Tendencias

Pablo Verón, el latido eterno del tango

El bailarín y coreógrafo argentino reflexiona sobre la esencia que tiene la danza del dos por cuatro y sobre la pérdida de la etnicidad.

Pablo Verón.

Pablo Verón.

La Razón (Edición Impresa) / Naira De la Zerda / La Paz

02:02 / 21 de febrero de 2018

Una de las características más importantes del tango, como danza, es su libertad interpretativa. Primero, porque la improvisación es parte de su esencia y, además, porque al no tener instrumentos de percusión, las líneas melódicas que lo componen generan diversos ritmos en una sola pieza.

“Uno comienza a bailar a su propio ritmo, que puede no ser audible, pero está íntimamente conectado a la música. Por la estructura musical del tango, incluso la abstracción encuentra un lugar”, explica Pablo Verón (1971), bailarín y coreógrafo argentino.

Este artista, que comenzó haciendo danza clásica, contemporánea y tap, desarrolla el tango desde hace 30 años, tanto en espectáculos musicales y teatrales como en el cine —The tango lesson (1997); The Man who Cried (2000), Nuestro último tango (2016), entre otras—. Y llegó a Bolivia, a finales de enero, para dar un taller.

Inició su carrera muy joven, a los 14 años, bailando tap y jazz en EEUU. Luego, al volver a Argentina, se vio en una milonga (fiesta popular donde se baila tango y otros ritmos relacionados) y quedó sorprendido.

En aquella primera experiencia, Verón, quien circulaba también por el mundo del hip hop,  presenció una demostración de Miguel Balmaceda, un bailarín autodidacta, que de día trabajaba en el puerto de Buenos Aires.

“Yo venía de otro mundo, el de las danzas norteamericanas, y ante aquello —que era serio, verdadero y perfecto— tuve una sensación de contraste; me atraía tanto que me hacía sentir como un payaso”, afirma.

Tras continuar yendo a las milongas a mirar insaciablemente a aquellos bailarines, el joven artista empezó a tomar clases y dejó todo lo demás. 

Si bien trabajó en diferentes comedias musicales, para mantenerse, toda su atención estaba volcada hacia aquel descubrimiento. Todas las noches, durante más de un año, estuvieron dedicadas a investigar la estructura musical —ya que Verón también tiene estudios en percusión y clarinete— , y toda la cultura del tango.

Una vez involucrado en el medio, reconoció que si bien la técnica tanguera era un poco limitante, tenía una gran potencia creativa en lo que respecta a la coreografía. De forma muy natural comenzó a fusionar y a experimentar —como puede verse en las coreografías de The tango lesson, donde el tap se une al ritmo argentino—.

Gracias a lo que aprendió de grandes tangueros de milonga, como Pedro Teté Rusconi —quien, a pesar de su origen humilde, trabajó con la coreógrafa Pina Bausch— Verón rescató lo que para él es parte de la esencia de esta danza: la técnica, la improvisación y la interpretación rítmica. Su propuesta utiliza estos elementos, por los que tiene mucho respeto, se preocupa por darles un lugar y por potenciarlos cuando la obra lo requiere.

“El lenguaje propio del tango es el abrazo, es la pareja. Para ello, primero  hay que aprender cómo circula el movimiento dentro del propio cuerpo. Cómo se ve el espacio en el que uno se mueve. Luego está la conexión con el otro, que ya es un mundo infinito para explorar; los bailes cubanos, por ejemplo, son una herramienta potente. Y la improvisación es una gran manera de ganar  naturalidad y  fluidez”.

Sin embargo, una de sus mayores críticas a las nuevas generaciones de bailarines de su país, es que permitieron que aquellos que encabezan esta industria cultural llevaran al tango hacia una forma estándar y exhibicionista, que no genera identidad.

“Los bailarines que yo vi tenían un alto manejo corporal, elegancia y sofisticación. Esto se podía ver en la forma como caminaban, en la concepción de los pasos que hacían, mantenían siempre algo muy natural. Le daban al tango una etnicidad, algo propio de un lugar y una época que ahora está en franco peligro de perderse”, afirma el bailarín.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia