Ciudades

miércoles 4 ago 2021 | Actualizado a 09:46

En La Paz, comerciantes de mercados ‘forran’ con plástico sus puestos para evitar contagios del COVID-19

El Gobierno Autónomo Municipal de La Paz socializa y recomienda esta medida de bioseguridad en caso de que flexibilice la cuarentena.

Un puesto de venta en un mercado de La Paz.

Por Micaela Villa

/ 21 de mayo de 2020 / 18:31

Para evitar el contagio con el nuevo coronavirus, comerciantes de al menos dos mercados de la ciudad comenzaron a  “forrar” sus puestos con plástico transparente, que deja solo un pequeño orificio para entregar el producto y recibir el dinero. Así lo comprobó La Razón en un recorrido que realizó por los mercados de Villa Fátima y de Killi Killi, en Villa Pabón.

La Alcaldía informó que esta medida de prevención es parte de un protocolo que regirá esta actividad cuando cambia el nivel de riesgo de contagio de La Paz de alto a medio.

“Si entramos a una cuarentena flexible, requerimos la implementación de medidas para que  evitemos la propagación del virus. Este proceso de socialización está concluyendo con la implementación  de estas medidas, posteriormente, estas serán plasmadas en un documento administrativo que va a permitir su regularización y exigir su cumplimiento”,  explicó Paola Valdenassi, directora de Mercados y Comercio en Vía Pública de La Paz, quien respondió a un cuestionario de este medio.

La medida fue socializada por la Dirección de Mercados con las comerciantes y varias de ellas no tardaron en implementarla, generando un efecto demostración que ha crecido más rápido de lo que esperábamos”,  añadió.

Villa Fátima

El recubrimiento de los puestos de venta de carne o abarrotes con plástico para aislar al vendedor y proteger sus productos, fue asumida desde el lunes 18 de mayo en el mercado de Villa Fátima, excepto los puestos callejeros ubicados en la calle Miguel Aparicio, donde expenden verduras,  y hace dos semanas en el de Villa Pabón.

“Hemos asumido esta medida desde el lunes para que la gente no manosee la carne y no esté al aire libre. Por el momento está así en todo el sector de carne, todas las otras compañeras lo van a poner, la próxima semana. La gente lo ha tomado bien”, contó Olga López, secretaria general del mercado de Villa Fátima.

La venta de carne en el mercado Villa Fátima. Foto: Micaela Villa.

En este centro de abasto comercian entre 400 a 500 vendedoras y debido a la cuarentena, lo hacen entre las 06.00 y las 12.00.

Fuera del mercado, las vendedoras de abarrotes también aislaron sus puestos con plásticos, que tienen un orificio a modo de ventanilla para preguntar, comprar, pagar y recibir el vuelto.

“Nosotros somos ambulantes. Antes de la cuarentena salíamos los fines de semana ocupando el centro de esta vía. Conocimos de esas medidas, no nos estamos negando a adoptarlas, solo que otras tienen puestos fijos. Nosotros veremos cómo podemos hacer”, comentó una vendedora de verduras que no quiso dar su nombre.

López lamento el comercio de carne en vía pública, principalmente de los mercados móviles, no solo “por la mala competencia” que les hacen, también porque “podrían ser un riesgo de contaminación”.

Puestos callejeros en la zona. Foto: Micaela Villa.

“La gente maneja carne en las calles y nosotras pasamos cursos de manipulación y sanidad. La gente debería cuidarse”, recalcó.

Lavado

Las comerciantes, por otra parte, se comprometieron a lavar estos plásticos una vez a la semana y a cambiarlos cuando se deterioren.

“Estamos en una situación difícil y tenemos que asumir nuestras normas de bioseguridad y dar confianza al cliente para que vengan a hacer sus compras. La gran mayoría lo ha asumido. Son cerca de cinco metros usados por puesto”, detalló Eliana Espinoza, dirigente de la Asociación de Comerciantes y Vendedoras del Mercado de Villa Fátima, Ferias y Ramas Anexas.

Los puestos callejeros que se ubican detrás del mercado Villa Fátima. Foto: Micaela Villa.

“La razón para implementar esta (barrera) que nos preparamos para una flexibilización de la cuarentena y ello exige que los centros de abasto estén preparados para recibir a más gente, tratando de reducir las posibilidades de contagio. Hay países en los que los mercados han sido, según la prensa, los principales focos de contagio y no queremos que acá pase eso. La socialización fue con todos, en la medida que podíamos ir encontrándolos. Y así cómo ustedes observan, el efecto demostración ha hecho que las caseras de rubros menos expuestos, también coloquen los nailon”,  dijo Valdenassi.

Killi Killi

En el mercado del mirador de Killi Killi, Sonia Quisbert colocó sus plásticos hace dos semanas. De las cerca de seis comerciantes que tiene este centro de abasto, solo las carniceras implementaron esta barrera protectora.

“Lo hice para prevenir contagios, cuando vino la Alcaldía nos felicitaron. Es que algunos clientes tocan la carne, y si les pido que no lo toquen se enojan. Cada viernes cambio este plástico“, dijo.

La Directora de Mercados y Comercio en Vía Pública informó que el gobierno local ha elaborado protocolos “para diferentes casos”, el colocado de plásticos es sólo uno de ellos. Hay rubros como los de comidas y bebidas elaboradas que para reactivar tendrán “que cumplir protocolos más específicos”.

En el recorrido este diario constató que en los dos abastos las vendedoras usaban sus guantes y barbijos y se desinfectaban con alcohol en gel. (21/05/2020)

Comparte y opina:

Arce recuerda que entre 2006 y 2017, las alcaldías recibieron Bs 117.029 millones, 660% más

El mandatario afirmó que entre 1994 y 2005, las alcaldías del país recibieron Bs 15.402 millones, cifra que, de acuerdo a la información que publicó, se incrementó en 660% hasta 2017.

El presidente Luis Arce, en el congreso de la FAM-Bolivia, el sábado. Foto: Luis Arce

/ 1 de agosto de 2021 / 01:07

El presidente Luis Arce recordó que entre 2006, año en que comenzó a gobernar Evo Morales, y 2017, las alcaldías del país recibieron Bs 117.029 millones, un incremento del 660% respecto de lo que llamó el periodo neoliberal.

“Entre los años 1994-2005, las alcaldías del país recibieron Bs 15.402 millones, mientras que a partir de la nacionalización y de otras medidas tomadas en nuestro primer gobierno, recibieron entre 2006-2017 Bs 117.029 millones, un incremento del 660% respecto al periodo neoliberal”, escribió el mandatario en sus redes sociales.

El mandatario participó ayer del Congreso de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM-Bolivia), en el que dijo que la situación del país, respecto del año pasado, es diferente. “Hemos reactivado la inversión pública y nuestro gobierno está realizando programas de ayuda a las alcaldías para sus obras urgentes”, afirmó.

En ese marco, de trabajo con los gobiernos municipales, Arce también se refirió a la actual crisis sanitaria derivada de la irrupción de la pandemia del COVID-19 en el país y el mundo.

Dijo que el país necesita apurar la vacunación para aminorar los efectos de la enfermedad en país. La noche del domingo fueron reportados 693 nuevos casos de contagio en el país y 15 fallecidos, Desde marzo de 2020, cuando aparecieron los dos primeros casos, en Santa Cruz y Oruro, el país reporta 473.506 enfermos y 17.821 fallecidos.

La vacunación con las primeras dosis alcanzó 2,8 millones de personas y con las segundas dosis, 1,6 millones.

Comparte y opina:

Sin presencia del Estado en la región, el contrabando se apodera de Guayaramerín

Prendas de vestir, electrodomésticos y sobre todo alimentos y bebidas del Brasil ingresan sin restricción o control sanitario a Guayaramerín.

Comerciantes usan barcazas para importar mercadería de contrabando de Brasil. Foto: Rodwy Cazón

/ 31 de julio de 2021 / 15:12

Prendas de vestir, electrodomésticos y sobre todo alimentos y bebidas del Brasil ingresan sin restricción o control sanitario a Guayaramerín. El contrabando se apoderó de esa región del país donde el comercio es la principal fuente de ingresos de la población.

Esta situación crítica fue confirmada por La Razón en esa región ubicada al norte de Beni, en la frontera con Brasil, a orillas del río Mamoré, afluente que es utilizado para transportar la mercadería brasileña a territorio boliviano a través de botes y otras embarcaciones.

Los comerciantes bolivianos desde tempranas horas de la mañana cruzan el río y desembarcan en los puertos del estado brasileño de Rondonia. En esa región toman contacto con diferentes comerciantes mayoristas que administran inmensos galpones en los cuales almacenan los productos.

Bebidas, electrodomésticos, arroz, harina o azúcar son transportados desde el lado brasileño. Foto: Rodwy Cazón

CONTRABANDO

De acuerdo con la demanda del mercado nacional, compran prendas de vestir, electrodomésticos, herramientas, bebidas con y sin alcohol, pero sobre todo alimentos como arroz, azúcar, manteca, aceite, así como carne de res y de pollo.

Para cerrar cada negocio de compra y venta —entre los comerciantes bolivianos y los mayoristas brasileños— rige la ley de la oferta y demanda, y cualquier descuento en el precio está condicionado a la cantidad del producto a ser comercializado.

Cerrada la compra, la mercadería es trasladada en camiones hasta las orillas del puerto en el lado brasileño. En muchos casos son transportados manualmente hasta las canoas contratadas, sin embargo el ingenio de algunos estibadores hizo que construyan “canaletas” por donde deslizan fácilmente los paquetes de forma directa a las embarcaciones, debido a la altura y distancia donde se estacionan los citados camiones.

Las toneladas de productos son embarcadas en canoas, las cuales cruzan el río Mamoré de retorno a Guayaramerín, hasta la terminal portuaria Wálter Justiniano, conocida también por pobladores como “Puerto Balsas”, donde esperan decenas de personas, sobre todo jóvenes, que se dedican a descargar la mercadería, que por la labor cobran entre Bs 0,30 y Bs 0,50 por paquete.

En territorio boliviano los productos son trasladados a Riberalta, Santa Ana del Yacuma, Rurrenabaque, San Joaquín y Trinidad. No obstante, un gran porcentaje se queda en Guayaramerín.

Al respecto, la presidenta del Concejo Municipal de Guayaramerín, Ilonka Saucedo, comentó a este medio que en esa región no existen empresas y menos industrias que ofrezcan fuentes laborales, por esa situación la población se dedica a la internación de mercadería a territorio nacional y al comercio de productos de contrabando.

“Si se dan una vuelta por Guayaramerín se van a dar cuenta de que no hay industrias, no hay empresas, y las que hay se asientan en Riberalta, que está a una hora de nuestro pueblo (…) tenemos la luz más cara del país, entonces no hay posibilidades para la gente que quiere venir a invertir en esta región, por ello lo único que hay en Guayaramerín es comercio”, dijo la autoridad municipal.

DESEMPLEO

De igual manera, el dirigente de los estibadores de esa región fronteriza, Daveyba Becerra, justificó las actividades del sector ante la falta de fuentes laborales. “Si no es este trabajo de cargar y descargar, no hay más, aquí nos reprimen, pero no nos dan opciones laborales, aquí no hay empresas, solo hay un aserradero”.

Según el dirigente, más de 500 jóvenes se dedican a estibar los productos que llegan en las canoas del lado brasileño, siendo al finalizar la tarde cuando se registra el mayor movimiento comercial.

Una joven que hace el trabajo de control de las embarcaciones relató a este medio que permanentemente llegan los botes, también llamados “chalanas” con pasajeros y diferentes artículos al lado boliviano. “Son 34 chalanas que trabajan en esta zona y más allá están los Tequepeque que traen exclusivamente productos de contrabando”, dijo.

El transporte a Brasil en una chalana tiene un costo de entre Bs 12 y Bs 15 por persona.

En esa línea, la dirigente de la asociación de dueños de botes y canoas de Guayaramerín, Mayerlin Pereira, señaló que debido a la cantidad de personas que se dedican a ese rubro, existen días en los cuales no tienen nada que transportar, por lo que vuelven a sus casas sin recursos.

“Para hacer un viaje tengo que llevar por lo menos 50 cajas de galletas o paquetes de fideo para ganarme Bs 50, este barranco tiene varios metros hasta el río, tenemos que correr, cargar y sacar la carguita”, relató.

Debido al movimiento de mercadería, población involucrada y falta de condiciones para evitar el contrabando de productos, se observó que la Policía, Fuerza Naval y Guardia Municipal fueron rebasadas por esta actividad ilícita.

Las citadas instituciones y sus efectivos se limitan a observar cómo ingresa a territorio nacional la mercadería ilegal procedente del Brasil, sin efectuar ninguna tarea de control.

A esta situación se suman comerciantes que se oponen a los controles y en muchos casos se enfrentan a las autoridades de la región, conoció LA RAZÓN en su visita a Guayaramerín.

De acuerdo con datos del censo de 2012, Guayaramerín contaba con 42.000 habitantes, esa cifra creció considerablemente en los últimos años y a la fecha se estima que su población supera las 100.000 personas.

Un 90% de los vehículos de transporte son ‘chutos’

En el recorrido efectuado por La Razón se observó que la mayoría de los vehículos que prestan servicios de transporte libre en Guayaramerín no cuentan con las placas correspondientes. Los propietarios exigen una nueva nacionalización que regularice la situación de los “chutos”.

El principal dirigente de una asociación de mototaxistas, Alberto Zeballos, al admitir que el 90% del parque automotor de la región es indocumentado, sugirió al Gobierno aplicar una nueva nacionalización de vehículos.

“La nacionalización sería la salida más saludable, pero queremos ser serios en el problema de que si van a nacionalizar que sea para los carros de los sindicalizados, para el sector que lo está pidiendo”, declaró.

Asimismo, reconoció que existe un “trato” con las estaciones de servicio para la venta de combustible a los vehículos que no cuentan con el B-Sisa.

La carne de pollo de Brasil ingresa sin control sanitario

Entre los productos brasileños que ingresan al país sin control, menos sanitario, se encuentra la carne de pollo, que es transportada desde el vecino país sin cumplir un requisito fundamental, la cadena de frío.

El pollo brasileño ingresa a territorio boliviano en horas de la noche, cuando la temperatura baja, y es distribuido a primera hora de las mañanas sobre todo entre negocios de comida rápida de Guayaramerín.

Según la presidenta del Comité Cívico de Riberalta, Cinthia Miranda, “no es rentable traer pollos de granjas nacionales por el precio del transporte; (sin embargo), sale mucho mejor consumir del lado brasileño, que es de contrabando”. Al respecto, los avicultores nacionales expresaron su preocupación porque al margen de afectar a la producción nacional, los pollos de contrabando pueden afectar la salud de la población por el riesgo de descomposición del producto al no contar con cadena de frío.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La Alcaldía de Santa Cruz anula por segunda vez la licitación de la planta de oxígeno

La carencia de este insumo médico afectó a varias regiones durante la tercera ola de la pandemia del coronavirus.

Cilindros de oxígeno. Foto de archivo: APG.

/ 31 de julio de 2021 / 12:53

El gobierno municipal de Santa Cruz anuló la segunda convocatoria de adquisición de una planta procesadora de oxígeno, en puertas de los preparativos para enfrentar una posible cuarta ola de la pandemia.

«La segunda convocatoria de adquisición de la planta procesadora de oxígeno ha sido anulada ante el incumplimiento de requisitos que exige la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed) para este tipo de contrataciones», reseña un comunicado institucional.

Esa anulación surge después de que concejales de Comunidad Autonómica (C-A) denunciaron que la Alcaldía había contratado a la empresa Oxígeno y Gases Industriales Gasox S.R.L., pero se observó que la oferta económica de dicha empresa es superior a la que presentaron otras, toda vez que asciende a Bs 5.480.000.

Tras esa denuncia, el alcalde de Santa Cruz, Johnny Fernández, dijo que el proceso de licitación no estaba concluido.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Cinco alcaldías solicitarán la modificación de la norma para monetizar el desayuno escolar

El alcalde de La Paz, Iván Arias, informó que presentará una propuesta a la Asamblea Legislativa junto con las municipalidades de Santa Cruz, Tarija, Sucre y Potosí.

Una ración de desayuno escolar en La Paz. Foto: La Razón-archivo

/ 30 de julio de 2021 / 13:26

Los gobiernos municipales de La Paz, Santa Cruz, Tarija, Potosí y Sucre se unirán para solicitar a la Asamblea Legislativa un cambio en la norma sobre el desayuno escolar, de manera que puedan monetizar los recursos y entregarlos a los estudiantes de otra manera, dado que la mayoría de los centros urbanos aún pasa solo clases a distancia debido a la pandemia del COVID-19.

«La íbamos a presentar (la propuesta) este lunes que ha pasado, pero debido a que nos han llamado de Santa Cruz, Tarija, Sucre y Potosí, (la) hemos postergado para la próxima semana, porque vamos a presentarla como parte (conjunta), ya no solamente del municipio de La Paz sino de varios municipios», informó el alcalde de La Paz, Iván Arias, según una nota institucional.

Éste es el segundo año en que el desayuno escolar no puede ser entregado de manera directa como alimento complementario a los estudiantes, debido a la suspensión de actividades presenciales.

El año pasado, la administración de Luis Revilla decidió destinar los recursos a la entrega de canastas de alimentos, algo que Arias pretende cambiar por entregas en efectivo o por recojo de productos por billetera móvil mediante los supermercados.

«Lo que hemos acordado con los padres de familia es que se va a hacer una billetera del desayuno escolar, según lo que permite la ley. El año pasado hubo la experiencia de la canasta familiar y los padres de familia rechazan, porque se han presentado productos que se vencen y la experiencia no ha sido la mejor».

Sin embargo, no se negó a la posibilidad y anunció que continuará el diálogo con las juntas escolares. Se estima que el beneficio para cada estudiante será de unos Bs 260.

Comparte y opina:

Santa Cruz declarará alerta municipal por sospecha de circulación de la variante Delta

El alcalde Jhonny Fernández informó que en seis distritos se reportaron pacientes síntomas similares a los asociados con la variante del COVID-19.

Santa Cruz está en alerta sanitaria por la presunta irrupción de la variante Delta.

/ 30 de julio de 2021 / 11:14

El alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández, anunció este viernes que la municipalidad declarará alerta sanitaria por la sospecha de la circulación de la variante Delta del COVID-19.

«Nos declaramos en alerta sanitaria municipal y vamos a empezar a trabajar para evitar que esta nueva cepa tenga consecuencias más difíciles para nuestros ciudadanos», informó el alcalde.

Puntualizó que la alerta consistirá en un trabajo intenso de rastrillaje en los barrios donde se encontró casos sospechosos; este viernes se definirá el cronograma para desarrollar el diagnóstico y tratamiento temprano.

«Tenemos los informes, seis distritos están en este momento con ciudadanos que están con síntomas de esta nueva cepa que es la Delta; vamos a hacer un trabajo de rastrillaje».

En el país aún no se reportaron oficialmente casos de contagio con la citada mutación, la cual fue identificada por primera vez en India. En Santa Cruz se aguardan los resultados de exámenes laboratoriales para estar seguros del diagnóstico.

«El diagnóstico lo vamos a hacer nosotros y serán los laboratorios, a través del Sedes (Servicio Departamental de Salud), los que van a trabajar en este tema. Nosotros vamos a hacer el diagnóstico, el rastrillaje por barrio, la desinfección permanente y también estamos con medicamentos de ser necesario».

El Sedes Santa Cruz anticipó que se coordinará con el Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) y el Instituto Nacional de Laboratorios de Salud (Inlasa) para que se realicen los estudios necesarios.

Comparte y opina:

Últimas Noticias