Tendencias

Rodrigo Bellot trae un filme sobre ternura y dolor

La más reciente película del director cruceño —’Tu me manques’— se estrenará en Bolivia el 22 de agosto, tras recibir un premio en el Festival de Cine Outfest Los Angeles 2019.

El director de cine cruceño Rodrigo Bellot

El director de cine cruceño Rodrigo Bellot Foto: Patricio Romay

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas

00:00 / 14 de agosto de 2019

Cuando su nombre se escuchó durante la premiación del Festival de Cine LGBTQ  Outfest Los Angeles 2019, en EEUU, el director de cine cruceño Rodrigo Bellot confirmó que todo el esfuerzo de los últimos cinco años había dado sus frutos. Su película Tu me manques (Te echo de menos, en español) —que se estrenará en 10 salas de cine en el país el 22 de agosto— había ganado el premio a Mejor Guion Narrativo.

“Estoy sorprendido y muy agradecido con el universo por darme la plataforma para compartir algo tan personal”, expone el director del filme que trata de un padre que descubre que su hijo muerto era homosexual.

La crítica ya pudo ver la cinta y ya emitió sus primeras impresiones. “Tu me manques forza al espectador a ver al mundo, no como es, sino como somos nosotros, los humanos; transportando a la audiencia por un montaña rusa de emociones y gama de personalidades que ofrece el mundo. Si bien es una historia de padre e hijo, de dos amantes que no pueden amarse libremente, pero también de lo frágil que es la condición humana en cuanto se llega al amor”, reseñó el escritor David Edgardo, mexicano estadounidense radicado en Londres, Inglaterra, en el portal especializado gay-themed-films.com.

Desde los inicios de su carrera, el boliviano Rodrigo Bellot ha tocado la problemática del colectivo  LGBTQ (Lesbiana, Gay,  Bisexual, Trans y Queer), con filmes como Dependencia sexual (2003) o Unicornio (2014). “Vengo haciendo cine todos estos años desde una mirada gay, como un hombre abiertamente gay desde Dependencia sexual, en que muestro relaciones tóxicas masculinas y una historia de amor. Pasó algo muy interesante con esta película, pues la gente se distanciaba porque sucedía en Estados Unidos y lo sentían ajeno, como si estas cosas no pasaran también aquí. Para mí fue una lección muy fuerte”.

Tu me manques está filmada en Bolivia y Nueva York, en español e inglés. Pero empezó en el teatro. La génesis fue en 2014, cuando el teatrista Eduardo Calla lo convocó para formar parte del megaproyecto Excepciones: 12 reglas del amor, donde Bellot debía escribir y dirigir una obra de 20 minutos de duración, junto a destacados teatristas nacionales. “Yo acabo de perder al amor de mi vida, busca a otro dramaturgo”, le dije. Pero yo le agradezco a Eduardo porque él ha sido quien me ha animado a hacer teatro y a dirigir teatro, con la confianza y seguridad de tenerlo de soporte. Fue impresionante ver que se decía en escena la palabra escrita. Lo  que se nombra empieza a existir”.

El director de ¿Quién mató a la llamita blanca? (2007) vio en el teatro una oportunidad de mejorar su entorno desde su posición en el arte. “ Después la puesta creció  para presentarse en Santa Cruz, era un reto más grande. Tenía el prejuicio de que allí no lo iban a tomar muy bien, pero me equivoqué. Salió la obra y vi que podíamos cambiar el mundo, una persona a la vez. Entonces sentí que me había autocensurado, porque en el teatro no estaba la historia de amor visible, solo estaba el recuerdo”. Y nació el filme.

Para armar el reparto, el primer paso era armar los tres pilares que sostengan a los 52 actores. El actor Fernando Barbosa había participado en las dos versiones teatrales y repetiría el rol en la cinta. “Escribí esta obra para Fernando, quien estuvo desde cero. Nadie lo conoce en Estados Unidos, así que vimos necesario con el director de casting que requeríamos dos actores muy fuertes para la seguridad de los productores e inversionistas”, agrega Bellot.

Actor, autor, académico y director de teatro argentino, Oscar Martínez, Premio Konex de Platino en 1991 y 2001 por su trayectoria artística, acababa de ganar en el Festival de Venecia la Copa Volpi al Mejor Actor (2016) por la cinta El ciudadano ilustre.

“Era algo muy osado, pero sabíamos que iba a buscar guiones muy interesantes tras este premio, para no repetirse. A los tres días respondió su manager y me reuní por Skipe con él. Me dijo que le encantó el guion, que era complejo, ambicioso y humano”, expone Bellot. “Trabajar con Oscar Martínez es como hacer una maestría de tres años; es tremendamente generoso. Me pidió que tengamos muchos ensayos, sobre todo con Fernando, quien es un gran actor; pero Oscar le dio mucho oficio, eso que solo se gana con haber hecho 40 películas. Fue muy generoso con Fernando y conmigo en un mes de ensayos, algo que no se suele hacer en cine. Hubo un trabajo detallado de cada texto, de cada línea”.

Para el rol de Rosaura, una mujer mágica que es la mejor amiga de Fernando en Nueva York, que siempre está rodeada de chicos gay, se pensó en la actriz y cantante española Rossy de Palma, que se hizo célebre como una de las  “chicas Almodóvar”. Ella estaba en Nueva York para una retrospectiva sobre el cine de Pedro Almodóvar en el MoMA (Museum of Modern Art). “Conseguí una cita con ella en el lobby de su hotel, gracias a un amigo en común, y luego me tomé un café con ella. Le mandé el guion y supongo que la participación de Oscar Martínez abrió la puerta a que me preste atención. A la semana hicimos un Whatsapp y me dijo que se animaba según las fechas, porque debía filmar una película francesa. No lo pensé, y a pesar de que perdimos a otros actores, movimos las fechas de rodaje para que pueda participar”, revela el director.

La cinta está llena de personajes coloridos y diversos. Cuenta con un actor sordomudo que interpreta a un personaje sordomudo, o actores como Dominic Colón —en el rol de Alonso—, que se roba el filme. “Él es del mundo latino del Bronx. Suele hacer de preso, malo o guardaespaldas. Cuando vino me dijo que quería tener el cabello muy al estilo Bronx y la responsable de peluquería hizo un gran trabajo con eso. Él pudo construir un personaje que quedó genial, con vírgenes de Guadalupe, pins sobre la lucha contra el VIH y un bagaje fantástico”.

La cinta no es una autoficción, sino que se inspira en una vivencia muy íntima, pero se nutre de las vivencias y personas que conoce el realizador. “Trato de hablar de mi experiencia personal, no trato de hacer proselitismo o política desde otros lados. Mi aporte social y político está en generar imagen y hacer imágenes visibilizables para normalizar la realidad del colectivo LGBTQ”.

No se puede escribir sobre algo que no se conoce, afirma el director, pues no sería honesto. Por eso presenta en este filme a una pareja gay boliviana amando, se la ve sufrir y también vivir momentos de ternura e intimidad. También está presente el dolor paterno. “Como hombre gay es importante mostrarles a los demás que no estás solo, que no estás loco, que no estás enfermo; simplemente eres diferente. Esto puede ayudar a la contrucción de tu seguridad personal y de tu autoestima”.

En una sociedad como la boliviana, ¿declararse abiertamente gay cierra puertas? “Yo siempre he tenido miedo. Miedo a no saber cómo vivir transparentemente con quien tú eres, por cómo esto afecta a tu familia, sobre todo para protegerlos. Uno negocia formas de ser abiertamente gay sin hacerlo necesariamente público. Pero cuando me intentaron matar en 2009 —fue víctima de un ataque violento en La Paz— y terminé en coma, fue un verdadero despertar. Fue perder el miedo, pues haga lo que haga, negocie lo que negocie, el miedo siempre traerá más miedo. Y decidí no vivir con más miedo. Decidí protegerme a través de mi transparencia y honestidad”.

Un premio a su guion ha sido el primer paso, pero Rodrigo Bellot quiere llegar más lejos: trabajará para que la gente en Bolivia, más allá de la comunidad LGBTQ, pueda ver la película, pues no se trata de un asunto aislado, sino que incumbe a todos los seres humanos; únicos y excepcionales.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia