TV-Radio

‘Soy incisivo, pero no me creo un César para juzgar a nadie’

Juan Carlos Arana - Es el creador de la revista nocturna ‘Posdata’, que este mes cumple 19 años en el aire. Según Arana, hacer realidad su sueño le ha costado incluso una casa

Juan Carlos Arana.

Juan Carlos Arana.

La Razón / Iblin Linarez / La Paz

00:01 / 24 de agosto de 2012

— ¿Cómo nació Posdata?

— Es un proyecto desesperado, acuñado al calor del desempleo. Me quedé sin trabajo y pensé que el importante era yo. Mi arrogancia juvenil me hizo creer eso. La pasamos mal con mi esposa, mi hija recién nacida y sin ingresos; fue terrible. Un día Carlos Mesa me llamó de PAT y me ofreció un espacio independiente y me regaló el nombre para el programa, uno que él usaba cuando hacía radio a sus 16 años: Posdata, y así se quedó.

— ¿Pensó que iba a mantenerse tanto tiempo?

— No, la verdad no lo creía; es más, a un principio no teníamos publicidad, pero  fuimos pioneros en el horario nocturno. Ahora todos los canales tienen una revista a esa hora.

— Y ese joven arrogante, ¿volvió a aflorar alguna vez?

— No, nunca más volvió a aparecer. Me he vuelto más prudente y, si bien no llego a un público masivo, sé que la gente que nos ve ha aprendido a respetar lo que hacemos. Creo que tenemos una línea editorial que no está transada o ligada a algún interés político.

— ¿Cómo se califica tras 25 años como periodista?

— Soy un apasionado de la democracia y de mi país. Eso sí,  no soy partidario de un periodismo sanguinario, sí soy incisivo, pero no me creo un César para juzgar a nadie. Me preparo para hacer las entrevistas, ése es mi trabajo, soy un periodista informado.

— ¿A qué atribuye que la gente vea Posdata en ese horario casi de madrugada?

— Es la misma pegunta que me he hecho, sé que es un horario terrible, pero la gente me ve  y no sé por qué me aguanta, porque sé que no soy el tipo más bonito ni el más carismático, pero hago Posdata con el corazón y creo que la gente lo nota.

— Opina sobre todo, ¿no lo amedrentaron por algún tema?

— Posdata  se emitía en el canal del Estado, recuerdo que un ministro de Gobierno me mandó a detener porque no le pareció una cobertura que hice. Otro ministro me dijo, durante la crisis de octubre, que nunca más iba a salir en otro canal a causa de una editorial; pero son pocos los que han procedido así. Es el precio de ser independiente.

— ¿Tuvo que sacrificar algo en estos años?

— No ha sido fácil mantener Posdata; me ha costado mi casa. Llegué una noche y tuve que decirle a mi familia que ya no teníamos casa a causa de un préstamo. Salimos adelante y, aunque no crean, en estos años sólo he acumulado deudas, pero hago lo que sueño y ésa es una bendición.

— ¿Se puso a pensar qué pasará cuando Juan Carlos no esté en Posdata?

— No, cuando yo no esté a la cabeza, sé que habrá otro que tome la posta y quizás haga mejor las cosas. No me asusta no quedarme.

— ¿Qué siente cuando le dicen ‘el gordito de la tele’?

— Sé que no soy Brad Pitt (sonríe); siento que lo de ‘gordito’ es el cariño de la gente y, como le dicen a mi esposa, “yo me duermo y me levanto con su esposo”. Me siento muy honrado por la preferencia de todas esas personas.

Etiquetas

Espere…

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia