Tendencias

Cortázar, cincuenta y cien

En 2013 se cumplen 50 años de ‘Rayuela’ y en 2014 se celebrará el centenario del natalicio de su autor

rayuela. La portada de la primera edición. Foto: sudamericana

rayuela. La portada de la primera edición. Foto: sudamericana

La Razón / Rubén Vargas - periodista

00:00 / 17 de febrero de 2013

No es necesariamente un signo de envejecimiento, pero lo cierto es que este año Rayuela, la famosa novela —o más bien antinovela— del argentino Julio Cortázar cumplirá 50 años. Y al año —en 2014— se celebrarán los 100 años del nacimiento de su autor.

Rayuela salió de las prensas de la Editorial Sudamericana de Buenos Aires en junio de 1963. Es materia de leyenda que el hombre que hizo posible la publicación de esa novela —un libro que no sólo desafiaba las formas de escribir novela, sino también las formas de leer este género— fue Paco Porrúa.

Francisco Porrúa —un español transterrado a tierras argentinas— era, en verdad, un extraordinario editor, de esos que han desarrollado un olfato literario que les permite saber a tiempo cuándo tienen entre manos una gran obra o, por lo menos, una obra que dará mucho que hablar. El año pasado, la editorial Alfaguara publicó cinco gordos volúmenes que contienen la correspondencia de Julio Cortázar. En esas páginas se puede leer las muy esclarecedoras cartas que intercambiaron el escritor y el editor durante el proceso de publicación de Rayuela.

Apenas tres años después de la publicación de Rayuela en Buenos Aires salió la traducción al inglés bajo el título Hopscotch. La traslación es de Gregory Rabassa, el famoso traductor de las estrellas del boom al inglés y también de El país del silencio de Jesús Urzagasti. La traducción de Rayuela al italiano tiene un título sin duda hermoso: Il Gioco del Mundo.  No lo es menos el de la versión al portugués: O Jôgo da Amarelinha. En cambio, las traducciones al francés y al alemán parecen predecibles: Marelle y Himmel-und-Hölle, respectivamente. En noruego el equivalente a Rayuela es Paradis. No es necesario saber ni media palabra de este gélido idioma para darse cuenta que es una traducción perfecta. (Todavía a nadie se le ha ocurrido hacer una traducción de Rayuela al boliviano que —es muy previsible— se llamaría Tunquña.)

Julio Florencio Cortázar Descotte nació en Ixelles, Bélgica, el 26 de agosto de 1914. Nació en Bélgica, pero era argentino, aunque toda su vida arrastró las eres guturales del francés que fue la lengua que aprendió de niño. Al año, entonces, se cumplirá el centenario de su nacimiento.

1914 fue un año generoso para la literatura latinoamericana: ese año también nacieron el mexicano Octavio Paz (31 de marzo) y el argentino Adolfo Bioy Casares (14 de septiembre). Los tres son imprescindibles en el panorama literario en lengua española del siglo XX. Sin embargo, el único de los tres que recibió el Premio Nobel de Literatura fue Octavio Paz, en 1990. El que murió más joven fue Cortázar, el 12 de febrero de 1984. Tenía 70 años, pero en honor a la verdad hay que decir que parecía sólo de 69. Quiero decir que Cortázar —no importa su edad— siempre fue joven. Sus compañeros de nacimiento lo sobrevivieron con mucho: Paz murió el 15 de abril de 1998 y Bioy Casares, el 8 de marzo de 1999.  

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia