Tendencias

¿Enseñar literatura?

Desde hace años, profesores y estudiantes de la carrera de Literatura de la UMSA reflexionan sobre la enseñanza de esta disciplina. Hoy, esa discusión tiene particular pertinencia.

La Razón / Ruben Vargas, periodista

00:00 / 19 de febrero de 2012

Por qué debe enseñarse  literatura y cómo hacerlo? Estas preguntas tienen relevancia en tiempos de reforma educativa; y más aún cuando la aplicación de los nuevos programas, pese a los anuncios, es todavía una asignatura pendiente.

La Carrera de Literatura de la Universidad Mayor de San Andrés ha reflexionado institucionalmente sobre este asunto. Una de sus experiencias más recientes fue desarrollada en 2010, cuando el profesor y los estudiantes de la materia Enseñanza de la Literatura investigaron, reflexionaron, discutieron y, finalmente, elaborar un documento sobre la enseñanza de la literatura en el nuevo contexto emergente de la aprobación de la Constitución Política del Estado. El documento fue materia de discusión en un congreso que reunió a autoridades, maestros y otros actores. Hoy, lo expresado entonces sigue en busca de interlocutores.  

“En esa reflexión”, dice Gilmar Gonzales Salinas, el profesor que condujo la experiencia, “partimos de las consideraciones de la nueva Constitución Política del Estado y del proyecto de Ley de Reforma Educativa. En estos documentos se plantea, por ejemplo, la idea del ‘vivir bien’ y que la educación debe ser descolonizadora y productiva. Nos preguntamos cómo la enseñanza de la literatura a los niños y jóvenes del país podría contribuir a esos logros”.

Descolnización. “Si la educación debe ser descolonizadora”, expresa Gonzales, “el ejercicio de la literatura es ideal para este propósito porque leer literatura supone el ejercicio permanente del conocimiento y del pensamiento complejo”.

El conocimiento y el pensamiento complejo ven la realidad como una totalidad; ponen en relación y contextualizan la información y los saberes, señala el documento elaborado por los estudiantes Ever Benito, Pedro Brusiloff, William Flores, José Carlos Morales, Susana Quispe, Javier Velasco y el profesor Gonzales.

Este último explica: “La literatura entiende, precisamente, la existencia como una totalidad. Una novela, por ejemplo, muestra el principio y el fin de una historia, de unos personajes y de un mundo. Por otra parte, si el pensamiento complejo entiende que el desorden y lo aleatorio también forman parte de la vida, la literatura ejercita esa comprensión. La literatura nos enfrenta siempre a la diversidad y esa diversidad es propicia para comprender que en nuestro transcurso por la vida debemos convivir con otros humanos y otras situaciones que no siempre se adecuan a lo que esperamos. Una clase de lenguaje y literatura puede ser así un ejercicio de la tolerancia”.

Pero además, reflexiona Gonzales, “una de las grandes vertientes para decirnos quiénes somos, es decir, para preguntarnos y reflexionar sobre la identidad, es la literatura. La literatura tiene una gran virtud, al mismo tiempo, nos iguala y nos diferencia del mundo. Los bolivianos tenemos una idea de lo que somos, en buena medida por lo que los libros de literatura han dicho”.

Con relación a la idea del “vivir bien” planteada como un horizonte del nuevo Estado, el docente de la UMSA sostiene que el acceso a la cultura y al arte es parte de ese vivir bien. “Un ciudadano boliviano, si vive bien, quiere decir que entre muchas cosas también tiene acceso al arte y la literatura. ¿Por qué se debe enseñar literatura? Sencillamente porque ayuda a vivir bien”.

Finalmente, si la educación debe ser productiva como plantea la ley de Reforma Educativa, esa productividad no debe limitarse a las cosas materiales, sino debe incluir la productividad intelectual y artística. El aula, menciona el documento de la carrera de Literatura, debe ser también el lugar del descubrimiento del potencial creador de los jóvenes y niños.

“En la literatura está la potencialidad creadora del lenguaje”, dice Gonzales. Y el documento enfatiza: “El mundo de la ficción implica conocer  mundos soñados, comportamientos distintos a los nuestros, nuevas formas de manifestación de lo humano y lo social; en síntesis, la experiencia de la otredad. Por ello, la experiencia literaria, permite la aspiración mayor de toda sociedad: sujetos y  colectividades  libres”.

Oralidad. Hay otras consideraciones de la propuesta que, como manifiesta Gonzales, es sobre todo una sugerencia de temas que pueden incorporarse a la reflexión de los maestros para orientar su práctica cotidiana.

Una de esa reflexiones es que la literatura escrita en lengua castellana, si bien es la más conocida y estudiada, no es la única. En un país que se reconoce plurinacional, las literaturas orales de todas las culturas deben formar parte de ese horizonte que se conoce como literatura boliviana. Al respecto, hace más de 20 años la carrera de Literatura de la UMSA ha incorporado en su estructura académica la recopilación y el estudio de las literaturas de tradición oral de las diversas culturas que conviven en Bolivia. Hoy tiene el archivo de estas manifestaciones más grande del país.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia