Tendencias

De Chauvet a Pamuk Sobre el dibujo pulsiones

El artículo que ofrecemos a continuación fue escrito, por invitación de la Fundación Fernando Montes Peñaranda, para el catálogo de la exposición del VII Concurso El Valor del Dibujo, que lleva el nombre del artista boliviano

La Razón (Edición Impresa) / Carlos villagómez - arquitecto

00:00 / 26 de abril de 2015

Los dibujos más antiguos conocidos hasta la fecha son las figuras encontradas, providencialmente, en la cueva de Chauvet al sur de Francia el año 1994. Son dibujos de una calidad superlativa que tienen una datación de 35.000 años. Un centenar de ellos describen con genio y maestría manos, osos, rinocerontes y panteras, llegando algunos a representar el movimiento y la agitación de las bestias. Una maravillosa obra maestra, universal y eterna, de autores desconocidos.

Desde esa fecha, tan remota como ninguna, el hombre ha cultivado, con aspereza o excelsitud, el arte de representar el mundo exterior o de proyectar mundos oníricos con grafito, carboncillo, tintas o sofisticados medios tecnológicos y digitales estableciendo así, que el dibujo es y será un arte imperecedero.

Más allá de los diversos estilos o las plausibles destrezas que exponen los artistas del dibujo, la persistencia e importancia de este arte en la historia nos plantean preguntas más importantes y profundas como: ¿qué mueve al hombre a dibujar?, ¿qué pulsiones nos llevan a representar el mundo sobre una superficie?

De los variados textos que leí sobre los impulsos que nos hacen dibujar, me inclino a pensar que la novela Me llamo Rojo del nobel turco Orhan Pamuk es una de las declaraciones más sentidas. Trata sobre las pasiones y los anhelos que los artistas cultivan para representar, con trazos y líneas, su verdad artística; dicho en términos académicos: su ética y estética. La novela relata un crimen suscitado en el siglo XVI, en los tiempos de la decadencia imperial turca, que involucra a unos talleres de célebres ilustradores al servicio del Gran Sultán. En ese marco oriental, maestros y discípulos entrelazan sus historias de pasión e intriga con bellas y filosóficas lecciones sobre el arte del dibujo y la pintura.

Pamuk pone en boca de esos ilustradores enseñanzas artísticas de todo tipo, entre ellas, algunas parábolas que, creo, compendian ese principio humano de querer reproducir o simbolizar la realidad: la pintura y el tiempo, el estilo y la firma y la ceguera y la memoria.

En la primera enseñanza, uno de los artistas turcos declara la importancia de la atemporalidad en todo trazo o línea que pretenda ser una obra de arte. Su declaración “Lo que distingue al auténtico ilustrador de los demás es el tiempo” nos recuerda con meridiana claridad que todos podemos dibujar los acontecimientos de una época con cierta destreza, pero pocos quedan en la memoria universal. Y, me atrevo a afirmar, muy pocos como ese autor anónimo de la maravillosa cueva francesa de Chauvet por la magia que fluye en cada línea, en su estructura y poder de síntesis, que se potencian y energizan con el paso de los años.

En la segunda, otro artista define al estilo de dibujar como un signo artístico del demonio y a la firma del artista como una insolencia: “un dibujo perfecto rechaza la firma. Las firmas y el estilo no son sino formas insolentes y estúpidas de presumir de la imperfección”. Aquí Pamuk evoca que un dibujo casi divino se asemeja a la manera de ver de Dios; y, por ende, no tiene un autor personificado. Es tan difícil llegar a la sublime manifestación artística de la cueva francesa y, sobre todo en estos tiempos, ignorar la firma o la identidad del autor.

Para concluir, en la tercera parábola los ilustradores del Sultán manifiestan que gracias a la facultad de la memoria que ejercen en pleno oficio en un parpadeo o en toda una vida, el artista dibuja. Y que por esa facultad que tienen los virtuosos de conservar, evocar o rememorar el mundo exterior, el final perfecto de todo creador sería quedarse ciego en la ancianidad. Así, en ese estado de gracia, el artista dibujaría de memoria el mundo y sus personajes y viviría en la dicha eterna de la oscuridad, el reino donde vive Dios.

Estas reflexiones sobre la ceguera y la memoria me recuerdan, además, que en la oscuridad de la caverna de Chauvet reinaban las figuras 35.000 años para salir a la luz, en estos tiempos de baratijas artísticas, triunfantes por su belleza atemporal que define al dibujo, más que una destreza o un oficio, como una manifestación humana que debe aspirar a simbolizar lo mundano como divino.

Acerca del VII Concurso El Valor del Dibujo

Hugo Montes

El martes 21 de abril se inauguró la exposición del VII Concurso El Valor del Dibujo Fernando Montes Peñaranda. La muestra, que además de las obras premiadas, exhibe una interesante selección de las creaciones presentadas a concurso, estará abierta al público hasta el 9 de mayo en la galería Alternativa Centro de Arte (calle René Moreno, bloque J-25, San Miguel).

El certamen de este año ha premiado obras de innegable originalidad, que evidencia, según el jurado, la investigación de los jóvenes artistas en las técnicas del dibujo. Ana Laura Navarro mereció el primer premio y Vidal Cussi el segundo, en tanto que se concedió menciones de honor a Libertad Antezana, Adda Donato, Jesús Dayvis Huanca, José Luis Mamani, Douglas Rivera y Boris Saravia.

Las imágenes que reproducimos aquí corresponden —precisamente— a las obras galardonadas en esta versión del concurso anual que fue creado en 2008 por la familia del pintor Fernando Montes Peñaranda, como respuesta a la permanente preocupación de Montes por las enormes dificultades que muchos jóvenes enfrentan para dar sus primeros pasos en la carrera artística.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia