Tendencias

Pulsión en tránsito

NIDO DE CONCRETO - NIDO URBANO. Instalación, dibujo, escultura. Materiales: Resina transparente, mesa de madera blanca, lámpara eléctrica, madera y fierro reciclado de construcción. Dimensiones: 2,40 m x 1 m x 0,90 m. 2012. Foto: Gabriel Barceló

NIDO DE CONCRETO - NIDO URBANO. Instalación, dibujo, escultura. Materiales: Resina transparente, mesa de madera blanca, lámpara eléctrica, madera y fierro reciclado de construcción. Dimensiones: 2,40 m x 1 m x 0,90 m. 2012. Foto: Gabriel Barceló

La Razón (Edición Impresa) / Joaquín Sánchez - artista curador

00:00 / 26 de julio de 2015

Desde sus primeros trabajos hasta los más recientes, la obra de Gabriel Fernández guarda una línea de homogeneidad y coherencia técnica, formal y conceptual que se debe a su profundo interés por la ciudad y sus habitantes.

Italo Calvino escribió que amamos la ciudad que  nos da algo que siempre hemos buscado y que no encontramos en ninguna parte.Y es en este territorio donde el artista explora espacios masivos como mercados populares o espacios mínimos casi inhabitados, aquellos lugares por donde deambulaba de niño, escuchando los relatos de sus habitantes más excéntricos y observando los movimientos de la gente. Estas son las cuestiones que patenta con sus esculturas, instalaciones, videos, acciones y otros medios que se fusionan en un trabajo con una fuerte mirada social.

Gabriel es creador de mundos particulares poblados de historias personales y mitos urbanos a las que llega con una facilidad para construir obras en primera persona. Estos mundos son el reflejo de un artista que se deja seducir por referencias de infinitas procedencias. Las herramientas de su propuesta estética se entrecruzan con su formación de arquitecto, lo que lleva la experiencia individual a momentos estéticos de variadas tonalidades.

Fernández utiliza como punto de partida sus historias personales para luego llevarlas a un territorio mayor; y es así como habita la piel del otro para entender el mundo de los menos favorecidos y, en muchos casos, discapacitados.

Utilizando la escultura y la instalación y enfocado en problemáticas sociales, Fernández lleva a cabo meticulosos trabajos de construcción simbólica. Materiales cargados de identidades políticas, estéticas y sociales son reivindicados y transformados para materializar el encuentro efímero o la plática espontánea con los transeúntes.

Algunos de los cuestionamientos son cómo habitamos una ciudad y cuáles son las premisas con las que nos desplazamos a través de ella, cómo la percibimos y nos apropiamos de su espacio a través de rutas que nos brindan acercamientos cognitivos, perceptuales y empíricos, y cómo el traslado a pie es el vehículo común y el detonador de la experiencia en los ámbitos estéticos antropológicos y sociales.

La instalación NIDO DE CONCRETO - NIDO URBANO (2012) se refiere al rito de la ch’alla y la willancha en la construcción. El mito urbano de hombres enterrados es representado en maquetas dispuestas en una mesa de proyectos sobre la que se ha dibujado el plano de la ciudad de La Paz.

El hecho de mirar y de ser mirado ocupa un espacio medular en la obra de Fernández. En su video instalación CON-SENTIDOS (2013) nos impulsa a un tránsito hacia la oscuridad, en la que explora la dimensión aparentemente opuesta de este fenómeno: la negación de la mirada o la imposibilidad de ver. Esta nueva pulsión está en consonancia con los intereses del artista. El video escoge testimonios de personas no videntes que narran su concepción del dibujo como experiencia táctil al recorrer puntos. Es una obra que nos pregunta si las formas y colores que ellos perciben son las mismas que percibimos los videntes. Es la aparición de una imagen de lo ausente; es el doble de una imposibilidad que nos permite incursionar en la poética propia de la sensibilidad de individuos que tienen otros mecanismos de percepción.

La dicotomía de lo público y lo privado se agudiza en sus últimos trabajos. Un complejo tejido de relaciones sociales nos expone a un espejo que nos refleja y nos invita a un diálogo con esa obra tramada en el tiempo y cuya pulsión del deseo marca lo desconocido. Aquí, la condición de ser reclama una contemplación detenida y atenta cuyo destino inevitable es retomar el viaje.

PROYECTO. Museo de Papel es una plataforma de difusión que visibiliza a jóvenes creadores de diferentes disciplinas artísticas, que, más allá del dominio de la técnica, ofrecen una reflexión poética sobre la creación artística. Este museo no exhibe en un espacio físico, ni atesora, consagra o jerarquiza obras; es un dispositivo que amplía la mirada hacia un horizonte mestizo donde conviven lenguas, temporalidades y culturas.

Museo de Papel es un proyecto de la Fundación Cinenómada para las Artes. Cuenta con el apoyo del Centro Cultural de España en La Paz, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y el periódico La Razón.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia