Tendencias

Russell, ácidos y demoniosRussell, ácidos y demonios

De personalidad provocadora, el cineasta británico Ken Russell murió a los 84 años

Russell, ácidos y demonios

Russell, ácidos y demonios

La Razón / Alfredo García

00:00 / 11 de diciembre de 2011

Si hay algo seguro sobre Ken Russell es que no tenía miedo de exponerse al ridículo. Gran provocador del cine inglés de los 70, realmente no se puede concebir la estética de la época sin sus películas. Ya sean obras maestras como Los demonios o bodrios indescriptibles como Lisztomania, no hay dudas de que la obra de Russell siempre transmitió su personalidad provocador.

Henry Kenneth Alfred Russell murió a los 84 años el  27 de noviembre muy cerca de donde nació, en la localidad de Hampshire. Tras empezar a dedicarse de lleno a la fotografía, en los 60 trabajó como documentalista para la BBC, un trabajo en el que está en parte la semilla de muchos de sus films, especialmente las biografías de músicos como Tchaicovsky (The Music Lovers) y Mahler, o artistas como Rodolfo Valentino.

Fue su tercera película, Women in Love (Mujeres apasionadas, 1969), la que convirtió a Russell en el director del momento. La adaptación de la novela de D. H. Lawrence, filmada en un estilo un tanto más sobrio que el que luego caracterizó al cineasta, conectaba el texto original con la liberación sexual de los 60. El film le valió una nominación al Oscar y hasta apodos como “el Orson Welles inglés”.

Algo bueno que se puede decir del director de El mesías salvaje es que no bien obtuvo prestigio, lo utilizó para plasmar proyectos aun más audaces, empezando por el auténtico Russell desencadenado de la hiperprohibida y discutida The Devils (Los demonios, 1971) sobre orgías de monjas alucinadas en conventos del siglo XVII. La película tuvo un premio en Venecia, pero también muchos problemas de distribución, por censura oficial en Inglaterra y autocensura de los productores. Le siguió Tommy, la ópera rock de The Who. Obra maestra kitsch del cine, las drogas y el rock & roll, Tommy reunía en su elenco a Eric Clapton, Elton John, Tina Turner, Jack Nicholson y Anne Margret. Tommy fue un negocio brillante: no sólo el film sino también la banda de sonido, cuyo doble LP vendió muchísimo más que la grabación original de los Who.

Lamentablemente, en plena cresta de la ola, Russell cometió el pecado de la indulgencia y empezó a hacer malas copias de sí mismo, empezando por el megabodrio Lisztomania, con Daltrey, Paul Nicholas, Rick Wakeman y Ringo Starr (¡el Papa!), sobre su tesis de que Franz Liszt y Richard Wagner fueron las estrellas pop de su momento.

La carrera de Russell no se recuperó del todo, a pesar de los excelentes momentos de otra película problemática, Estados alterados, basada en las experiencias personales del guionista Paddy Chayefsky con mezcalina y otras sustancias psicotrópicas. También hay otros buenos momentos en Gothic, opiácea revisión del encuentro entre Mary Shelley y Lord Byron.

Los últimos intentos de Russell por mantener su título de “Orson Welles inglés” fueron con dos películas eróticas, quizá artificialmente provocadoras: Crímenes de pasión y Prostituta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia