Tendencias

Rusia conquistó Hollywood

David Lean convirtió en una película de culto la grandiosa y polémica novela ‘Doctor Zhivago’, del Nobel ruso Boris Pasternak, hace 50 años.

Paisaje de Rusia

Paisaje de Rusia Foto: youtube.com

La Razón (Edición Impresa) / David Villafranca - EFE / (Los Ángeles, EEUU)

13:15 / 01 de febrero de 2016

Un triángulo amoroso de indescifrable solución, las turbulencias y esperanzas de la revolución y el inhóspito paisaje de Rusia como telón de fondo dieron forma a Doctor Zhivago, una de las obras maestras del británico David Lean de cuyo estreno se acaban de cumplir 50 años. Basado en la polémica novela del Nobel ruso Boris Pasternak, el filme capturó la épica de una compleja narración porque encontró en Lean a su director ideal, especialista en superproducciones y proyectos de gran envergadura pero dotado también de una certera habilidad para retratar los ambientes íntimos y privados. Antes de Doctor Zhivago, Lean había conquistado los cines con Lawrence de Arabia (1962), otra película colosal con la que ganó siete Oscar. Fue tras el éxito de este filme protagonizado por Peter O’Toole cuando le ofrecieron adaptar la obra de Pasternak, que había sido censurada en la Unión Soviética y que se publicó por primera vez en Italia en 1957.

“Lo mejor que he leído desde hace no sé cuánto tiempo. Me gusta por su humanidad, su enorme comprensión de las pasiones, afectos y desamores”, afirmó entusiasmado el director, según el libro de Stephen Silverman David Lean, tras leer una novela que, no obstante, planteaba problemas de adaptación por su longitud y por abarcar varias épocas diferentes. “Estaba realmente conmovido. Lloré con el libro, de verdad”, añadió Lean sobre una novela que se centra en la figura del cirujano y poeta Yuri Zhivago y sus dilemas románticos con su mujer Tonya y su amante, la misteriosa Lara, en plena revolución bolchevique. “La historia de Doctor Zhivago es muy simple”, argumentó Lean. “Un hombre está casado con una mujer pero ama a otra. El truco estaba en conseguir que el público no condenara a los amantes”.

Con el productor italiano Carlo Ponti y el estudio Metro-Goldwyn-Mayer, Lean comenzó a buscar localizaciones para el filme, dado que en Rusia sería imposible rodarlo por la negativa soviética. Recorrió Finlandia y Yugoslavia, pero el frío en los Balcanes y el pleno empleo en el país nórdico —que haría muy difícil encontrar extras a bajo precio para el rodaje— le llevaron a escoger España, donde ya había rodado Lawrence de Arabia.

PERFECCIONISMO. El gran esfuerzo del equipo de producción hizo el resto. La fría provincia de Soria, en el interior de España, se convertiría en la estepa y los Urales rusos, mientras que el barrio de Canillas, entonces en las afueras casi desiertas de Madrid, se transformaría en una avenida de Moscú. Detallista y perfeccionista como pocos, Lean construyó una Moscú prácticamente real, con la avenida rodeada de tiendas, un tranvía que la recorría y hasta una imagen del Kremlin al fondo, un fresco ruso casi verosímil que hizo que, en plena España franquista y como material para una escena, decenas de personas cantaran La Internacional en Madrid.

Encontrar el reparto adecuado fue también un quebradero de cabeza y, tras barajar nombres como Peter O’Toole o Paul Newman, Lean apostó por el actor egipcio Omar Sharif para encabezar un elenco con interrogantes, no muy conocido ni experimentado, en el que también estarían las jóvenes Geraldine Chaplin y Julie Christie. “Julie Christie era una chica tímida, hippie, fumaba un cigarrillo de marihuana tras otro y tenía toneladas de encanto y de talento”, explicó el asistente de dirección de Lean, el español Perico Vidal, en el libro Big Time, de Marcos Ordóñez.

ESTRENO. El rodaje, como el filme, estuvo cargado de épica y afrontó inesperadas dificultades, como tener que recrear el frío de Rusia con nieve falsa debido a que el invierno resultó inusualmente cálido en España. Otro momento crítico se presentó al grabar una de las secuencias con un tren en marcha: la actriz Lili Murati cayó a la vía y estuvo a punto de ser atropellada, pero sobrevivió sin mayores heridas e incluso la escena quedó tan bien que se utilizó en el montaje.

La película se estrenó finalmente el 31 de diciembre de 1965 con un resultado descorazonador. “Doctor Zhivago recibió en todas partes las críticas más terribles, que ahora todo el mundo tiende a olvidar”, dijo Lean en el libro de Silverman. Sin embargo, el productor estadounidense Robert H. O’Brien, convencido del valor del filme, decidió invertir un millón de dólares más en publicitar la película, una inversión que resultaría inmejorable: Doctor Zhivago se convirtió en un éxito descomunal y recaudó 200 millones con un presupuesto de solo 15. Así, la película se convirtió en todo un clásico de Hollywood, ganó cinco Oscar y dejó para la historia del cine imágenes inolvidables de los paisajes nevados de Rusia, la dureza de la guerra y la pobreza, los dilemas de la revolución bolchevique, las dudas románticas de Yuri Zhivago y, en el apartado musical, la famosísima banda sonora de Maurice Jarre.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia