Tendencias

Willy Pozadas y Javier Parrado invitan: Nos escucharemos

La Orquesta Sinfónica Nacional interpretará  el 8 y 9 de agosto composiciones basadas en música nativa y arreglos de piezas del folklore nacional

compositores. Javier Parrado (izquierda) y Willy Pozadas arreglistas y compositores de las obras que se interpretarán en los conciertos de la Orquesta Sinfónica Nacional. Pozadas, además, dirigirá al elenco sinfónico.

compositores. Javier Parrado (izquierda) y Willy Pozadas arreglistas y compositores de las obras que se interpretarán en los conciertos de la Orquesta Sinfónica Nacional. Pozadas, además, dirigirá al elenco sinfónico.

La Razón / Rubén Vargas - periodista

00:00 / 05 de agosto de 2012

Se dice uyaricuna en quechua, ist’asiñani en aymara y  nos escucharemos en castellano. Y eso es, precisamente, lo que proponen los compositores Willy Pozadas y Javier Parrado junto a la Orquesta Sinfónica Nacional en los dos conciertos que se llevarán a cabo el miércoles 8 y el jueves 9 de agosto a las 20.00. Se trata evidentemente de escucharnos a nosotros mismos.

   Las presentaciones de la Orquesta Sinfónica —con el maestro Willy Pozadas como director invitado— han sido anunciadas como conciertos de música autóctona. En realidad, lo que sucederá esas dos fechas en el Centro Sinfónico de la calle Ayacucho es más que eso. Lo que se escuchará es un programa integrado por composiciones basadas en música nativa, arreglos de piezas de este universo musical e interpretaciones de piezas folklóricas.

    En esta oportunidad, además, el programa del ciclo que promueven Pozadas y Parrado desde hace seis años tendrá un carácter más abarcador. Las composiciones, los arreglos y las interpretaciones ofrecerán una panorámica de las distintas zonas culturales y geográficas del país, vale decir la música de las tierras altas, los valles y las tierras bajas.   

¿Qué otras implicaciones tiene el sugestivo título que lleva este proyecto musical: Nos escucharemos? “Lo primero que hay que destacar”, dice al respecto el compositor Javier Parrado, “es que con este proyecto no estamos rescatando nada. Ni la música nativa ni el folklore necesitan que se los rescate”.

Y en lo que se refiere específicamente a la música autóctona o nativa, el reto que presenta este proyecto para Parrado es creativo. “La música nativa”, dice, “en sí es un hecho sonoro difícil. No se lo puede traducir como se traduce una melodía  folklórica. El folklore maneja un sistema de pensamiento musical fácil de transferir a otros tipos de música. La música nativa, en cambio, produce una resultante que va más allá de las posibilidades de ese lenguaje. El reto es, entonces, creativo: cómo podemos trabajar los valores inmersos en la  música nativa o autóctona a través del aparato sinfónico”.

Para Willy Pozadas en la idea “nos escucharemos” hay también otras connotaciones. “Desde el principio”, dice, “en este proyecto se trataba de producir, ya sea como arreglo o composición, ‘escuchando’ la música nativa. Pero la idea de ‘nos escucharemos’ es una idea de ida y vuelta. Hasta ahora no lo hemos hecho, pero en algún momento deberíamos llevar la música que estamos haciendo al campo. Nosotros ya los venimos escuchando; falta saber qué dirían ellos al escucharnos”.

Esta idea admite aún otra vuelta de tuerca. “Nos escucharemos”, dice Parrado, “quiere decir también que el músico que está interpretando los arreglos de música nativa o folklórica piense, ¿conozco realmente esto?, ¿he escuchado mi música? Hay particularidades en la interpretación. En la primera experiencia del proyecto había una cierta inercia en los músicos, habituados a tocar un tipo de arreglos folklóricos. Pero al tocar, por ejemplo,  kantus,  conkotas o chokelas de pronto se encontraron con estructuras métricas no usuales. Ahora eso ha cambiado”.Historia. La Orquesta Sinfónica Nacional —y otros elencos del país— tiene una larga y diversa relación con la música folklórica. Parrado y Pozadas informan que en los archivos de la Orquesta Sinfónica Nacional figuran arreglos de música boliviana desde los años 40. Uno de los primeros arreglistas fue Eduardo Caba, uno de los compositores bolivianos más destacados del siglo XX. En los años 70, el maestro Alberto Villalpando también hizo arreglos de música nacional. Al finalizar esa década, la Orquesta Municipal de Cámara, dirigida por Juan Antonio Maldonado, grabó un disco con arreglos de música folklórica. Parrado considera que ésta fue “la primera experiencia sistemática”. De ahí hay un salto hasta los primeros años de David Handel como director de la Orquesta Sinfónica. Handel cada año incluía en la programación del elenco sinfónico una serie de conciertos de arreglos de los géneros más conocidos de la música folklórica con la participación de reconocidos cantantes. Y, desde hace seis años, Pozadas y Parrado trabajan en el proyecto Nos escucharemos.

Volviendo al programa que se escuchará en los conciertos del 8 y 9 de agosto, Parrado recuerda que una crítica que se hizo a las anteriores presentaciones del proyecto es que se concentraban en la música del área andina: La Paz, Oruro y Potosí. Esta vez el contenido, como ya se anotó, será más abarcador. Los conciertos tendrán dos partes. En la primera se escuchará arreglos de música nativa y composiciones basadas en este tipo de música. La segunda parte estará integrada por arreglos de piezas de los géneros fundamentales del folklore boliviano: la cueca, el khaluyo, el taquirari y otros.

Con relación a los arreglos de música nativa, Parrado tiene una posición clara. “Para ser respetuosos con la música nativa”, dice, “no hay que copiarla, sino hay que recrear un hecho, un fragmento en el tiempo. Y esa recreación supone que hay que poner muchas otras cosas en el aparato sinfónico”. Y así han procedido él y Willy Pozadas en el tratamiento de los arreglos.

En los conciertos se estrenarán  tres composiciones basadas en música autóctona. Willy Pozadas ha trabajado sobre música de la Chiquitanía y Moxos de los archivos del Museo Nacional de Etnografía y Folklore para componer su Homenaje a las tierras bajas. CAMINANDO. Por su parte, Parrado estrenará Manto bordado de estrellas, obra basada en la música de los chunchus promesantes de la festividad de San Roque de Tarija. En su interpretación participará el tenor tarijeño Wilfredo Urzagaste. La otra obra se llama Caminando y está basada en materiales musicales de la Amazonía: música de una zona cercana al TIPNIS y un taquirari chiquitano. “El hecho de caminar está presente en toda la vida de los habitantes de esta zona”, indica Parrado. “Por eso no es raro que en su caminata a La Paz hayan llegado con sus familias y sus bebés. Es un hecho conmovedor. Ya era un motivo suficiente para hacer música”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia