TV-Radio

‘Yo no busco aceptación, pero sí que respeten lo que soy’

Roberto Condori - Es el presentador y creador del programa ‘Soy marica y qué’, en radio Deseo. Asegura que el espacio lo salvó y que cuando le dicen que es maricón, ya no siente rabia.

Roberto Condori.

Roberto Condori.

La Razón / Iblin Linarez / La Paz

00:35 / 08 de junio de 2012

— ¿Cómo llegó a radio Deseo?

— Llegué con mis propios pies, en medio de muchas inquietudes, rabia y miedos. Sentía la necesidad de realizar algo y eso me impulsó a hacer el programa, olvidando los prejuicios.

— ¿Por qué tenía rabia?

— Aún reniego por la homofobia y los comentarios que vierten algunas personas.

— ¿Cree que los heterosexuales tienen miedo de los maricones?

— No lo sé, quizás sea inseguridad y les cuesta asimilar al otro.

— ¿Cuándo descubrió que es homosexual?

— Desde niño me di cuenta que era diferente. Me juntaba más con las niñas y en el colegio sólo lo admitía para mí, y hasta viví cierto bullying y me relegaba, era blanco de insultos y puedo decir que ha sido la peor etapa de mi vida.

— ¿Busca que lo acepten?

— Yo no busco aceptación, pero sí que respeten lo que soy. Eso lo decimos en el programa.

— ¿Nunca sintió esa preocupación de “no pertenecer”?

— En el colegio sí tenía esa preocupación por no tener amigos hombres, trataba de buscar compañeros y me daba vergüenza andar con chicas; pero en la universidad ya no, me valía. En esa etapa ya era más individual, pero a medida que creces te das cuenta de que no pasa sólo por admitir que eres homosexual.

— ¿Por dónde pasa?

— El tener el programa me cambió. Antes sólo era yo y punto, y si no fuera por el espacio radial, tendría que ocultar mi homosexualidad y vivir de apariencias. Podría decirse que la radio me salvó y me hice público. Yo tenía mucha rabia, pero decidí canalizar la mala energía en hacer arte y eso es Soy marica y qué. Me da rabia lo que me pasó en el colegio, pero lo estoy superando.

— ¿Cuándo salió del clóset?

— Con el primer programa y también salí en el periódico, justo en La Razón (sonríe) nos hicieron entrevistas y salí así, claro que no medí las consecuencias en ese momento. Di mi nombre y apellido completos, y me dije: a lo que venga, porque nadie sabía en mi casa.

— ¿Qué dijo su familia?

— Lo vieron en el periódico y eso me dio miedo. Me fui a mi cuarto, yo esperaba que me pregunten algo, pero hasta ahora no me dijeron nada.

— ¿No le molesta que no le hayan dicho nada?

— Hace un año atrás me preocupaba, ahora ya no porque mis hermanos ya saben. Me preguntan del programa, claro que no les dije de manera oficial que soy homosexual.

— ¿No le molesta que le digan maricón?

— Ha sido doloroso asimilar esa palabra que tanto me ha dolido, me han crucificado y lastimado con esa expresión, pero la hemos resignificado en el programa, y si de ahora en adelante te dicen maricón, debes decir: “y qué”.

— ¿Cómo cree que cambió el papel del maricón en los medios?

— Antes estaban encasillados. Los maricones sólo hablaban de chismes, belleza y farándula, pero nosotros hablamos de política, economía y de otros tópicos porque podemos hacerlo. Los medios nos han insensibilizado y ridiculizado. Quizás piensan que sólo podemos hablar de condones, sida, plumas, fiesta y piensan que eso es nuestro mundo, pero somos parte de esta sociedad.

— ¿Cree en Dios?

— Creo en Dios, pero no en la religión. Sé que existe alguien allí arriba que me ayuda. Nunca me puse a imaginar a Dios. No creo en el Dios de los católicos, no sé qué Dios será ese, pero yo estoy seguro que el mío me ama.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia