Tendencias

Wara Heep

El grupo paceño Wara le rendirá tributo a Uriah Heep, una banda británica que inspiró el inicio de su prolífica carrera

Wara

Wara

La Razón (Edición Impresa) / Marco Basualdo

00:00 / 28 de marzo de 2016

Wara nació a principios de los 70 con una propuesta alquímica que la catapultó como la banda estandarte del rock boliviano de aquellos años. Parte de ese distintivo radicaba en la influencia más grande del grupo: la música pesada de la banda Uriah Heep de aquellos melenudos ingleses fue el preferido por el armazón bajo el cual se fundó “la estrella”. El jueves, en el Cine Teatro Municipal 6 de Agosto, a más de 40 años de su aparición, Wara, con algunos cambios en su plantel, le rendirá un homenaje a la banda con la que guarda enormes similitudes, pues ambas abrazaron el rock duro y, aunque distantes, apostaron por una muletilla repetida hasta el cansancio: cambiar el mundo a través del rock. O por lo menos intentarlo.

Como era natural en esa convulsionada época de regímenes oscuros, para los jóvenes rebeldes que buscaban un cambio en el sonido estremecedor, el rock experimental y de vanguardia inyectaba cuestionamientos hacia la honestidad del sistema. Le ocurrió a Wara. “Uriah Heep, así como Deep Purple y Santana, fue de gran influencia para los grupos del país”, relata Carlos Daza, el guitarrista pilar de aquel grupo, cuya luz sigue iluminando. Dicha persuasión quedó patentada en el glorioso LP El Inka, de 1973, con el aporte del gran cantante orureño Nataniel Gonzales, quien había reemplazado temporalmente a la voz del grupo, Dante Uzquiano. El timbre de Gonzales guardaba enorme parecido con el del mítico David Byron, de los Uriah, voz irrepetible en el archivo del rock duro en el ámbito mundial.

Fue en ese contexto dictatorial en que se había forjado el quinteto en La Paz, y sus músicos empezaron a cuestionar a las “dos Bolivias” que lidiaban como antagónicas. La lírica de las canciones del disco narra aquel pensamiento inconforme. “Indio, con tu tristeza / vas envolviendo a mi quietud / sufre, sufre tu pueblo / por la amargura y la incomprensión”, decía la canción Indio, incluida en ese LP que en la actualidad es una reliquia para los coleccionistas.

Wara nació por esas casualidades que otorga la vida. Fue en la frontera argentino-boliviana, cuando los amigos-músicos Dante Uzquiano y Omar León, retornaban del festival Buenos Aires Rock 71. En el puente limítrofe, los paceños pactaron formar una banda de rock pesado.

Uriah Heep lo había hecho a finales de los 60, surgiendo de las raíces de Spice, banda en la que además de Byron militaba el guitarrista Mick Box, ambos fundadores del grupo. Uriah Heep se convirtió en pionera del heavy metal, aunque también empezaba a destacar por la heterogeneidad de su música, de la mano del hard rock, el estilo progresivo y la música de corte épico. Con los años, lo suyo fue considerado rock clásico, digno de una “era dorada”.

PLAGIO. El rock clásico y/o sinfónico obviamente ya no está de moda; sin embargo, ha marcado un hito en la historia musical de nuestro tiempo y por eso se le da el denominativo de clásico”, explica el guitarrista de Wara. Hubo un momento en que la historia de los dos grupos se cruzó como por hechizo del destino.

Según denunciaron los mismos integrantes del grupo, una de las canciones del disco Kimsa, Nacimiento, era una tonada rescatada de la tradición oral potosina y que habría sido grabada por el grupo inglés sin aclaración de la autoría. Fue una leyenda que circuló por mucho tiempo en las mentes rockeras locales.

Pero Daza le pone punto final a ese rumor. “Se puede afirmar que solo se trata de una leyenda rockera, por el extraordinario parecido de la melodía del tema The Park con un villancico nacional que Wara incluyó en su tercer disco”. Aunque León, sumando a la quimera, dijo que los ingleses le enviaron una carta “pidiendo disculpas por el desafortunado hecho”.

El gran grupo tributero del jueves estará conformado por Daza (guitarra eléctrica), León (bajo eléctrico), Adalid Cotjiri (voz), “Chelo” Aguirre (guitarras eléctrica y acústica), Omi Core (batería), Patty Jordán y Laura Ede (coros) y Nicolás Suárez (tecladista). Siete músicos que siguen la llamada de revivir algunos de los himnos fundamentales del género, como July morning, I wanna be free, Love machine y Gypsy, entre otros. Siempre, en nombre del sagrado rock.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia