Tendencias

Ex Machina Casual, aprender haciendo

La actriz Patricia García promueve el talento joven en la obra ‘El pánico’ , que estará los días 18 y 19 de julio en el teatro Modesta Sanginés.

Imagen promocional de la obra teatral El Pánico.

Imagen promocional de la obra teatral El Pánico.

La Razón / Miguel Vargas / Periodista

00:00 / 07 de julio de 2013

Cuando ella aparece, la audiencia queda impactada y se sumerge en la obra de teatro. Usando desde su presencia hasta su singular acento paceño-español, Patricia García Valdez ha logrado coronarse como una de las figuras emblemáticas del teatro boliviano. Como muestra, en 2013 recibió el Premio Plurinacional de Teatro en la mención de Mejor Actriz. Pero ahora, La Maja —como se la conoce en el medio teatrista— no quiere hablar de ella, sino de un proyecto que lleva largos años de incubación.

Son jóvenes latidos los que la ocupan: un puñado de nuevos talentos que han destacado en sus talleres de teatro; un grupo de chicos y chicas que no se ha contentado con pasar clases y ha visto en las artes escénicas una opción de vida. García presenta este mes —el 18 y 19 de julio, en el teatro Modesta Sanginés— el fruto de su trabajo como maestra con el proyecto educativo teatral Ex Machina Casual.

“Llevo más de diez años formando jóvenes que reclamaban, ya hace unos cuatro, por no tener posibilidades de hacer nada siendo actores, dependían siempre de que los llamen. Yo sentí que no tenían herramientas reales de producción para animarse a dar el salto por ellos mismos, así que decidí abrir, más que una escuela, esta especie de productora que da, principalmente, el impulso desde mis contactos, conocimientos y por qué no, mi nombre como garantía”, cuenta García.

La idea de Ex Machina Casual es producir y, a través de la producción seria, seguir formando a los jóvenes que quieren ser profesionales. “El elenco esta vez sale de mis talleres universitarios de hace unos tres años y del proyecto de fortalecimiento de las artes del Ministerio de Culturas y la OEI en el que participé en 2011, agrega la actriz que nació en Madrid (España) y que desarrolla su carrera en Bolivia desde 1995.

EXPERIENCIA. Los jóvenes que participan en este proyecto son sobre todo actores, pero gracias a esta puesta se han acercado a todas las áreas productivas —desde  la iluminación y el vestuario hasta la gestión de prensa y el diseño de arte—, bajo la supervisión de García. 

Este espacio de formación de Ex Machina Casual — el elenco de esta productora experimental, por decirlo de algún modo— se denomina (escenalmargen), así, entre paréntesis, y se estrenará en las lides escénicas presentando El Pánico, del dramaturgo argentino Rafael Spregelburd, quien cedió los derechos de su obra.

“Vi esta puesta en Buenos Aires hace más de diez años y Spregelburd me parece un autor fantástico para enganchar a los jóvenes desde obras de texto puro y duro”, explica García. “Él estrenó esta obra también con jóvenes estudiantes”.

La idea de las producciones de (escenalmargen) es que los mismos integrantes decidan qué desean poner en escena sin tener que responder a un orden educativo o social para generar auspicios. La elección de la primera obra ha respondido a una necesidad educativa y se ha producido desde una especie de trabajo comunal, donde cada especialidad cubre gastos fuertes, como el diseño o la gestión de prensa. Pero la idea es que el siguiente texto a montarse sea ya escrito por ellos mismos.

“Con estos jóvenes ya trabajé antes, de hecho algunos ya son parte de la productora en sí, como Gabriela Fuentes, que hace la producción en el área educativa. También queremos producir a grupos que ya están, pero que la gente aún no conoce. Por ejemplo, al año vamos a dar un impulso a Waliki Teatro, de chicos del Ayacucho, que ya trabajan como elenco con una estética muy marcada y que, en este caso, ya no es obra de (escenalmargen), que está bajo mi dirección, sino de ellos mismos, pero producido por Ex Maquina Casual”.

El proyecto es posible gracias al oficial Mayor de Culturas, Wálter Gómez, quien brindó todo el apoyo necesario para su realización. “De hecho es muy importante para los chicos trabajar con la gente de la oficialía, ensayar en el Teatro Municipal y coordinar la escenografía con Pedro Ramos, tramoyista de este escenario”, agrega García.

¿El siguiente paso? Continuar con la formación y exploración de otros lenguajes, como la puesta musical. “Queremos llamar a especialistas que los guíen es ciertas áreas, por ejemplo, generar encuentros con el Ensamble Petra. Yo me encargaría de que salga un producto, pero con un proceso rico en educación misma, es decir, yo no sé todo, así que de muchas áreas deben encargarse otros, para que luego los chicos ya puedan reproducir estos saberes sin necesidad de un impulso externo.

EDUCADORA. Si bien el teatro es la pasión primera de La Maja, la danza y la música han sido parte importante para conformar su perfil artístico, recientemente premiado por el Estado. “El premio Eduardo Abaroa me ha dado una cierta seguridad económica (la dotación es de Bs 20.000), ante el hecho de que si fracasábamos con la primera parte de la producción ejecutiva, pues había ese fondo. Yo creo que el premio me ha llegado en un momento bisagra de mi carrera, donde la educación está cobrando mayor importancia a futuro, dado que como actriz pocas veces realizo proyectos míos. No quería repetir el sistema habitual de volverme directora y acabar trabajando con los mismos compañeros de siempre y, finalmente, al no ser autora, quedaba atada a proyectos de otros”.

Ante la preocupación de muchos de esos “otros” —sobre todo de los directores que siempre la convocan— la actriz aclara que esta nueva faceta en su trabajo no implica el alejamiento de la interpretación; es más, estos últimos años se ha dedicado a impartir educación escénica en diferentes niveles en más de 20 instituciones, sin que esto frene su participación en varias obras que prácticamente se han montado de forma simultánea. “Mi carrera como actriz está ahí y seguirá; de hecho, es parte de mi proceso de formación constante, pero creo que es más importante que de una vez surjan nuevas generaciones capaces de pelear su espacio”.

Más que talleres, la experiencia ha sido la gran maestra de García. “No fui a una escuela determinada. Si bien estudié muchas cosas, yo me hice el camino; más bien, me lo hicieron todas las personas con las que trabajé y de las cuales aprendí. Por eso ahora creo en dar el impulso a que otros hagan lo mismo y vean a estos actores. A lo mejor los llaman en realidad para hacer vestuario, pero ya están cerca de un proceso creativo profesional y, de ahí, el camino ya dependerá de su esfuerzo”.

Ficha técnica

Título: El pánico. Autor: Rafael Spregelburd. Compañía: (escenalmargen). Dirección: Patricia García. Producción general: Ex Machina Casual y Oficialía Mayor de Culturas del GAMLP. Reparto: Gabriela Fuentes, Valeria Salinas, Alexandro Gálvez, Ismael Franco, Daniela García, Carlos Zurita Tejerina, Marcia Alejandra Sanjinés, Alejandra Del Carpio, Adriana Delgado, Isabel Vega, Stefani Díaz, Giovano Salas. Escenografía: Pedro Ramos. Iluminación: Juan Antonio Caba. Estudio de grabación: Nicobis. Estreno: 18 y 19 de julio en el teatro Modesta Sanginés, Casa de la Cultura. Contacto: Teléfonos 78888403 y 75130610. E-mail: [email protected]

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia