Tendencias

Nueva era para los lectores

El español Pepe Verdes, editor, agente literario y gestor de negocios que estuvo en La Paz para impartir el taller La Invención de una editorial, durante la Feria Internacional del Libro 2018.

Pepe Verdes, experto español en el mundo editorial, considera que el público lector dejó atrás su pasividad  gracias a las redes sociales.

Pepe Verdes, experto español en el mundo editorial, considera que el público lector dejó atrás su pasividad gracias a las redes sociales.

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda / La Paz

00:01 / 24 de octubre de 2018

El tiempo en que los lectores consumían únicamente lo que se preparaba en una oficina entre escritores y editores ha terminado, opina el español Pepe Verdes, editor, agente literario y gestor de negocios que estuvo en La Paz para impartir el taller La Invención de una editorial, durante la Feria Internacional del Libro 2018.  

Las redes sociales permiten ahora que el público pueda dar su opinión respecto al trabajo de los autores y que ambos creen un nuevo tipo de relación; más íntima, rápida y eficaz. Antes, los polos de la producción editorial mundial involucraban, sobre todo, a editores y creadores.  

“No tengo nada en contra del modelo tradicional que ha funcionado, pero hay un nuevo paradigma —que si bien está siendo muy discutido— que está sucediendo ya: se está construyendo un discurso entre el autor y el lector que hasta ahora no había existido”, explica.

Uno de sus principales ejemplos es la interacción que mantiene la poeta española Elvira Sastre con sus lectores. En su página de Facebook —que incluso tiene activado un botón que identifica a quienes comentan de forma regular sus publicaciones (fan destacado)— se puede ver mucho movimiento. La escritora publica sus poemas tanto en español como en inglés y los internautas escriben sus opiniones, comentarios, recomendaciones y dedicatorias.

Es un vínculo que aporta creativamente, además de ser una herramienta sana para conocer qué es lo que los lectores encuentran de bueno en determinado autor, o qué es lo que no les place de otro; criterios que antes podían intuirse, pero que ahora es más fácil conocer. Despreciar esta nueva conexión, que bien puede catapultar la carrera literaria de un creador, es un gran error desde lo editorial y comercial.   

Sin embargo, el peligro de la sobreexposición y la volatilidad de la opinión de los lectores también está presente. Eso por mencionar dos posibles consecuencias negativas de una relación que, al ser inédita, es también impredecible.

“Cada quien tiene la posibilidad de involucrarse en las redes o no. Vivimos una época maniquea, en la que queremos determinar lo que es bueno y malo, pronto. En este sentido, hay aún todo un camino por recorrer, en la medida en que tengamos la paciencia para caminar. Lo que sí, con miedo, llegamos a pocos lados”.

El especialista es también el director de Librotea, la plataforma que recomienda libros, creada por el periódico El País. La página es completamente gratuita y solo se necesita crear una cuenta. Luego se accede a leer reseñas de muchísimos textos, organizados por estanterías, con títulos llamativos como: Siete libros y una palabra para surcar el universo o libros para seducir en una primera cita.

“La recomendación de un amigo es mucho más importante, para nosotros, que aquella de un algoritmo. Hay páginas que han gastado mucho en este conjunto de operaciones que no paran de equivocarse, porque no pueden adivinar cómo se desarrolla el gusto de cada persona”.

Otras colecciones son creadas por personajes públicos. Músicos (Julieta Venegas), escritores (César Aira) o jueces (Baltasar Garzón) recomiendan obras que, en su criterio, son imprescindibles.

“Lo que pasa, en realidad, es que somos unos grandes cotillas (chismosos). Nos interesa saber qué es lo que está leyendo Mario Vargas Llosa, o el político del momento. Además nuestros análisis van un poco más allá de sus gustos personales, preguntamos qué le ha motivado a escribir o qué podría ayudarnos a entender un determinado hecho”. La página —que en su tercer año tiene ya 39.000 usuarios registrados, más de 1 millón de visitas al año y 800 estanterías— trata de que las recomendaciones tengan una relación cercana con la actualidad. Cada libro tiene una reseña completa y es posible comprarlos a través de enlaces directos con Amazon y otras librerías virtuales. “Provengo de la parte fea, menos sexy de este sector, que es la parte del negocio. A veces a muchos les da reparo hablar de cifras o de dinero, pero es una industria. Es la más potente del sector cultural en España y necesita tener detrás de ella nuevas maneras de generar ventas concretas”, explica Verdes, quien también comenta que diferentes empresas han comenzado a invertir en Librotea.En el taller que dictó en el Centro Cultural de España en La Paz, los asistentes pudieron conocer herramientas de quien conoció diferentes aspectos del negocio editorial durante su carrera. Estuvo involucrado en la producción editorial, fue agente y gestor de negocios transversales con el grupo Prisa, que articula radio, televisión, y prensa escrita, entre otros. Uno de los elementos que más le llamó la atención fue el creciente interés por la autopublicación: “Éste será el gran fenómeno editorial de los próximos 20 años”, afirmó el experto.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia