Tendencias

Destinos cruzados

Parecidos en muchas cosas, estos dos guitarristas encarnan, sin embargo, talantes diferentes

Parecidos en muchas cosas, estos dos guitarristas encarnan, sin embargo, talantes diferentes

Parecidos en muchas cosas, estos dos guitarristas encarnan, sin embargo, talantes diferentes

La Razón / Nicolás Peña

00:00 / 25 de marzo de 2012

Ambos son norteamericanos, Cáncer y Leo, nacieron con una diferencia de tan sólo 21 días, en el horóscopo chino están regidos por el caballo, su instrumento es la guitarra y tuvieron como mentor a un importante músico de fusión. También coincidieron en su formación académica ya que las aulas de la Berklee College of Music fueron testigos de su virtuosismo y su compromiso con el arte. Todas estas circunstancias y características comunes sitúan a ambos en el mismo lugar de partida de la autopista musical, una carretera que inicialmente los haría tomar las mismas curvas y empinar similares pendientes, pero que el giro apresurado e individualista de uno de ellos lo haría alejarse y perderse por parajes que no estaban en la ruta hacia la meta final.

Al Di Meola nació en New Jersey un 22 de julio de 1954. La batería fue su primer instrumento, pero a la edad de ocho años se cambió a la guitarra. En sus primeros años de adolescente ya era un guitarrista completo aunque un poco limitado por el estilo de la época. “Si en los 60 no tocabas como Eric Clapton, Jimmy Hendrix o Jimmy Page, eras despreciado por los grupos de entonces, así que nunca fui realmente aceptado ya que no sabían lo que hacer con mi estilo”, recuerda Di Meola.

En 1971 ingresó al Berklee College of Music en Boston, en su segundo semestre ya tocaba en un cuarteto de fusión del tecladista Barry Miles. Pero fue a principios de 1974 cuando se le presentó la gran oportunidad. Chick Corea había recibido una cinta con la música del guitarrista y decidió hacerle una prueba para formar parte de la que sería una de las mejores bandas de fusión de la historia del jazz, Return To Forever.

Después de escuchar la cinta, Corea se comunicó con él para invitarlo a su proyecto.

Su primer disco solista lo grabó en 1976 bajo el título de Land of the Midnight Sun, un álbum de fusión fabuloso, con músicos de primer nivel y formaciones diferentes en cada tema, donde el guitarrista consigue cautivar con su buen criterio y creatividad. Un poco acústico, un poco eléctrico, entre teclados de ensueño y percusiones con reminiscencias latinas, la guitarra de Di Meola jugaba con estilos variados en un cocktail que incluía al rock y al flamenco, siempre en un entorno de jazz moderno.

El segundo disco solista de Al Di Meola, Elegant Gypsy, nos presenta a un guitarrista más maduro musicalmente. Grabado en 1976, es un álbum con fuerte influencia latina, pero sobre todo con un toque flamenco ya sea en su más puro estilo, como en el tema que hace un dúo con Paco de Lucía, o en el concepto de improvisación a través de escalas que usa a lo largo de los otros temas. En este momento de la carrera de Al Di Meola, encontramos un nuevo enfoque a la fusión del jazz, elementos del tango, del flamenco y del rock se amalgaman de manera inteligente, presentando un sonido nuevo pero con herencias reconocibles.

Al escuchar su tercer disco solista, Casino del año 1978, nos comenzamos a preguntar si este guitarrista sería el abanderado del jazz en la siguiente década. Un disco absolutamente fino y también lleno de sorpresas que contiene posiblemente la mejor versión del tema Señor Mouse que Corea había grabado a principios de los 70. Después de esta trica de ases, nuestra expectativa del nuevo héroe del jazz fusión se fue a la borda al escuchar sus siguientes trabajos, Splendido Hotel, Electric Rendezvous y el fatal Scenario con el que nos convencimos que el estilo pendular que había elegido lo había hecho perder el rumbo. Este deambular entre esquina y esquina es la característica de la carrera musical de Al Di Meola, hasta hoy en día.

Para muchos, Pat Metheny es el guitarrista de jazz más original de los últimos 30 años. Nacido el 12 de agosto de 1954 en Lee’s Summit, Missouri, Pat alcanzó el rango de niño prodigio tempranamente. Su hermano, el trompetista Mike Metheny, lo inició en el jazz y a los 12 años Pat agarró por primera vez una guitarra. Después de desarrollar su técnica a una velocidad asombrosa, estudiando a músicos como Wes Montgomery y Charlie Christian, entró becado a la Universidad de Miami, para luego convertirse en profesor de esa universidad. Poco después, con 19 años de edad, ya estaba enseñando en el Berklee College of Music.

La vida, y mucho más la del artista, es un compendio de eventos donde tomar riesgos y no desaprovechar oportunidades es fundamental. Las cosas no ocurren cuando uno quiere. Una excepción que confirma la regla sucedió cuando un jovencísimo Pat Metheny recibió más de una oferta para grabar su primer disco como líder. Demostrando una innata madurez, depuso las invitaciones, considerando que aún no era el momento. Esa clara fijación de objetivos desde los albores de su carrera convirtieron el rechazo en una sabia decisión.

SONIDO. El joven Metheny no se quedó esperando, más bien intentó alinear los planetas por su propia cuenta y riesgo. En enero de 1974 compuso una serie de temas de tinte contemporáneo, basados tanto en los conceptos del jazz-rock como del jazz clásico. Dichos temas pondrían las primeras piedras del sonido Metheny en su primer álbum solista Bright Size Life un álbum de espíritu cálido y alegre, donde la atmósfera musical está impregnada con aromas de diferentes géneros, que serían el caldo de cultivo de un estilo que comenzaba a definirse y a convertir a Metheny en un revolucionario discreto.

A principios de 1977, su segunda propuesta no podía haber tenido un mejor título, Watercolors era efectivamente una paleta musical de muchos colores en la que el golpe de Danny Gottlieb, el pulsar de las cuerdas graves de Eberhard Weber y, sobre todo, el sonido celestial de los teclados de Lyle Mays eran el complemento ideal para las ideas que Pat bosquejaba en la guitarra. Metheny nunca perdió el rumbo, y su tercer disco ya tenía un sello diferente, la individualidad había quedado atrás, no solamente él era el responsable de la banda, el trabajo grupal era fundamental. Había nacido el Pat Metheny Group con un concepto musical que desde ese primer trabajo del año 1978 hasta sus últimas producciones están consideradas en los lugares más prominentes del jazz.

Pat Metheny y Al Di Meola son dos representantes importantes del jazz en la actualidad, pero estoy seguro de que el siguiente disco de Metheny me sorprenderá. No podría decir lo mismo de Di Meola.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia