Tendencias

Sonares comunes, t’inku musical

‘Utach kirki’ (Cantos a las casas) es una experiencia sonora inclasificable

Sonares. Elvira Espejo y Álvaro Montenegro, encuentro de sonares comunes.

Sonares. Elvira Espejo y Álvaro Montenegro, encuentro de sonares comunes. Foto: Archivo

La Razón / Rubén Vargas

00:00 / 05 de febrero de 2012

Elvira Espejo —cantante, poeta, artista visual, investigadora qaqachaka— y Álvaro Montenegro —compositor de música urbana, saxofonista, jazzmen— hace tiempo que sostienen un intenso t’inku musical. Un encuentro —que no fusión— de tradiciones musicales (autóctona y contemporánea), de ámbitos creativos (rural y urbano), de instrumentos (ancestrales y modernos) y con ellos naturalmente de formas de ejecución; y también un encuentro de sensibilidades. Esas sensibilidades que les permiten andar juntos haciendo música.

El primer resultado de ese encuentro se llamó Thaki (La senda):  un disco que recoge y reinterpreta los cantos a los animales de la cultura Qaqachaka del sur de Oruro y norte de Potosí. Cantos que acompañan la rutina de un pueblo que en su trato con los animales teje las claves sociales de la sobrevivencia, pero también y sobre todo de la convivencia. La misma convivencia que se expresa en los surcos del disco entre las qunqutas qaqachakas y el saxofón y la flauta de Álvaro Montenegro.

El siguiente paso de esa aventura musical es Utach Kirki (Cantos a las casas). Esta vez se trata de la reinterpretación de la música qaqachaka que acompaña el proceso de construcción de las casas que es, a la vez, el tiempo de la consolidación de la pareja que levanta el techo que la va a cobijar. Son cantos antiguos, que remiten posiblemente a los tiempos del Incario. Elvira Espejo, en la fase de investigación, primero tuvo que recomponerlos, como una arqueóloga que devuelve su forma a una vasija trizada.

Después de la investigación vino el t’inku: la producción y grabación del disco. Esta vez, Elvira Espejo llegó al encuentro con los Huayna Sirineros, jóvenes músicos de su comunidad; y Álvaro Montenegro, por su parte, convocó al Parafonista en pleno, su emblemático grupo.

El resultado es una extraordinaria experiencia sonora. Lo que logran los Huayna Sirineros y el Parafonista en este disco es un auténtico encuentro musical, profundamente respetuoso, pero al mismo tiempo audaz. Ese encuentro de sonoridades, de formas de concebir y hacer la música tiene las distancias y las cercanías precisas, las complicidades necesarias y sobre todo la alegría (que es altamente contagiosa) de ser diferentes, pero poder hacer las cosas juntos. Una a una las piezas —los cantos rituales a las casas se intercalan con qunquteadas tradicionales y actuales— descubren sonidos nuevos y mezclas sorprendentes. En ese t’inku manda la invención.

Afortunadamente resulta difícil etiquetar esta experiencia. Quizás es mejor ni siquiera intentarlo. Es música de hoy, la única posible, tan compleja y tan simple como el presente. Ese presente que en la cultura y la vivencia de estas tierras está tejido con muchas hebras. Un presente denso, que gira como una espiral, en el que resuenan los ecos del pasado y del porvenir. Como en este disco.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia