TV-Radio

Marcelo Iripino: ‘En el baile, más que la técnica, están el amor y la pasión’

El bailarín, cantante y coreógrafo argentino participó esta semana en el jurado del programa Bailando por un sueño, que transmite la red Uno de lunes a jueves, a las 21.00.

Marcelo Iripino.

Marcelo Iripino.

La Razón (Edición Impresa) / Andrea Azcui / La Paz

01:42 / 15 de mayo de 2015

— ¿Cómo fue recibido en Bolivia?

— Con tanto cariño, tanto respeto y afecto, estoy lleno de agradecimiento. Llegar a un país como Bolivia a encontrarme con tanta gente educada y cariñosa me va llenando de plenitud.

— ¿Qué opina del programa Bailando por un sueño donde ahora le toca participar como jurado?

— Lo que me gusta de este programa es que se le da mucho énfasis a los sueños, lo que es muy importante. En Argentina el formato cambió, antes era el sueño y ahora es más mediático. Acá le dan mucha importancia a los sueños, que son bastante fuertes y ojalá se pudieran cumplir todos.

— ¿Cuál es su opinión sobre el nivel de los participantes de este concurso de la red Uno?

— Hay mucha gente talentosa en todos los lugares, donde yo he ido he encontrado gente muy capaz. En Bailando por un sueño Bolivia he visto parejas muy talentosas. Sin embargo, si te toca un famoso que no baila, lo más seguro es que el bailarín no se pueda lucir tanto porque tiene que adaptarse a su compañero para que se vea lo más parejo posible, pero estoy seguro de que vamos a ver mucho talento.

— ¿Cómo y cuándo dio sus primeros pasos en el mundo del baile?

— Yo comencé cantando folklore a los ocho años, después vi a Michael Jackson y me encantó bailar y a partir de ahí me dediqué al baile a full. Luego me puse a estudiar para poder hacer las dos cosas a la vez y la verdad que el baile me ha posicionado en el mundo de la farándula. A mis 15 años inicié con el baile, entonces bailaba por bailar, no tomaba clases ni nada. Cuando vi lo que hacía Michael Jackson tomé algunas audiciones y no me aceptaban porque no tenía la técnica, así que me puse a trabajar duro para poder pagar mis estudios y me preparé para poder participar en los castings como correspondía. A partir de mis 18 años hice obras de teatro y desde entonces me dedico a bailar, hasta ahora que tengo 45 años. En todo este tiempo he evolucionado y gracias al baile. Con Susana Jiménez trabajé por más de 20 años, luego entré a Bailando por un sueño, hice varios programas en la Argentina y se me han abierto muchas puertas.

— ¿Cuál cree que sea el secreto para ser un buen bailarín?

— Pasión, más allá de la técnica que le puedas tener, que es importante,  está el amor y la pasión. En el baile, más que la técnica está el amor y la pasión. Cuando uno sale a la pista o al escenario se da cuenta de si alguien baila con amor y con el corazón. Uno puede darse cuenta de que el verdadero bailarín o artista no baila por compromiso sino porque lo siente de verdad y se lo transmite al público en sensaciones de alegría y amor

— Participó como bailarín en el Bailando por un sueño, ahora le toca ser jurado, ¿será fácil?

— La responsabilidad del baile es que tienes un sueño por delante y quieres llegar a esa meta. El jurado está detrás de un escritorio juzgando ese baile, entonces se pone difícil ser jurado cuando tienes que eliminar a un participante, pero calificar es mucho más fácil que estar en la pista bailando, luchando por un sueño y aguantando a esos jurados que atacan. Estar en la pista te genera  adrenalina y el compromiso con el sueño, que es más fuerte que estar de jurado.

— ¿Cuál es el ritmo más fácil y más difícil de bailar para usted?

— Para mí lo más fácil es bailar todo lo que tenga que ver con el reggaetón, la salsa, el pop latino. Se me complica el baile clásico pese a que he tomado clases. Siento que el cuerpo se me va para otro lado (ríe).

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia