Tendencias

De cómo el ‘Diario’ del Tambor Vargas venció al olvido

Testimonio de un guerrillero de las luchas por la Independencia 

La Razón / Rubén Vargas - periodista

00:00 / 17 de junio de 2012

El Diario histórico de todos los sucesos ocurridos en las provincias de Sicasica y Ayopaya durante la Guerra de la Independencia Americana, desde el año 1814 hasta el año 1825, escrito por un Comandante del Partido de Mohosa, José Santos Vargas, es un documento único en su género. Es una relación histórica escrita por un partícipe y testigo directo de las luchas independentistas en nuestro territorio y abarca un considerable lapso de tiempo: 11 años.

A esa singularidad se suma otra no menos importante. Cuando José Santos Vargas, nacido en Oruro en 1796, decidió enrolarse en las guerrillas patriotas que actuaban en las provincias de Sicasica y Ayopaya, lo hizo con la convicción de luchar por una causa justa pero también con el propósito deliberado de escribir sobre esa experiencia.  “Ansioso estaba yo de ser patriota —escribió él mismo—, mucho más con la intención de saber y apuntar lo que sucediese. Ello es que me entropé por ser más testigo ocular de los hechos…”

Y eso es lo que hizo por más de una década: “saber y apuntar” los avatares de una prolongada lucha por la independencia de la Patria. Las páginas de ese Diario son un venero inagotable de información sobre las características de la lucha guerrillera, sobre las tácticas militares, sobre la geografía donde se libró el conflicto, sobre sus actores —incluyendo los indígenas que después la historia oficial borró de la memoria— y también sobre las luchas intestinas en el bando de los patriotas.

José Santos Vargas estaba convencido de la importancia que tenía para la memoria y el futuro el registro de los sucesos de la guerra. En esa medida se lo puede considerar un verdadero historiador. Ese convencimiento lo llevó, una vez terminada la guerra y proclamada la Independencia de Bolivia, a intentar en repetidas ocasiones publicar su Diario.

La última fue en 1853 —28 años de concluida la guerra— cuando hizo llegar el manuscrito al presidente Belzu con una dedicatoria y con la solicitud de que, finalmente, el fruto de sus afanes de patriota y escritor viese la luz. Ello no ocurrió. “He hecho pasar yo este tiempo largo, que cuanto ha pensé sacar a luz esta pequeña obrita, y al mismo tiempo que yo aspiraba se me presentaba muchos inconvenientes para no hacerlo ni ver cumplidos mis intentos”. Aunque no se sabe la fecha exacta, tiempo después José Santos Vargas murió en Pocuso, anexo de Mohosa, donde se había retirado a cultivar la tierra convertido en miembro de una comunidad indígena.

El Diario de José Santos Vargas sólo vería la luz un siglo después, cuando el manuscrito fue descubierto y publicado por Gunnar Mendoza, entonces director del Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia.

Poco se sabe de la vida de José Santos Vargas antes y después de su vida de guerrillero, la que sí está registrada en su Diario.  Perdió a sus padres en Oruro cuando era un niño. Fue criado por una tía abuela que también murió dejándolo al cuidado de un tiránico tutor. Asistió unos años a la escuela donde aprendió a escribir.  En 1811 —la lucha por la independencia ya había comenzado— los revolucionarios levantados en Cochabamba tomaron Oruro.  Esa caótica situación le proporcionó la oportunidad para huir de su casa y de su tutor.  Durante tres años vagó por la región de Cochabamba. Era un huérfano sin destino.

Hasta que un día, en un pueblo en los valles cercanos a la villa de Mohosa, por azar, se reencontró con su hermano Andrés. Éste era el párroco del pueblo de Cavari, pero antes había sido capellán de un bando guerrillero y durante el tiempo que permaneció levantado en armas contra la Corona española había escrito un Diario.

Ése fue el momento decisivo en la vida de José Santos Vargas. Quiso ser como su hermano. En 1814 tomó una doble decisión: tomar las armas por la causa de la Patria y escribir un Diario de esos afanes.

José Santos Vargas se enroló como Tambor bajo las órdenes del comandante Eusebio Lira. Siendo Tambor podía permanecer cerca del líder guerrillero y de esta manera conocer de cerca sus decisiones, lo que convenía a su propósito de registrar “todos los sucesos de la guerra”. Era un puesto riesgoso —transmitía las órdenes del Comandante a la tropa— pero así el historiador en ciernes podía estar cara a cara con los acontecimientos. En 1817, Lira fue asesinado, pero Vargas permaneció en la guerrilla recibiendo sucesivos ascensos hasta convertirse en Comandante. 

Desde el fin de la guerra hasta por lo menos 1853, Vargas siguió trabajando en su Diario, corrigiéndolo y complementando la información, lo que prueba una vez más su vocación de escritor. De su Diario han sobrevivido dos copias. Una, incompleta, que fue la que descubrió, estudió y publicó Gunnar Mendoza en 1952. Diez años después, el mismo Mendoza, gracias a la información de un anticuario de la ciudad de Sucre, dio con la segunda copia, esta vez completa. Gestionó su adquisición —era propiedad de la familia del escritor Adolfo Costa Du Rels— para el Archivo Nacional. En 1982 anotó y publicó esta versión en México.

La historiadora francesa Marie-Danielle Demélas en su libro Nacimiento de la guerra de guerrilla (2007) estudió profundamente el Diario de Vargas. También anotó una nueva edición del documento publicada por el Archivo Nacional de Bolivia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia