Tendencias

Los saltos al vacío de Valeria Moeller

La artista multidisciplinaria presenta una retrospectiva pictórica y audiovisual de su propuesta creativa.

Creadora. Valeria Moeller, en el montaje de su nueva exposición.

Creadora. Valeria Moeller, en el montaje de su nueva exposición. Foto: Miguel Carrasco

La Razón (Edición Impresa) / Naira de la Zerda

00:00 / 20 de marzo de 2019

Exponer sus pinturas y no a sí misma se había convertido en una estrategia cómoda de creación, admite la artista Valeria Moeller. Los conceptos de sus obras comenzaron a mostrarle que otros formatos podrían ser más aptos para lo que quería transmitir, pero implicaban un riesgo: exponerse.

En la retrospectiva Seguridad y Fisuras —que se inauguró el 13 de marzo y podrá verse hasta el 11 de abril en La Galerie de la Alianza Francesa (20 de Octubre esq. Fernando Guachalla)—, Moeller muestra los procesos creativos pictóricos que la llevaron a experimentar con el cabaret, el teatro, la música y el canto.

La última exposición en Bolivia que realizó la artista —que radica en México desde 1998— fue hace más de una década, junto a Narda Alvarado, quien ahora escribe el texto introductorio. Las obras que exhibe —que en gran parte salen por primera vez de su taller— están ordenadas en tres momentos que detonaron, después, su paso hacia las artes performativas. “Siempre que estoy en una zona de seguridad soy una experta para lanzarme al vacío. Y eso sucede, siempre, gracias a las pequeñas fisuras y grietas que uno encuentra en su trabajo artístico, que es lo que sucedió con mi pintura”, detalla Moeller.

Uno de los cuerpos se titula Placebos. Éstos son formas o estrategias que diferentes personas cercanas a la artista utilizan para lidiar con el peso de la rutina y la vida cotidiana. “Todos tenemos nuestra manera de sobrevivir en este mundo. Entonces, hice una encuesta entre mi gente para ver qué placebos utilizaban para sobrellevar el mundo y esta realidad. Después elegí aquellos más coincidentes para mis pinturas”.

Otro de los momentos está inspirado en aquel tradicional amanecer que culmina la entrada folklórica del Carnaval de Oruro. La energía de cientos de músicos que solían reunirse durante las primeras horas del domingo de Carnaval para tocar es lo que Moeller tomó para sus obras, que retratan en especial un instrumento: las tubas.

La abstracción fue una de las características más importantes de la creación de la artista durante estas etapas. Y de esa misma búsqueda apareció, luego, algo distinto. Primero un esbozo de una silueta, después un cuerpo y al final un personaje que inauguró una serie de pinturas figurativas. El protagonista de ese momento se llamó Criminal Suicida.

“Tengo una relación bastante visceral con la pintura, en la que de alguna forma me va narrando historias sobre las que voy pintando y así se forman los cuadros. Y este personaje que me causaba bastante inquietud, en realidad”.

De este espacio y tiempo controlados por ella, donde además el objeto artístico queda plasmado permanentemente, surgió la necesidad de una ruptura radical. El performance fue su manera de cerrar un ciclo creativo.

“Más que pensar en que soy pintora o soy cantante, me gusta pensar que respondo a las necesidades de la obra. Es como tener un fuego en el espíritu. Tienes que sacar lo que tienes y es eso lo que marca la forma que tomará”.

Esta ruptura radical implicó también dejar atrás el mundo en dos dimensiones que había creado durante muchos años —solo lo expuesto data de más o menos 1996 hasta el 2004— para lanzarse de lleno a otra cosa.

Pronto descubrió que el tiempo y el espacio en el escenario se manejan de una manera completamente diferente. Los espectáculos no se cierran en un momento concreto. Crecen a medida que se repiten, aunque el contacto con el público, que es efímero, hace único cada momento.

Como resultado de la experimentación con el performance, el teatro y la música nacieron varios personajes: Chuchi Tres Pesos y Malena, por ejemplo.

Ambos están presentes en la exposición a partir de fotografías y proyecciones que representan las fisuras que irrumpen en la seguridad de la pintura.

En una de las paredes hace su aparición una nueva creación, llamada Gallery Manager: “En estos años he trabajado como gestora cultural en diferentes galerías de arte, entonces tengo una gallery manager cuya labor principal es mirar la obra, porque las pinturas también quieren ser vistas. En otra pantalla, contará la relación entre los cuerpos de trabajo que conforman la exposición”.

En la puerta de la galería que da a la Av. 20 de Octubre instaló una zona de “procastinación segura”. Un lugar que invita a los transeúntes a apropiarse de la sala, dándoles un espacio de descanso y reunión. Además, la artista pretende seducirlos para conocer más de la propuesta con acciones y proyecciones de sus personajes, buscando interactuar con los interesados en el arte.

En su más reciente etapa creativa, Moeller desarrolló intensamente la composición musical y el canto. De forma similar a la pintura, su creación nace mayormente de la autoformación. Y sus piezas acompañan la exposición como  banda sonora.

En este arte encontró una complicidad y trabajo en equipo que contrasta mucho con la independencia de la pintura. Como una forma de conectar ambos momentos decidió hacer una gira por Bolivia con su nuevo dúo de música indie, Dixxit, junto al músico mexicano Sesan del Futuro.

“He vivido en varias ciudades del país mientras buscaba diferentes tipos de iluminación para mi pintura. Ahora estoy haciendo un recorrido por ellas con la música que hacemos con Dixxit”.

En La Paz harán tres presentaciones. La primera será el 11 de abril en la Alianza Francesa, con ingreso libre. El 29, serán parte de la fiesta aniversario de Teatro Trono (Calle 17, 615, Plan 405, Ciudad Satélite, El Alto).  Y el 26, darán su último concierto en Bolivia en el Teatro Nuna (c. 21 de Calacoto 8509, parada del PumaKatari).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia