TV-Radio

‘Es un hasta luego, ya tendrán noticias mías con dos proyectos periodísticos’

Jimena Antelo Renunció el jueves a Unitel; afirma que lo hace para emprender una empresa propia. En medio de especulaciones sobre su ingreso a otra red, Antelo confiesa a La Razón los motivos que la llevan a alejarse de la televisión por un tiempo. Ella recuerda que su primer trabajo fue como vendedora de ropa usada a sus 15 años y desde ese momento no paró de trabajar. Llevaba nueve años en esa red.

Jimena Antelo dejó Unitel

Jimena Antelo dejó Unitel Foto: La Razón

La Razón / Iblin Linarez / La Paz

00:24 / 23 de enero de 2012

— Después de tantos rumores, ¿usted confirma su alejamiento de Unitel?

— Sí, el jueves presenté mi renuncia irrevocable tras casi nueve años en la red Unitel. Fue una decisión muy meditada mirando todos los escenarios. Tengo un hijo de 22 años y otro de 11, a ellos siempre les predico con la palabra que hay que animarse a emprender algo propio, ahora quiero predicarles con el ejemplo.

— ¿Por qué deja una de los medios más importantes del país y encabezando dos producciones estrella de ese canal?

— Voy en busca de mis sueños, como lo he hecho siempre, ahora sueño con una empresa propia. Sé lo que dejo al partir de Unitel, es la marca grande , pero llegó el momento de hacer lo mío, construir algo propio, quizá pequeño al principio pero capaz de crecer con amor y mucho esfuerzo.

— El año pasado, La Razón se comunicó con usted para consultarle sobre su posible renuncia, usted respondió que no en esa ocasión, un nuevo proyecto llegó después y si ya existía una propuesta, ¿qué le hizo cambiar de opinión?

— Mis sueños comenzaron a ser más fuertes el año pasado, pero cuando usted me llamó mi decisión aún no estaba tomada, ahora sí, ahora los sueños y los proyectos tomaron forma.

— ¿Algo melló la relación entre usted y Unitel?

— No, me voy porque mis sueños no son posibles allí, no por dificultades ni deterioro de nuestras relaciones. En Unitel siempre fui tratada con respeto, ellos me dieron libertad para trabajar y yo les di mi mejor esfuerzo. Fueron nueve años trabajando en la oficina, en casa , fines de semana, feriados…, en fin, ha sido una etapa de trabajo muy esforzada y muy bella.

— ¿Se sintió en algún momento pieza clave de Unitel?

— Si la gente lo ve así es un privilegio que agradezco, lo que yo puedo decir es que cada espacio que he tenido me lo gané con dedicación y trabajo, nada fue regalado.

— ¿Es cierto que no le permitieron despedirse de la gente que la sigue?

— No me despedí porque desde hace algún tiempo las políticas del canal no permiten que las despedidas sean públicas, pero sí tuve una bella despedida privada con todo el equipo de prensa. Fue una reunión muy emotiva e inolvidable, con gente que quiero.

— ¿Usted siente que se hizo de un nombre gracias al medio o al revés?

— Las personas no debemos confundirnos, no somos las marcas de los lugares en los que trabajamos, Unitel me dio el aire y yo le di mi mejor esfuerzo, ellos no me hicieron a mi ni yo los hice a ellos, nos dimos lo mejor.

— ¿Qué imagen cree que la gente tiene de usted?

— Lo que no se ve es lo que hay detrás, trabajamos feriados, fines de semana, cuando la gente descansa. Quisiera que la gente sepa que siempre pongo mi máximo esfuerzo por hacer el mejor trabajo posible. A mis 15 años tuve que trabajar por primera vez, en una tienda de ropa usada, ese fue mi primer trabajo.

— ¿Cuál fue la lección más importante que aprendió en Unitel?

— La lección que aprendí en mis 19 años en la televisión es nunca confiarse, nunca sentirse primeros, respetar a la competencia desde la más pequeña hasta la más grande y ser siempre honestos con las audiencias.

— ¿No siente temor por lo que viene más adelante?

— Claro que tengo miedo, tengo dos hijos a quienes sacar adelante y a quienes dar el ejemplo, pero el miedo que siento no es el temor que paraliza, es el que activa.

— ¿Qué ha sido lo más difícil al tomar esta decisión?

— Sé que lo que se viene no será un camino sin piedras, pero tengo fe en que todo saldrá como espero. Pero como somos humanos y falibles, si fallo, si me equivoco, debo tener la valentía de volver a levantarme.

— ¿Qué le dice a la gente que la veía todos los días?

— Gracias. Así como nuestro trabajo exige sacrificios también tiene bellas recompensas, como ser reconocida y poder entrar a sus hogares. Para la gente sólo tengo agradecimientos, los más profundos y los más sinceros.

— ¿Esta es una despedida o un hasta luego?

— Es un hasta luego, pronto tendrán noticias mías con dos proyectos periodísticos al comienzo y con varios más después.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
26 27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia