Tendencias

Ideas garrapateadas en un cuaderno

Juan Cristóbal Mac Lean publica una recopilación de ensayos muy diversos y poco convencionales en los que regala al lector citas de innumerables autores

Cuaderno

Cuaderno

La Razón (Edición Impresa) / José Emperador - La Razón

00:00 / 04 de octubre de 2015

Escribir en una computadora se convierte en un acto sedentario que vuelve complicado moverse, desplazarse. Aquel escritor y pensador más inquieto —dispuesto a salir para encontrarse con el mundo y dejarse llevar por él— recurrirá al cuaderno, una herramienta que le permite acercarse a la realidad, ir reflexionando sobre las impresiones que ésta le provoca, tomar notas y luego ordenarlas, o no. O establecer un orden inconsciente, no aparente pero que construye un hilo conductor para lo que en principio parece una serie de pensamientos inconexos. Los escritos de Juan Cristóbal Mac Lean que esta semana publica Plural Editores en el libro Cuaderno responden a este método creativo, y dan como resultado una rica recopilación de ensayos sobre temas más diversos.

Mac Lean tiene que pensarlo, dice que le falta tomar una distancia suficiente respecto a su trabajo, pero logra encontrar lo que él llama “un esbozo de unidad mínima del libro” aunque reconoce “no haberla buscado”. Ciertos temas “como los animales, la prehistoria, la pintura histórica y la pintura outsider son recurrentes” se repiten en varios de los ensayos, enfocados desde puntos de vista muy distintos pero que normalmente “se sitúan en los márgenes de lo urbano, de la vida en general, en los márgenes del arte”.

El director editorial de Plural, Mauricio Souza, define esta manera de escribir como un “método ensayístico que se sale de lo habitual, se deja llevar por relaciones de ideas que no son las tradicionales del género.” Así, en el capítulo titulado De los números a las palabras, el discurso comienza por las matemáticas y termina en la literatura. En otro, Sica-Sica, se fija en las orugas, pasa a los insectos en general, de ahí a la infancia e incluso al desarrollo. Mac Lean explica que cuando se empieza a escribir “es como si te tocan la puerta: vas a abrir y no sabes qué te vas a encontrar”. Una incertidumbre que le gusta, porque “puedes ir por donde quieras, hay mucha libertad”.

Irse, moverse, viajar por todos lados, mirar, asimilar y después escribir es su secreto. Su primer libro de ensayos se tituló Transectos en referencia a un método científico de observación que supone trazarse una ruta y seguirla, es decir, trabajar en movimiento. En el segundo, Fe de errancias, se centró en lo que veía en sus muchos trayectos en flota por toda Bolivia, y en los mercados, las canchas y la gente que iba encontrando. En Cuaderno también viaja, aunque esta vez no por el país sino por los libros: “Para escribir he tenido que leer y aprender mucho sobre animales, pintura, filosofía…”. “Estos ensayos ponen en contacto muchas cosas”, dice Souza, y “eso solo lo puede hacer un buen lector, alguien que sabe relacionar textos, temas, lugares y tiempos”.

En el camino de las lecturas de Mac Lean van surgiendo multitud de encuentros, entre temas cotidianos, históricos y filosóficos, y entre pensadores y artistas de todos los tiempos de los que el autor unas veces hace un uso más serio y otras, más desenfadado. Por eso Cuaderno se ilustra con garrapatos, bocetos y dibujos del propio Mac Lean, como los que solo puede realizar el que deja la computadora y recurre a la pluma. Como hacía Franz Kafka, quien —como se cuenta en Cuadernos— era aficionado a iluminar los márgenes de los libros con figuras informales y simples pero llenas de sentido que el escritor consideraba privadas y no las enseñaba a nadie. O las mujeres de una región del sur de China que inventaron una lengua y un alfabeto propios que les permitía comunicarse entre ellas sin que los hombres supieran de qué estaban hablando.

Todos estos temas puntuales o anecdóticos sirven de partida para adentrarse en el camino de las reflexiones generales y seguir unos razonamientos que tienen mucho de peripatético, en la buena tradición filosófica que viene desde Platón y llega hasta Heidegger, quien enseñaba a sus estudiantes en paseos de hasta seis horas. La relación entre caminar y pensar, la conexión del movimiento con la escritura, alcanza su máxima expresión en una obra en la que Mac Lean ofrece sus reflexiones sobre todo y recopila las de casi infinitos autores: “Lo que puedo garantizar del libro es que hay citas muy lindas”, dice.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia