Tendencias

Llega ‘It’, el temor flota

La nueva adaptación para el cine del libro de Stephen King genera expectativas y alarmas.

Llega ‘It’, el temor flota. Foto: it-composicion: j.j.q.l

‘It’. Foto: it-composicion: j.j.q.l

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega / La Paz

00:00 / 17 de septiembre de 2017

La película It amenaza con ser un hit de 2017. Estos días, el payaso Pennywise ya salió de algunas alcantarillas y busca decapitar taquillas. Pronto se estrenará en Bolivia, un país que siente adoración por las películas de terror. Mientras, de seguro, en algún lugar del mundo hay una alarma roja que empieza a parpadear.

Se necesita mucha falta de respeto para llevar la historia de un libro al cine, y se requiere de agallas para colocar una película de Stephen King en la pantalla grande.

King es King. Sus obras hacen historia, forman y deforman el mundo. Un ejemplo es su novela Rabia, que publicó bajo el pseudónimo de Richard Bachman. Trata de un perturbado adolescente que toma de rehenes a sus compañeros de curso y a una maestra. El chico nerd del salón de clases acaba en un psiquiátrico y vive con sus recuerdos dándole vueltas como una ardilla inquieta, como aquella que aparece al inicio de la obra.

Cada día estamos más acostumbrados a la maldad humana, pero en 1977 no era así. Entonces salió la novela y años después al menos cuatro adolescentes emularon, en algo, al trastornado personaje Charlie Decker. Lo conocía y más, porque utilizaron sus frases en medio de su macabra puesta en escena en la vida real. El mismo autor de Carretera maldita decidió por eso sacar su Rabia de las librerías: “La retiré porque a mi juicio podía estar lastimando a la gente y por eso era responsable retirarla”.

Todo eso resulta una clara muestra de que las historias de las obras de King son muy verosímiles. Por ejemplo, en Carrie (la muchacha que sufre bullying y que tiene el poder de mover las cosas gracias a su poderosa mente) hay notas periodísticas que se jurarían reales, informes oficiales y un cóctel de datos que hacen una historia fácil de creer. La obra literaria y la película fueron censuradas en partes de Estados Unidos.

Cementerio de mascotas (que narra cómo un camposanto da vida a animales y seres humanos) y Cristine (la historia de un vehículo con vida propia) están tan bien hechas que leerlas resulta casi recomendable para conocer algo del alma de los estadounidenses. Ambas obras tienen versiones cinematográficas tan fuertes como los libros.

Lo “profético” de las novelas de King se ha metido incluso en el terreno árido de la política. Así, al llegar el republicano Donald Trump a la Casa Blanca, el escritor no dudó en compararlo con dos de sus peores personajes: Greg Stillson (La zona muerta) y Jim Rennie (La cúpula). Ambos son políticos poco preparados pero que ganan las elecciones gracias a sus personalidades arrolladoras.

Y ahora vamos a Eso (It). La novela escrita en un millar de páginas es un mundo de terror, donde hasta el cielo azul parece dispuesto a ceder ante los colores ocres de lo terrorífico. It está repleto de personajes matrioshkas, porque son como esas famosas y coloridas muñecas rusas que dentro llevan otras iguales que ella y de menor tamaño.

Un personaje central de la popular novela es el poblado ficticio de Derry —una comarca violenta, homófoba y racista, en muchos sentidos una ciudad maldita— donde conviven protagonistas agresivos con alguna que otra mujer sumisa. En la película de los 90 (el libro es de 1986) Derry es oscura, pero no siniestra; los malos se hacen, pero no nacen. En la versión para la pantalla grande se nota una cierta amabilidad con el entorno y menos fidelidad con el libro.

La obra del autor de El Resplandor está ligada a la realidad y el temido Pennywise es señalado como uno de los padres de los “payasos diabólicos” (aunque también la serie American Horror Story fue acusada de ser corresponsable de esta locura con disfraz), esos seres que perpetraron asaltos y crímenes en Estados Unidos. Sus caras pintadas con exceso de rojo y sonrisas demoníacas generaron espanto en Halloween de 2016. Cuando las risas se ahogaron en llantos, el mismo escritor estadounidense mandó un tuit con un mensaje casi conciliador: “Hey, ha llegado el momento de enfriar la histeria de los payasos: la mayoría son buenos, alegran a los niños y hacen reír a las personas”.

El periódico español El Mundo indica que la Asociación Mundial de Payasos emitió una nota de protesta ante la película. Hay el temor de perder fuentes de trabajo. La alarma roja empieza a parpadear. Es que, después de todo, King es Eso que forma y deforma el mundo desde la comodidad de un teclado.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia