Tendencias

Felipe Correa busca visualizar la arquitectura de Sudamérica

El docente investigador de Harvard, nacido en Ecuador, trabaja en la valorización del conocimiento arquitectónico que se produce en la región.

Exposición. La estación central de la Línea Roja de Mi Teleférico albergó paneles con los trabajos de la 13 Bienal de Arquitectura. Foto: Wara Vargas

Exposición. La estación central de la Línea Roja de Mi Teleférico albergó paneles con los trabajos de la 13 Bienal de Arquitectura. Foto: Wara Vargas

La Razón (Edición Impresa) / Naira C. de la Zerda / La Paz

00:00 / 01 de noviembre de 2017

Si bien desarrolló su trabajo en Estados Unidos, gran parte de las investigaciones del arquitecto ecuatoriano Felipe Correa tienen como centro a la región. “Soy de Ecuador, nacido y crecido en Quito, estudié el pregrado en New Orleans y después la maestría en Harvard, donde me quedé, en distintas capacidades. Pero para mí ha sido muy interesante poder enfocarme en América del Sur desde una perspectiva más distante, ya que si bien es un continente que comparte muchas cosas, al mismo tiempo es muy nacionalista, las identidades nacionales son muy fuertes en relación al complejo de su organización, lo que hace que la creación de una plataforma que unifique a la región desde la arquitectura y el diseño sea un reto aún más gratificante y novedoso”.

South America Proyect (SAP) es el nombre del programa transcontinental liderado por Correa. Él es director de la Maestría en Arquitectura de la Escuela de Diseño de la Universidad de Harvard (Harvard Graduate School of Desing) y llegó para participar de la 13 Bienal de Arquitectura Boliviana, que se realizó del 23 al 27 de octubre.

SAP reúne el trabajo de aproximadamente 20 arquitectos, entre ellos a Fernando Martínez de Bolivia, que investigan sobre el rol del diseño en la ciudad en Sudamérica y en su rápida transformación. “Para mí es muy importante que en una universidad como Harvard, en una escuela de diseño como la que tiene, haya una plataforma que no solo le dé una luz sino que también le dé valor al trabajo que se hace en América del Sur. Mucho de lo que hacemos en este proyecto es resaltar el trabajo que se hace aquí y difundirlo a escala mundial”.

El arquitecto ecuatoriano reconoció a primera vista que La Paz y El Alto son urbes mayormente autoconstruidas que plantean soluciones lógicas a las características de su entorno. “Los manzanos tienen una organización irregular porque la topografía es irregular, entonces esta condición nace de una respuesta muy lógica a los cambios topográficos de la ciudad. Pero también hay otro elemento muy interesante; si uno se fija en las casas de El Alto, muchas tienen una tipología particular, donde hay comercio en la parte inferior, zonas recreativas (salones de fiesta) y departamentos de alquiler o venta en el medio y después viene la casa particular. Este es un modelo económico vertical que genera una diversidad enorme dentro de la estructura de la ciudad. Si uno se fija en la estructura de las calles, manzanos y casas, se puede ver que La Paz está bastante bien organizada”, opina el urbanista.

Correa insta a no pensar negativamente sobre la metrópoli en la que se vive, lo que no significa evitar la mirada crítica. “Como arquitectos intervenimos en la ciudad, pero también aprendemos mucho de ella. Estoy seguro de que La Paz tiene problemas, pero también muchísimas lecciones y cosas positivas sobre las que podemos encaminar un futuro urbano más eficiente. Y si bien yo traigo (a la Bienal) conocimientos que he generado con las investigaciones que dirijo, también aprendo mucho de las preguntas y cuestionamientos que me hacen mis pares, tanto bolivianos como internacionales”.

Los cuatro proyectos expuestos en su charla Arquitectura entre escalas: de vivienda a ciudad sirvieron justamente para repensar los instrumentos de esta disciplina y reconceptualizarlos en función de los contextos sociales, políticos y económicos de las urbes, además de la geografía y las diversas escalas de los entornos que han sido construidos de éstas.

En su búsqueda por generar diálogos transcontinentales, también comentó  uno de sus últimos proyectos, denominado Ways of life, que apuesta por repensar la vivienda en zonas rurales. Esta investigación es relevante no solo por el diseño de cada elemento, sino porque participan cerca de 19 profesionales de todo el mundo, muchos de ellos latinoamericanos. El resultado de esta propuesta aglutina las ideas generadas en una sola exposición que brinda “un marco que permite transferir ideas heterogéneas, crear conocimiento y crecer como arquitectos”.

Exposición. El arquitecto e investigador Felipe Correa, en la charla que dio en la bienal. Foto: Wara Vargas

Educación práctica y nuevas metodologías  

Experiencias didácticas a partir de la construcción rural e  interpretación arquitectónica.

  • Germán Valenzuela (Chile)

“Creo que La Paz tiene un patrimonio arquitectónico muy importante que representa el esfuerzo que hicieron los Estados latinoamericanos a principios del siglo XX por modernizar sus capitales. Esto le da a la academia la oportunidad extraordinaria de volver a opinar sobre cómo rescatar y potenciar la ciudad sin desconocer las culturas locales. La forma que tenemos de construir nuestras urbes es lo que la propia cultura hace y muchas veces se dejó eso de lado. Por mi parte, trabajo desde 1998 en el proyecto de creación de la Escuela de Arquitectura de Talca (Chile), a unos 250 kilómetros de Santiago. Es una escuela que se ha dedicado principalmente a la construcción y ha privilegiado los proyectos de final de carrera de sus estudiantes. Con el tiempo se ha convertido en un proyecto territorial en el que ya llevamos más de 600 obras construidas y hemos gestionado varios millones de dólares. Esta experiencia se ha transformado en algo muy potente, que relaciona a la academia con el territorio que ocupamos. Nos permite proponer una forma de proyectar y construir desde la arquitectura contemporánea que está acorde con la cultura de la gente que lo habita”.• El docente universitario Germán Valenzuela compartió sus experiencias pedagógicas rurales en Chile.  

  • Fernando Viégas (Brasil)

“En el caso de Cristiane y mío, trabajamos en grupo y una de las características de nuestra metodología es el diálogo. Generalmente nos detenemos poco tiempo en el objeto específico, pero sí le damos más importancia a lo que se construye alrededor, o sea, a la situación urbana. Para nosotros la arquitectura es parte de un conjunto colectivo de construcción. Queremos que la forma final sea una interpretación de los problemas específicos del lugar. A veces tenemos que trabajar en un espacio con mucha vegetación, que además hay que respetar, entonces nuestra intervención tiene que ser rápida y cuidadosa. En otra ocasión tal vez nos toca trabajar en un edificio patrimonial que requiere cuidados diferentes en la intervención. Entonces lo que hemos construido son metodologías de la interpretación del lugar y así creo que es posible percibir una autoría general del trabajo del conjunto.Lo que más me emociona de este evento es el esfuerzo de la organización para que la gente pueda pensar y discutir de manera conjunta los problemas de las ciudades hoy. Creo que es una tarea cultural conjunta y es un honor ser parte de los arquitectos de toda América que están aquí y que lo entienden así”.  • El arquitecto y urbanista brasileño Fernando Viégas, parte del estudio Una Arquitectos.

Geografía paceña ante la urbe

La Paz impacta a los visitantes por la relación de la ciudad con su entorno natural

  • Cristiane Muniz (Brasil)

“Una de las cosas por las que esta bienal es importante es porque nos permite saber en qué estamos trabajando. Por mucho tiempo estuvimos mirando hacia fuera de América del Sur para encontrar referentes. Eventos como éste contribuyeron muchísimo para que todos pudiéramos encontrarnos y mirar el trabajo que se hace en nuestro propio continente. Llegamos a entender que tenemos condiciones y problemas similares y que podríamos trabajar con instrumentos parecidos, generando conocimiento local, que se puede compartir muy fácilmente. En cuanto a La Paz, yo tenía mucha curiosidad por conocerla, es mi primera visita. Llegamos ayer (lunes) y creo que tiene una característica muy especial, que es la presencia de la naturaleza en la ciudad. El Illimani está en medio de ella, está dentro mismo de la urbe, al igual que las diferencias topográficas; primero vimos El Alto, que está en un espacio muy plano, y después apareció La Paz, que se asienta en un valle. Esta conexión de la geografía con la ciudad, con la parte construida de ésta, la transforma en una urbe muy particular”.   • Cristiane Muniz, docente y arquitecta nacida en San Pablo (Brasil), socia del estudio Una Arquitectos.

  • Javier Corvalán (Paraguay)

“Tenía muchas expectativas por conocer La Paz; gracias a que Paraguay también es un país mediterráneo —estamos a 1.000 kilómetros del mar— nos sentimos identificados con Bolivia. Pero en realidad tenemos geografías muy diferentes, yo vengo de estar casi al nivel del mar, mientras que aquí, las peculiaridades físicas de la ciudad te dicen ‘presente, aquí estoy’. Es una experiencia muy potente, incluso cuando no es mi primera visita a una urbe andina, conozco Quito, Lima y Cuzco también, pero La Paz tiene muchas de las características de estas ciudades, solo que con mayor intensidad. Si bien también soy docente, en mi exposición primó la experiencia de obras y proyectos porque la mayor parte de los asistentes creo que fueron estudiantes, entonces es la dimensión que está más a su alcance. La importancia de estos eventos radica en que es una de las formas más importantes de transferir conocimiento. Constatamos realmente que Latinoamérica está produciendo su propio saber y eso produce entusiasmo, creo que nos permite pensar que las cosas son posibles y que no tenemos que copiar los modelos de los profesionales del Primer Mundo”.

• El arquitecto y docente paraguayo Javier Corvalán llegó por primera vez a La Paz.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia