Tendencias

La nostalgia que calma

Emma Watson nos aliviará del estrés con la nueva versión de ‘La bella y la bestia’,  y no importa que sea buena o mala.

Emma Watson en la nueva versión de ‘La bella y la bestia’.

Emma Watson en la nueva versión de ‘La bella y la bestia’. Foto: wallpapercave.com

La Razón (Edición Impresa) / Nicolás Ewel - comunicador

00:00 / 26 de marzo de 2017

Pocas cosas despiertan un sentimiento nostálgico generalizado. Una fotografía, algún olor, algún sabor, una canción, varios elementos de la vida cotidiana nos ponen nostálgicos por distintos motivos y nos transportan a aquel pasado ya muerto que quisiéramos revivir. Los dos clichés que suelen estar relacionados a la nostalgia son la niñez y los amores pasados, especialmente el famoso “primer amor”. Por ejemplo, el sabor de la comida casera suele ponernos nostálgicos por la sazón de la cocina de mamá. Una canción específica fácilmente conmemora la primera relación. Pero, ¿es válido quedarnos ahí? ¿No es el deber de todo aquel que siente la nostalgia realizar un viaje interno y averiguar, específicamente, qué es lo que se desea de ese pasado que escogemos recordar?

Quizás lo que se extraña no es específicamente la cocina de mamá sino todo lo que aquello implica, el amor incondicional de la madre, por ejemplo. La canción Stressed Out, el primer hit de la banda estadounidense Twenty One Pilots, lo expresa con una sinceridad maravillosa, “Wish we could turn back time, to the good ol’ days / When our momma sang us to sleep but now we’re stressed out”. (Desearíamos poder volver atrás en el tiempo / Cuando nuestras mamás nos cantaban para que durmiéramos, pero ahora estamos estresados). Queda bastante claro que lo que se extraña no es específicamente las canciones de cuna; el reclamo no está en la falta de canciones de cuna sino en el estar “stressed out” (estresado).

Algo parecido sucede cuando escuchamos la canción que nos recuerda al primer amor. ¿Se extraña específicamente el rostro detrás de la idea del primer amor? Claramente no. Se extraña, una vez más, todo lo que aquello implica; la inocencia, la felicidad, la ilusión, la ingenuidad. De alguna manera, esto demuestra que Thomas Gray, uno de los autores del grupo inglés conocido como Los poetas de cementerio estaba en lo correcto: “Where ignorance is bliss / ‘tiss folly to be wise” (Cuando la ignorancia es gozo / es una tontería ser un sabio).

A fin de cuentas, la nostalgia es como la describe Emile Cioran: “Siento nostalgia de lo que ha muerto en mí, de la parte muerta de mí mismo. No actualizo más que el espectro de realidades y de experiencias pasadas, pero ello basta para mostrar la importancia de la parte difunta. La nostalgia revela el significado demoniaco del tiempo, el cual, a través de las transformaciones que realiza en nosotros, provoca implícitamente nuestra aniquilación.” Empero, no todo es malo, pues, siguiendo la línea de Cioran, la aniquilación a causa de la nostalgia está solo en el pasado, dejando así al porvenir abierto. La nostalgia es un sentimiento muy personal y, sin embargo, algunos elementos o algunos sucesos despiertan el sentimiento en una generación entera, o en varias.

La renovación de una de las películas más emblemáticas de Disney, La bella y la bestia será uno de aquellos éxitos que, seguro, despertará la nostalgia en un gran numero de personas. Al igual que con Alicia en el país de las maravillas, Cenicienta o El libro de la selva, la renovación no será animada sino actuada, permitiendo a Emma Watson llenar las zapatillas de la protagonista: Belle. El estreno de la película, programada para este mismo mes, será uno de aquellos pocos sucesos que llenará de nostalgia a toda persona que haya disfrutado del musical de fantasía animado.

La película cumplirá con dos clichés, y positivamente. Despertará —al igual que la mayoría de cuentos de hadas— el deseo por la felicidad absoluta, que se encuentra solo en el amor absoluto. Si esta idea es correcta o no, buena o mala, realmente da igual. Lo importante es que aquella idea había cesado de existir, y regresar a ella, a aquella ingenuidad, es algo completamente deseable, no hay que buscar más allá del poema de Gray para confirmar esto. El segundo cliché es obvio. Vivir otra vez esta historia hará que aquel pasado infantil sin preocupaciones renazca y vuelva a nuestros deseos. Porque “now we’re stressed out” (ahora estamos estresados), y de eso es justamente de lo que nos tratará de alejar la nostalgia, despertada a través de la vuelta a la vida de La bella y la bestia.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia