Tendencias

Platero, un burro centenario

La conocida obra de Juan Ramón Jiménez celebra este año su centenario

Platero. Escultura en la casa de Jiménez. Foto: EFE

Platero. Escultura en la casa de Jiménez. Foto: EFE

La Razón (Edición Impresa) / EFE / Madrid

00:00 / 12 de enero de 2014

Platero es pequeño, peludo, suave, tan blanco por fuera, que se diría todo de algodón...”. Así comienza uno de los relatos más leídos de la historia, que este año celebra su centenario y que vio la luz de forma fortuita en 1914, gracias a un enfado entre su autor, Juan Ramón Jiménez, y Zenobia Camprubí.

Así lo explica Carmen Hernández-Pinzón, la sobrina nieta del poeta de Moguer (Huelva) y representante de sus herederos. “Platero no era un libro que quisiera publicar Juan Ramón —revela—. Él lo pensaba incluir en sus obras completas, y, como éstas no las dio nunca, pues jamás hubiera visto la luz si no es por este enfado con su amada Zenobia, que retrasó una traducción de Tagore que él había prometido entregar a un editor y para la que tenía que contar con la gran ayuda de ella”.

“Entonces, ante la imposibilidad de poder hacerlo en ese momento con Zenobia, y ya muy agobiado, a Juan Ramón no le quedó más remedio que entregar Platero”. Y así lo recoge el propio poeta y premio Nobel en una carta a su amada, con la que al inicio tuvo una relación complicada.

“Antes —escribe Juan Ramón—, cuando volvía a casa por la Castellana, me encontré a Acebal, el director de La Lectura. Hablando de la biblioteca (que ahora va a publicar) para niños, me rogó que hiciera alguna cosa a propósito”.

“Yo había pensado, hace meses —continúa el poeta—, darle una Elegía en prosa que tengo escrita; unas escenas entre el asnucho y yo. Pero como ahora este librito va en la edición completa de mis obras, no me conviene darlo... Le he propuesto una traducción del libro de Tagore que esta tarde me ha enseñado usted...”.

De modo que la publicación de Platero y yo, el libro más traducido después de la Biblia y El Quijote es fruto del azar. Y a todo esto Platero ya se ha hecho centenario en 2014, y en este año que ahora comienza se le rendirán honores con más de un centenar de actividades,.

Platero y yo es un texto en prosa poética estético, moral y espiritual para adultos y niños. “Juan Ramón lo escribió entre 1908 o 1909 y tenía muchos capítulos, y él lo que tenía previsto era acortarlo para los niños”, matiza la heredera del poeta.

“Y luego nunca más repitió la fórmula, pero hay que recordar que él entonces estaba en Moguer; luego siguió avanzando en su poesía y no se vanaglorió de él. Estaba orgulloso y conocía su valía, pero nada más, siempre se exigía mucho”, añade.

Juan Ramón tuvo la intención en Puerto Rico de hacer “un Platero revivido” en 1920, ampliar capítulos e incluso hacer una segunda parte, pero todo eso quedó en el olvido y no vio la luz.

Platero, hecho de acero y plata de luna, es toda una fábula, un relato sobre la vida de Moguer cuando el poeta era niño; sus calles y sus gentes, y sobre el ciclo de la vida en general. Un texto lleno de símbolos, sugerencias y metáforas.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia