Tendencias

El cantante histriónico y atrevido

Adán Jodorowsky conjuga en sus discos y shows sonidos, voz y la creación de personajes

DISCO. Adanowsky, en la portada de ‘El ídolo’.

DISCO. Adanowsky, en la portada de ‘El ídolo’. Foto: El País

La Razón (Edición Impresa) / Liliana Aguirre - periodista

00:00 / 22 de diciembre de 2013

Bajo el pseudónimo de Adanowsky, Adán Jodorowsky sigue la línea multifacética de su padre, el chileno psicomago, artista y cineasta Alejandro Jodorowsky; pero no es de aquellos que deja que la sombra de su afamado progenitor pese sobre él.

Músico, intérprete, compositor, comediante y actor a sus 34 años, el hijo menor de Alejandro y protagonista frecuente de sus diversos filmes, ya tiene tres discos como solista: Étoile Éternelle, El ídolo y Amador.

Su historia empezó cuando era un niño fanático de Elvis Presley y de Little Richard, escuchaba los vinilos de su madre y también admiraba el surrealismo y las películas mudas.

Adán comenzó siendo bajista en una banda de Punk (The Hellboys), tenía 16 años y vivía en París sin saber que su sueño se haría realidad y unos años más tarde sería cantante .

Su voz es encantadora, pero a la hora de articular tiene un acento indefinido, como de algún lugar a medio camino entre México y España, aunque nació en Francia.

Quizá esto tenga que ver con que radica en México y por parte de su padre tiene raíces judio-ucranianas.

Pero las actuaciones y el performance en el escenario de Adán no son los convencionales y en ellos se impregnan lo teatral, lo atrevido y lo simbólico. Para dar por terminado el ciclo del disco El ídolo y aquel personaje que encarnó, el músico realizó un concierto en Ciudad de México, donde además de interpretar sus canciones llevó adelante un acto simbólico que fue la muerte del personaje.

Quitándose la ropa, pintando de color azul a sus bailarinas semidesnudas, con corazones gigantes penetrados por un falo y un verdugo que matará al ídolo, Adanowsky pudo concluir en escena con su personaje frívolo, oscuro y egoísta que terminó en un ataúd cargado por romanos para dar paso a un nuevo personaje: Amador.

Amador está lleno de amor, es un obsesionado por el amor y un eterno enamorado aunque oscuro y es parte de una trilogía que lleva adelante el artista. Tres discos con tres personajes diferentes, aunque del tercero no se sabe nada y aún es un misterio.

Amador, para Adán, implica otra forma de vida porque es emocional, un ámbito poco explorado por él, pero ya se acerca a su fin con un concierto que próximamente ejecutará.

Dentro de sus canciones figuran: Niña roja, Estoy mal, Je t’aime tes genoux, Las ratas, entre otras.

Si bien, el primer disco que circuló en Francia en 2006 tuvo una especie de éxito underground. Entre sus fans destacan la protagonista del filme Amelie, Audrey

Tautou, Adanowsky quiso trascender y hacerse conocer por todo el mundo, lo que lo llevó a mudarse a Los Ángeles y luego a México.

Las giras que ha realizado alrededor del mundo le han sido útiles para difundir su música y realizar show histriónicos, lo que le ha generado muchos seguidores.

En cuanto al cine, su última participación fue en el reciente filme de su padre La danza de la realidad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia