otra parte, Cuando fui Nerón, de Kempff, le hace un breve guiño a La metamorfosis, de Franz Kafka, y convierte a un señor —me lo imaginé miembro de una tradicional familia cruceña, cabeza pintando canas, algo subido de peso, vistiendo camisa de manga corta y colores claros, quizás metido en la política, quizás en algún alto cargo, quizás desde el alto cargo manoseando a sus subalternas sin que le importen siquiera las cámaras de televisión, la imaginación vuela, discúlpenme este arrebato— en un perro con una dueña hermosa. Y, como es inevitable, Nerón, el perro humano o humano perro, se enamora de su sensual ama y la desea con fervor. Ella, que sospecha la humanidad subyacente, termina deseando a su mascota y sucede lo que tiene que suceder. Kafka estaría contento —nota aclaratoria: mi perrito lleva el apellido del escritor checo, cuya escritura admiro, de nombre—.

Erótica es un interesante acercamiento a la escritura de autores emergentes, como la ya mencionada Requiz, y también una manera nueva de observar el trabajo de escritores asentados en nuestro medio, como Magela Baudoin, o Ferrufino, o Carvalho, o Kempff, o Manuel Vargas. Cabe rescatar, también, que, como toda buena antología, propone varias maneras de entender algo, en este caso, un género literario, el erótico, a partir de una mirada nacional, de la que, nombres sobrando nombres faltando, se puede adivinar un rumbo, una búsqueda y, en el mejor de los casos, una provocación.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia