Tendencias

‘Yo candidato’, la experiencia hecha comedia

En un show de stand up, Ariel Vargas retrata su paso por la vida burócrata.

Stand Up. El actor cruceño Ariel Vargas Mejía en ‘Yo candidato’.

Stand Up. El actor cruceño Ariel Vargas Mejía en ‘Yo candidato’. Foto: Edson Maraz

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas

00:00 / 22 de enero de 2020

Situados en dos extremos aparentemente opuestos dentro la realidad laboral del país están el burócrata y el artista. El primero: obligado al saco y la corbata, a marcar la tarjeta de ingreso y salida y esperanzado en la llegada de los feriados; el segundo: resignado a la incógnita sobre cómo obtendrá el sustento diario, con una percepción y uso distinto del tiempo y la incomprensión de la sociedad sobre la importancia de su trabajo. Ambos se funden en la experiencia del actor cruceño Ariel Vargas Mejía, quien estuvo el jueves y viernes en La Paz presentando su espectáculo de stand up Yo corrupto.

El show surgió de una experiencia real. En 2019 fue invitado a ser jefe de la Unidad Regional Santa Cruz del Ministerio de Culturas y renunció a los nueve meses. Es así que aprovechó esta vivencia para reflexionar, por ejemplo, sobre la noción de “empleo” que tienen los artistas; más siendo director y administrador de un emprendimiento familiar innovador, el snack Tía Ñola, donde se venden empanadas y refrescos a la par de presentar obras de teatro y conciertos.

En ese escenario nació Yo corrupto y desde ahí partió la gira por La Paz, Sucre y Cochabamba. Para difundir la movida cruceña de este género, invitó a la gira a los comediantes Jorge Calero —actor, director, dramaturgo y miembro del grupo Voyeur Teatro— y Matole —Marco Martorell, “filósofo por pasión e ingeniero de profesión”— con el cuidado de ofrecer un espectáculo de comedia de calidad.

En algo más de una hora, los tres comediantes ofrecen rutinas muy diferentes: Calero abre con un monólogo basado en sus viajes y experiencias como boliviano en el extranjero; Matole propone un viaje por su psique, en que las situaciones más simples cobran dimensiones casi fantásticas, gracias a la ironía y la creatividad, además del rostro severo que ayuda a cosechar risas.

El plato fuerte es Vargas, que despliega un manejo exquisito de tiempos, expresiones y entonaciones que permiten recrear tanto las peripecias que el artista experimentó en la gestión pública, como sus implicaciones en la vida.

Esta muestra del stand up  enseña una comedia inteligente que no recurre a imágenes machistas, racistas, homofóbicas o discriminadoras para provocar risas —presente en la mayoría de la comedia que pulula en el país— sin, por ello, ofrecer un espectáculo edulcorado: al contrario, es comedia crítica, aguda y que invita a reír para pensar.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia