Tendencias

El hechizo de Momo

La compañía de radio teatro Octáfono lleva la novela de Ende a un siguiente nivel, con elementos que evocan imágenes y sonidos para contar una historia mágica.

Actuación. Octáfono, durante su actuación en el Teatro Municipal.

Actuación. Octáfono, durante su actuación en el Teatro Municipal. Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Miguel Vargas

00:00 / 12 de febrero de 2017

L a palabra “magia” está sobreutilizada y venida a menos, pero ¿qué otro término ayuda a describir el efecto que produce en cada espectador la más reciente propuesta de la compañía Octáfono? El elenco dirigido por Wara Cajías regresó al Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez durante la temporada de festejo por los 25 años de vida artística del Teatro de los Andes con Momo, obra en que se recurrió a diferentes recursos visuales y sonoros para crear una pieza que impacta en los sentidos y permanece en el corazón.

El proyecto de Cajías comenzó con La Ratonera y continuó con Drácula, dos piezas que redefinían el concepto del radio teatro, agregándole el “en vivo”, que es la característica, única e irrepetible, de una puesta en escena. Proponer un espectáculo que apelase a lo sonoro en tiempos de lo visual ya era un logro. Tocados, sombreros y otros elementos ayudaban a diferenciar a los personajes, aunque la habilidad de los actores cubrían con creces ese requisito.

Con Momo —basada en la novela de Michael Ende, la historia de una encantadora niña con la capacidad de escuchar y de vencer a los temibles hombres grises, que negocian con el tiempo de la humanidad— se da un paso adelante: lo visual toma mayor protagonismo sin que se rompa la estructura de la propuesta inicial de Cajías; al contrario, la nutre más. Los recursos visuales traspasan lo referencial, haciendo que un paraguas con luces sea capaz de llevar a la imaginación hasta un firmamento estrellado, unas puntiagudas jeringas dibujen a una enfermera cascarrabias y seis expresivos actores/músicos sean capaces de recrear a todo un pueblo.

  • Actuación. La actriz María Teresa Dal Pero. Foto: Miguel Carrasco

Ya que la iluminación, las caracterizaciones de los actores y los desplazamientos en el escenario han realzado lo visual, lo sonoro no se quedó atrás y se reforzó con mucha más música. Así, las canciones son las que llevan el hilo conductor y otorgan las atmósferas auditivas de un cuento universal sin lugar ni tiempo, que transita por distintos espacios con sonidos urbanos, tropicales, melancólicos, divertidos y más.

Esa atemporalidad permite que Momo pueda vivir en Bolivia tanto como en cualquier otro país; hoy, ayer o mañana. En realidad esta niña vive dentro de nosotros y Cajías, María Teresa Dal Pero, Bernardo Rosado, Patricia García, Luis Bredow, Sachiko Sakuma y Mauricio Toledo pueden hacer que  despierte. Y eso —aunque suene a un lugar común— es magia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia