Tendencias

‘Tabú’, la película que hizo que un actor se reencuentre con sus raíces

Carloto Cotta, el joven protagonista de ‘Tabú’, habló sobre su papel en el filme y de su trabajo actoral en Bolivia en 2012.

Carloto Cotta, el joven protagonista de ‘Tabú’.

Carloto Cotta, el joven protagonista de ‘Tabú’.

La Razón / Liliana Aguirre / Periodista

00:00 / 27 de octubre de 2013

A sus 29 años, Carloto Cotta es un actor portugués reconocido en países europeos, pero también en América Latina por los papeles que ha interpretado.

Su reciente participación en el laureado filme Tabú —del director Miguel Gomes— lo ha llevado a encarnar al personaje Gian Luca Ventura, en sus años mozos, y filmar en Mozambique, excolonia de Portugal en África, donde se reencontró con su pasado familiar y contó este episodio de su vida en exclusiva a Tendencias.

“Gian Luca Ventura es un personaje que fue escrito por Miguel Gomes para mí. Personalmente está muy cerca y es muy querido porque mi familia viene de Mozambique, como en la película”, explicó Cotta desde Lisboa vía Skype.

La madre, la abuela, las tías del actor, de origen  portugués, nacieron en Mozambique y Carloto es de la primera generación nacida en Portugal. Su árbol genealógico está lleno de artistas, como una abuela cantante de ópera que heredó al joven esta pasión,

“Filmar en África ha sido un viaje de retorno espiritual, ha sido una regresión genealógica”, cuenta.

El actor creció escuchando las historias de sus ancestros en las colonias portuguesas de Mozambique y de las aventuras familiares en aquellos exuberantes parajes.

“Las historias eran muy mágicas porque mi familia hablaba de su vida, de los animales que allí habitaban, de la mística de África. Ellos vivían muy bien en Mozambique antes de retornar a Portugal y es, como en la película, el paraíso perdido”, reflexiona.

“Gian Luca es un aventurero y hay muchos puentes de conexión entre el personaje y yo, además de Mozambique, es la música lo que nos une porque yo también soy músico como él, aunque hago percusión”, precisa.

La infancia del actor portugués transcurrió entre las primeras películas de ocho milímietros en blanco y negro, que aún conserva, y que pertenecieron a su bisabuelo que le encantaba filmar la naturaleza y, sobre todo, las flores, las bodas de la familia y a los hijos.

“Yo he crecido con la estética de la película en blanco y negro y este universo cinematográfico me es muy próximo, trascendente, espiritual y de regreso a mis orígenes”, resalta Carloto.

Dentro de la trama del filme, Gian Luca al momento de llegar a vivir en el Monte Tabú, en Mozambique, conoce a una mujer de clase alta, casada y que está embarazada de quien se enamorará perdidamente.

Una historia de amor es el eje principal del filme, casi mudo, que se divide en partes y viaja en el tiempo y en la vida de los personajes. “Creo que las opiniones no sirven para nada, yo soy más una persona de ideas. Con respecto al romance de Gian Luca Ventura a mí no me gusta moralizar, no alzo juicios sobre las personas y mucho menos sobre mis personajes, no hay juicio moral sobre mi trabajo”, asevera.  

Pero los proyectos cinematográficos de Carloto Cotta siguen marchando hacia adelante. En 2012, el portugués visitó Bolivia para participar del filme Los olvidados, una coproducción boliviana-mexicana protagonizada por la boliviana Carla Ortiz.

“Tengo una parte de mí en Bolivia porque he vivido una experiencia muy bonita allí filmando Los olvidados, ha sido una experiencia inolvidable donde interpreto a un periodista francés, la pareja de Carla Ortiz en la película”.

El guion de Los olvidados gira en torno a las dictaduras militares latinoamericanas y la denominada Operación Cóndor. Carloto encarna a Marco, un personaje que es torturado hasta morir por su ideología de izquierda.

“Es una historia muy terrible de tortura y de dolor, una historia muy triste, pero muy fuerte e importante que contar para que la gente no olvide y se pueda hacer justicia de las víctimas y las familias”.

La mayoría de la estancia de Cotta se desarrolló en La Paz para luego realizar un viaje en bus, atravesando el desierto de Atacama, hacia Chile.

“Fui a Uyuni, atravesé el desierto de Atacama, me encantó ir a Coroico, donde iba muchos fines de semana a descansar y de La Paz puedo decir que es una ciudad mágica y maravillosa”.

Carismático y amable, Carloto recuerda las salteñas. “Me encantaría estar allí comiendo una”, dice con una sonrisa. Y es que el actor es un enamorado de Latinoamérica.

“Tengo muchas ganas de continuar mi trabajo en Latinoamérica, amo a ese continente por la cultura, la gente, la energía y la buena onda. Me encantaría seguir trabajando en más producciones latinoamericanas”, expresa.

En cuanto al cine boliviano, Cotta resalta que por la buena experiencia que tuvo no descarta participar de propuestas en el país.

“Me gustaría mucho trabajar con bolivianos y he visto una serie de películas muy interesantes como Zona Sur, de Juan Carlos Valdivia”.

Y, a lo largo de la entrevista, no deja de sorprender la fluidez del castellano con el que se expresa el portugués.

“Aprendí solo español, leyendo libros en este idioma y a los 20 años traduje una obra teatral española y así empecé a conocer el español gramaticalmente, y aprendí por intuición”.

Dentro de los deseos del actor está retornar a Bolivia para el estreno de la película Los olvidados.

“Extraño mucho a Bolivia y a su gente y me gustaría pronto filmar por esas maravillosas tierras”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia