Tendencias

La lucha con Sobras Selectas

Con una mano, Alexis Argüello abre su librería ‘para viejo’ y con la otra apuesta por títulos frescos con su editorial.

Argüello en su librería.

Argüello en su librería.

La Razón (Edición Impresa) / Erick Ortega

01:15 / 18 de octubre de 2017

Alexis Argüello se lanza de cabeza al mundo de papel. Hace un par de semanas estuvo en Lima promocionando la obra de Julio Durán ¿Y quién eres tú para juzgarme?; el martes inaugurará su librería, en la ciudad de La Paz.

Ambas, editorial y librería, se llaman Sobras Selectas y es una apuesta doble de Argüello. Por un lado tiene títulos nuevos y frescos, y en la otra cara de la medalla ofrece “libros usados”, joyas que únicamente un lector con alma apasionada podría valorar.

En menos de dos años, con su editorial ya publicó tres obras: Caja de Zapatos, de Isabel Suárez; Diez de la mañana de un domingo sin fútbol, de Óscar Martínez; y, ¿Y quién eres tú para juzgarme?, de Julio Durán. Esta última se presentó en La Paz y en Lima.

Hoy Argüello tiene sus esfuerzos centrados en sacar adelante la librería. Él, hombre orquesta como es, se ocupa desde la decoración de la librería hasta el lanzamiento del sitio, en dos días.

— ¿Cómo se animó a presentar el último libro en Lima?

— Nace de la promesa que le hice al autor en la Feria Internacional del Libro de La Paz (FIL) 2017. Le dije que iba a hacer tal cosa si es que él conseguía lugar, una librería preferentemente, y a dos presentadores. Así fue que hicimos la presentación en Escena Libre, junto a Leonardo Dolores, editor de Animal de Invierno y Sandra Suazo, poeta.El salón de presentación estaba lleno, hubo buena aceptación del libro.

— Es una aventura el trabajo de editor...

— Me parece que como editor y librero estoy obligado a buscar nuevos mercados y establecer nuevas alianzas. Las librerías de Perú, me parece que algunas son impenetrables, las cadenas principalmente. Pero hay librerías más pequeñas como Escena Libre, Inestable, Rocinante y Cultura Peruana donde sí he podido vender libros, dado que me encontré con personas que ejercen el oficio, lejos de organigramas.

— Insisto… es un trabajo a puro pulmón.

— Es una inversión muy fuerte, creo. Pero otros lo ven como un gasto, tristemente. Yo estoy acá buscando alianzas. Traje a La Paz los libros de Animal de Invierno y los expondré en mi librería. Ellos llevarán mis libros a las ferias en las que participen. Al hacer esta alianza, ambos nos arriesgamos, pero nos visibilizamos donde no imaginábamos, donde no pensábamos que llegaríamos.

— Con la editorial se trata de hacer relaciones sociales y crear presencia.

— Y hablamos de inversión económica también. Esto último, claro, con menor retorno. Pero los otros dos, el social y simbólico, son fundamentales. Ese es el verdadero capital de una editorial, sus fichajes y relaciones.

Imágenes de la presentación de “¿Y quién eres tú para juzgarme?”, la obra de Julio Durán.

— Sobras Selectas ya tiene un horizonte claro.

— Es una apuesta a mediano plazo. No tengo una imprenta. Reniego con los imprenteros. Busco aportar al canon, al menos al nacional, desde la construcción de un canon personal. Apuesto por noveles principalmente. Busco escritores en los que encuentre oficio y frescura. Me interesa hacer las cosas bien o al menos cada vez mejor. No siento que haya venido a competir con el resto de las editoriales establecidas en nuestro país.

Cada libro es un riesgo. Compito entonces contra mí mismo, contra mis niveles de lectura, contra mi yo anterior. No pienso forrarme haciendo edición, pero sí espero poder vivir de hacer esto que creo que se complementa con lo que soy o los demás reconocen como librero; no sé si el mejor, pero mal librero no soy.

— Pero también es escritor.

— Escribo sí, pero no por eso me autodenomino escritor. Tengo inéditos, sí, mando también algunos textos a prensa, pero no escribo con la disciplina de aquellos a quienes admiro ni con la desesperación de quienes publican todo lo que escriben. Soy autocrítico, digo serlo, intento serlo.

— Y, ahora incorporándose también en el mundo de los libreros, de manera digamos “oficial” (aproximadamente durante ocho años tenía un puesto en el pasaje Marina Núñez del Prado).

— El nuevo local quedó lindo, está en el edificio Chuquiago, local 8 (calle México, entre Otero de la Vega y Nicolás Acosta). Habrá brindis de honor el día de la inauguración (el martes a las 18.00). Además durante todo lo que resta del mes de octubre habrá 25% de descuento.

— ¿Cuál será la oferta de la librería, se encontrarán libros usados, también habrá piratas?

— Habrá libros nuevos. Sí. Pero la gran mayoría, casi todos, diría yo, serán libros que ya fueron leídos. Estamos partiendo de un parámetro selectivo en el que predominan libros que no han sido reeditados y por ello en algunos casos son ya inhallables (entre sus joyas literarias están Visitante profundo, de Jaime Saenz y autografiado por el escritor paceño; también tiene la primera edición de un libro de cuentos de José Donoso, firmado por él también, al igual que otro de Adolfo Bioy Casares).

De vez en cuando seguro que se colgará algún pirata, a todas las librerías les ha pasado, por más que se nieguen. Lo que sí, el plan es evitar tal, dado el anacronismo de los libros piratas cuando todo el mundo tiene a mano Internet.

Así, metido de lleno en este mundo, el editor, escritor, librero, alteño, entre otras cosas, apuesta por escribir con su letra en el mundo de los libros.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia