Tendencias

La mujer detrás del Diccionario

María Moliner es un nombre que evoca familiaridad y respeto porque con esos sustantivos se identifica a la creadora del Diccionario de Uso del Español (DUE), una de las obras lexicográficas más importantes del habla hispana.

María Moliner —archivista, lexicógrafa y filóloga— es la creadora de uno de los diccionarios más importantes de la lengua española

María Moliner —archivista, lexicógrafa y filóloga— es la creadora de uno de los diccionarios más importantes de la lengua española

La Razón / Liliana Aguirre / La Paz

00:00 / 19 de febrero de 2012

Nació en Zaragoza el 30 de marzo de 1900, hija de Enrique Moliner Sanz —médico rural— y Matilde Ruiz Lanaja; María Juana fue la mediana de tres hermanos y quien se convertiría en una destacada filóloga, lexicógrafa y archivista.

En 1902, la familia Moliner Ruiz se trasladó a Soria y luego a Madrid, donde los hijos estudiaron en la Institución Libre de Enseñanza (centro experimental pedagógico inspirado en la filosofía del Krausismo).

A los 14 años de edad, la vida de María Moliner sufriría un cambio  radical ya que su padre —que se   desempeñaba como médico de   barco— se quedó en Argentina en el segundo viaje que realizó a América, abandonando a la familia.

Al año siguiente (1915) de este suceso, la madre retornó a Zaragoza y María para ganarse la vida y ayudar a su familia impartía clases particulares de latín, matemáticas e historia; rama en la que se licenciaría con honores más adelante.

A pesar de las peripecias que le tocó sortear, la creadora de uno de los diccionarios más importantes no se rendía y se aplicaba académicamente; una prueba de ello es que en el instituto de Filología de Aragón   se formó y desarrolló trabajos como filóloga y lexicógrafa, colaborando en el Diccionario de Aragonés de la institución.

Al año siguiente (1921), María se licenció con honores de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza y postuló al Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, donde ganó una plaza en el Archivo Nacional de Simancas, en donde trabajó hasta 1924; año en el que fue trasladada al Archivo de Delegación de Hacienda en Murcia y en 1930 al Archivo de Valencia.

En Murcia la aventura del amor era una sorpresa que le esperaba a la lexicógrafa, ya que allí conoció a su esposo, el físico Fernando Ramón Ferrando, con quien tuvo cuatro hijos.

Real Academia. Tanto María como su pareja fueron activos en cuanto a su ideología progresista en tiempos de la República española. Tras la derrota de los republicanos en la guerra civil, sus ideas de izquierda no eran vistas con buenos ojos y esto les ocasionó represalias. En 1939, María bajó 18 categorías del escalafón y su marido perdió la cátedra que dictaba.

Sin embargo, estos no serían los únicos sinsabores que la creadora del Diccionario de Uso del Español  viviría a lo largo de su vida.

María Moliner desde sus conocimientos lingüísticos y gramaticales cayó en cuenta de las deficiencias que presentaba el Diccionario de la Real Academia Española y entonces se embarcó en la tarea de crear el Diccionario de Uso del Español, que en principio creyó que le tomaría dos años y finalmente le exigió 15 años de dedicación.

Trabajando desde su hogar  y con la colaboración del académico de la lengua Dámaso Alonso. En 1955 Moliner firmó un contrato con la editorial Gredos. Diez años después, en 1966 y 1967, su trabajo vio la luz.

En noviembre de 1972, el nombre de María Moliner sonaba y hacía eco en la prensa y círculos académicos como posible miembro de la Real Academia Española (RAE). ¿Sería la primera mujer en ingresar a esta afamada institución dirigida únicamente por hombres?, era la pregunta que muchos se hacían.

Dámaso Alonso, Rafael Lapesa y Pedro Laín Entralgo fueron los que la propusieron como candidata.

Sin embargo, ni el esfuerzo ni la dedicación que puso en la composición del Diccionario de Uso del Español fueron suficientes y en su lugar fue elegido Emilio Alarcos Llorach.

Sobre la negativa para que Moliner ocupe un sillón en la entidad académica se ciernen muchas teorías y la principal se centra en que su condición de género —ser mujer— y el machismo de varios académicos fueron la causa del rechazo.

En 1978,  ya tiempos de democracia en España, Carmen Conde fue la primera mujer en ingresar al masculino mundo de la RAE.

La académica en su discurso de ingreso en 1979 dijo: “Vuestra noble decisión pone fin a una tan injusta como vetusta discriminación literaria” y muchas veces señaló ocupar el sitio que a Moliner le pertenecía.

Sin embargo, aunque la Real Academia Española le otorgó a Moliner un premio por su aporte a la lengua no compensó la pasión por la lexicografía a la que dedicó su vida entera.

En 1973, María Moliner fue atacada por una arterioesclerosis cerebral que la arrinconó de la vida intelectual y al año siguiente murió su compañero de toda la vida.

La suma de estos acontecimientos fueron mermando sus ganas de vivir y en 1981, la brillante lexicógrafa, murió aislada en su casa de Madrid.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia