Tendencias

Festín gráfico, 10 años de la BICeBé

En una década, la Bienal del Cartel Bolivia se ha consolidado como la plataforma por excelencia para el diseño gráfico del país hacia el mundo.

Artista. Galo Coca, director de Persona Casa Galería, es arquitecto y diseñador. Foto: archivo Wara Vargas

Artista. Galo Coca, director de Persona Casa Galería, es arquitecto y diseñador. Foto: archivo Wara Vargas

La Razón (Edición Impresa) / Galo Coca / Artista y gestor

00:00 / 12 de septiembre de 2018

Diez años de Bienal del Cartel Bolivia (BICeBé) se recuerdan fácilmente: carteles, exposiciones, conversaciones, el mayor punto de encuentro de diseñadores en Bolivia y de lejos la mejor bienal en nuestro país, además de una referencia en este ámbito a nivel internacional. Esta década de arduo trabajo, construcción detallada y sobre todo diseño, es lo que da vida a esta fiesta del cartelismo.

Serán seis bienales que desde el 2009 se brindan a la comunidad y al mundo como un espacio de exposición, publicación y discusión sobre esta hermosa profesión. Donde profesionales, estudiantes, voluntarios y afines a la gráfica se encuentran para ponerse al día sobre propuestas, tecnología y aprendizajes.

Cada versión trae consigo sorpresas e innovaciones a través de su oferta de exposiciones en homenaje al trabajo de grandes diseñadores internacionales, muestras temáticas, exposiciones de concurso en sus diferentes categorías (que también fueron cambiando según las coyunturas donde la misma bienal se desarrolla), diseñadores invitados de Bolivia y el mundo, quienes generosamente comparten su trabajo y experiencia, no solo con muestras en salas de exposiciones de galerías y museos, sino también en conferencias, cursos, talleres y charlas informales; un gran grupo de voluntarios, en su mayoría estudiantes de diseño gráfico o jóvenes profesionales quienes con entrega de tiempo y energía se convierten en el brazo armado de la BICeBé, son ellos quienes dan alma, empuje y la mejor predisposición para que cada detalle logístico sea resuelto de la mejor manera.

Esta fiesta del diseño se ha convertido en un germen de inspiración y trabajo colectivo, donde no solamente los estudiantes encuentran material que reflexionar para sus propias propuestas, sino que profesionales hacen vínculos amistosos y profesionales que decantan en trabajos colectivos y propuestas a largo plazo, como nuevas piezas en colaboración, publicaciones, congresos, seminarios donde quienes, a partir de la bienal, se encontraron y buscan su reencuentro en diversas plataformas nuevas como cómplices.

También debemos mencionar exposiciones memorables que dejaron huella y provocaron análisis crítico del público como: Diseñadores por Obama, 76 diseñadores por Fukuda, Andy Warhol, Carteles en Homenaje a Vinicus de Moraes, Chicas Grrráficas, Tributo a René Wanner, la fantástica muestra B+B Carteles de Batory y Bouvet, Grafika Soviética, Frank Arbelo Carteles, Personajes bolivianos: Skateboard Art. Bolivia, Diseño agente de cambio 40 proyectos de estudiantes, Brutal, arte+política de Edel Rodríguez, ¿Y por eso me pagan? De Montt, Umberto Eco y el péndulo... tantas exposiciones, homenajes de una vida de trabajo, la visión desde las academias de diseño, grandes lecciones de diseño, ilustración y caligrafía, procesos de comunicación, todo en coherencia con una sociedad cambiante en coyunturas económicas y sociales duras que necesitan ser discutidas. Es así que la bienal se convirtió también en una plataforma de diálogo a través del diseño.

Indispensables aciertos como el Congreso de Diseño y el Simposio Académico sobre la Enseñanza del Diseño, donde profesionales en esta disciplina comparten experiencias y aprendizajes en la práctica, sin duda un espacio necesario en la comunidad creativa, como también los talleres que se realizan a lo largo de cada bienal, experiencias enriquecedoras y entrañables para quienes las disfrutan.

Una abrumadora cantidad de propuestas de alta calidad que en cada versión son ofrecidas al público boliviano en casi todos los espacios culturales de nuestra ciudades y aprovechados por un público masivo, no solamente especializado.

La vida de la bienal crece, se expande en tiempo y territorio por comentarios del público, textos publicados y su influencia en el diseño contemporáneo son síntomas del éxito que esta gran bienal logró paso a paso. Un gran ejemplo de cultura viva, donde el quehacer del diseño contribuye y construye para su sociedad. Ahora es tiempo de festejar su primera década con más propuestas e innovaciones. ¡Que viva la BICeBé!

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia