Tendencias

Monterroso todavía estaba allí…

A 93 años de su nacimiento, un perfil de la vida y la obra del escritor Augusto Monterroso, guatemalteco y universal

monterroso. El escritor nació un día como hoy en 1921. Murió en México, el 7 de febrero de 2003. Foto: blogspot.com

monterroso. El escritor nació un día como hoy en 1921. Murió en México, el 7 de febrero de 2003. Foto: blogspot.com

La Razón (Edición Impresa) / Heberto Arduz Ruiz - escritor

00:00 / 21 de diciembre de 2014

El  destacado escritor centroamericano Augusto Monterroso Bonilla (1921-2003) —hispanoamericano, por el alcance de su obra— ha escrito que en los países de esta parte del mundo a quien se le ocurra dedicarse a la lectura y luego a pensar y a escribir expuesto “está en cualquiera de las  tres famosas posibilidades: destierro, encierro o entierro”. En lo personal le tocó transitar  los duros  caminos  del exilio, cuando el año 1954, al haber sido derrocado Jacobo Arbenz Guzmán, llegó a Santiago de Chile procedente de La Paz, ciudad en la que ejerció las funciones de secretario de la embajada y cónsul de su país, Guatemala, por poco más de un año. De madre hondureña y padre guatemalteco, debido a vicisitudes de índole política y decisión propia adoptó esta última nacionalidad; considerando a México su segunda patria que supo acogerlo como a un hijo propio. Enalteció el gesto, descolló en el campo de las letras.

Entre las valiosas experiencias que relata, afirma que fue muy poco lo que pudo escribir en Bolivia, o lo que consideró digno de ser publicado, conforme a exigencia profesional tan mentada siempre. Confiesa que el primer borrador de su simpático cuento Mr. Taylor data de aquella época de “diplomático antiimperialista”; pieza literaria en la que describe irónica y graciosamente la convivencia del personaje Taylor con una tribu en la región del Amazonas de América del Sur, lugar en el que un nativo le ofrece en venta una cabeza de hombre reducida. En razón a que no tenía dinero, el indio, “terriblemente disminuido por no hablar bien el inglés”, se la regaló y le pidió disculpas. ¡Vaya ironía la suya! Tan  extraño trofeo lo obsequia a Mr. Rolston, tío suyo radicado en Nueva York, “quien desde la más tierna infancia había revelado una fuerte inclinación por las manifestaciones culturales de los pueblos hispanoamericanos”. ¡Otra ironía! Lo cierto es que entre tío y sobrino forjan un próspero negocio, conformando una sociedad en la que Taylor se comprometía a obtener y remitir cabezas humanas reducidas en escala industrial, en tanto el tío las vendería al mejor precio posible en yanquilandia. Las pingües ganancias hacen que la primera tribu sea “limpiamente descabezada en escasos tres meses”, revelando que “ya se dormía con dificultad, por el temor a amanecer exportado”. Al final, a tiempo de abrir un paquete, el tío encuentra la cabecita de Taylor “que le sonreía desde lejos, desde el fiero Amazonas, con una sonrisa falsa de niño que parecía decir: Perdón, perdón, no lo vuelvo a hacer”.

Prosa que de inicio resulta algo chocante y, sin embargo, decolorando esa pálida impresión en un santiamén, el lector logra ser conquistado de modo pleno; tal vez por ello el inolvidable Gabo sentenció: “Hay que leerlo manos arriba. Su peligrosidad se funda en la sabiduría solapada y la belleza mortífera de falta de seriedad”.

En la producción de Augusto Monterroso resalta otro pasaje interesante vinculado a nuestro país, cuando relata que en su viaje hacia Chile tuvo la visión de una vaca muerta al lado de la vía férrea, bajo el diagnóstico de muerte natural, “vale decir, tratándose de una vaca boliviana del altiplano, seguramente de hambre”. Del incidente, que no está seguro si fue real o imaginario, manifiesta que lo utilizó en ese momento como un “símbolo del escritor incomprendido, o del poeta hecho a un lado por la sociedad”. Compara a la vaca con el escritor que pasa sus días inadvertido, sin que el común de los mortales reconozca sus méritos, ni aun después de muerto; de ahí deriva el símil.

En otros cuentos vuelve a ocuparse de la vaca, mencionando al escritor ruso Maiakoski, al poeta Rubén Darío y a Leopoldo Alas, el famoso crítico literario Clarín, vinculándolos desde el ángulo literario con el rumiante que, según lo visto, fue tema recurrente. Llegó a escribir  un libro titulado La vaca. Semejante reiteración, a su juicio, se origina en un trabajo de adolescente que cumplió en una carnicería, donde día a día observaba vacas descuartizadas.

Las malas lenguas dicen que Monterroso —no es ningún cuento—  fue uno de los escritores más pequeños en estatura física (no intelectual, que en eso fue un verdadero gigante). El historiador peruano José Durand Florez, de acuerdo con Alfredo Bryce Echenique, habría comentado que el escritor Augusto Monterroso es tan genial y tan, tan chiquito que no le cabe la menor duda; a lo que el guatemalteco suelto de cuerpo y con mucha agudeza mental de por medio respondió que a Durand lo pasa por alto, es decir no lo toma en cuenta.

Alguna vez sostuvimos que, aparte de la lectura, el libro como objeto material tiene aplicaciones adicionales: sirve de billetera (guardar billetes y portar en un libro), de abanico dando aire al presuntuoso, y si es de edición voluminosa ayuda a andar erguido y corregir la joroba llevando el libro sobre la cabeza. He aquí, ahora, que también sirve para… dormir.  Además de su joven hija llamada Marcela, a nuestro autor siempre le acompañaba en sus viajes un grueso ejemplar  del diccionario filosófico del catalán José Ferrater Mora. En esas oportunidades —cuán chiquito era, fácil imaginar la escena— sentado en el mullido sillón de la aeronave y los pies colgando, en dificultoso abrazo del mamotreto leía  a fin de conciliar en forma rápida el sueño…

Monterroso empezó a publicar sus cuentos y fábulas en 1959. Contrajo matrimonio con quien fuera su alumna en la Universidad Nacional de México, Bárbara Jacobs, escritora, poetisa y traductora mexicana de origen libanés. Años antes de que se produzca su fallecimiento, en 2000, el gran Tito recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en mérito, de acuerdo con el criterio del jurado, de que su narrativa constituye todo un universo literario de extraordinaria riqueza ética y estética, con remembranza del humor nostálgico de Miguel de Cervantes Saavedra.

Entre los libros más destacados de Monterroso tenemos: Antología del cuento triste, Literatura y vida, Paraíso imperfecto, Movimiento perpetuo, Pájaros de Hispanoamérica, Los buscadores de oro y La oveja negra.

Hoy, 21 de diciembre de 2014, marca en el calendario 93 años de su nacimiento en Tegucigalpa, Honduras. El 7 de febrero de 2003 exhaló el último suspiro, “dijeron que se creía difunto”. Pero, créanme, si son indulgentes, que  Tito no ha muerto, ¡no!  Este pequeño gigante vive y vivirá por siempre.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia