Tendencias

¿El Tambor Vargas o el Che?

El Estado boliviano ha postulado al Diario del Che Guevara como Memoria del Mundo

Ícono. Versión callejera del guerrillero heroico.

Ícono. Versión callejera del guerrillero heroico. Foto: Internet

La Razón / Rubén Vargas - Periodista

00:00 / 05 de agosto de 2012

El ministro de Culturas, Pablo Groux, ha anunciado que el Estado boliviano ha postulado al Diario de campaña del Che en Bolivia para que sea reconocido como Memoria del Mundo.

Memoria del Mundo es un programa de la Unesco —paralelo al Programa Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad— destinado a proteger y difundir el patrimonio documental de las bibliotecas y archivos.

Bolivia, por gestión del Archivo y Biblioteca Nacionales, ha logrado que el Fondo Documental de la Audiencia de Charcas tenga ese reconocimiento. El Programa tiene también un ámbito regional para América Latina y el Caribe, en el que el país ha inscrito el Diario de un Comandante de la Independencia 1814-1825 de José Santos Vargas, más conocido como el Tambor Vargas.

Simultáneamente al anuncio de la postulación —y seguramente como acto de promoción—, el ministro Groux recibió al cantante Pedro Guerra y le obsequió una edición muy coqueta del Diario del Che.

Si un cantante como Pedro Guerra es recibido en persona por la principal autoridad cultural del país, me imagino que si llega a venir a La Paz el comandante en jefe de los cantautores progresistas, el cubano Silvio Rodríguez, debería ser recibido por el Gobierno en pleno. Podrían batir palmas mientras Rodríguez ingresa a la plaza Murillo, como Jesús el Domingo de Ramos, montado en su unicornio azul. Y capaz que hasta le regalen el original del Diario del Che. 

Pero volvamos al asunto: el Estado cree que el Diario del Che es patrimonio documental boliviano y que debe ser reconocido universalmente  en un grado aún mayor que el Diario del Tambor Vargas. Es toda una política de Estado en el campo de la cultura. 

Habrá que recordar, sin embargo, que el Diario del Che está en poder del Estado como botín de guerra. Hay algo innoble en la misma idea del botín o trofeo de guerra: es un bien arrebatado al vencido. En este caso, ese botín de pronto pasa a ser orgulloso patrimonio boliviano. Ahí falta un eslabón que alguien, con mucha imaginación, tendría que intentar explicar.  

Hay muchas diferencias entre los Diarios del Tambor Vargas y del Che. No es éste el lugar para extenderse al respecto. Baste recordar que la consigna del Tambor era “Moriremos si somos zonzos”; en cambio, la del Che era “Patria o muerte”. Elija usted. 

Quien debe estar muy halagado con la iniciativa del ministro  —quizás en el fondo la iniciativa tiene sólo ese propósito— es el presidente Morales, un verdadero fan del guerrillero argentino. En los primeros tiempos de su gobierno acostumbraba regalar a sus visitas un retrato del Che pintado sobre hojas de coca. No obstante, muchos de esos retratos eran discretamente abandonados porque sus nuevos dueños sabían que las hojas de coca, así sea coloreadas, no iban a pasar ninguna aduana del mundo. No se debe descartar, empero, que hayan existido también razones puramente estéticas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia