Economía

jueves 16 jul 2020 | Actualizado a 08:28

Nueve de cada 10 industrias prevén caída en ventas y el 74% no tramita plan de créditos estatal

La CNI y la CAINPAZ realizaron una encuesta para ver los efectos de la pandemia en el gremio. Plantean seis medidas al Gobierno, entre ellas la flexibilidad laboral y el ajuste de los salarios mediante un diálogo tripartito

/ 5 de junio de 2020 / 11:46

Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industrias.

El 93% de las industrias en el país prevé una caída en sus ventas por el impacto de la pandemia del coronavirus y el 74% no tramita el plan de créditos propuesto por el gobierno de Jeanine Áñez, por las dificultades para su acceso.

Son parte de los resultados de la encuesta llevada a cabo por la Cámara Nacional de Industrias (CNI) y la Cámara Departamental de Industrias de La Paz (CADINPAZ), entre el 19 y 20 de mayo, para evaluar los efectos de 60 días de emergencia sanitaria.

De acuerdo con una nota de prensa, se realizaron 424 encuestas en el sector industrial manufacturero del país, “que representan alrededor del 80% del aparato productivo nacional considerando el nivel de ventas”.

“Entre sus hallazgos, figuran la alta paralización de actividades industriales a nivel nacional que genera problemas de iliquidez en las empresas para atender obligaciones salariales, crediticias, impositivas, entre otras obligaciones”.

La encuesta indica que el 55,9% de las industrias paralizó 100% de su capacidad instalada utilizada, el 22,9% lo hizo entre 61% a 80%, mientras que el 11,1% entre 41% y 60%, el 5,2% entre 21% y 40% y el restante 5%, entre 10% y 20%.

El 93% prevé una caída en sus ventas para este año, el 2% dice que subirán y el 5% pronostica ningún cambio. Además, el 29% señala que las ventas caerán entre 51% y 90%, y el 51% de las unidades productivas calcula que disminuirán entre 21% y 50%.

“Los créditos contraídos por el sector industrial anteriormente a la cuarentena del COVID-19 tienen un 75% de probabilidad de entrar en mora o ingresar en reprogramación en el sistema financiero”, añade el documento.

En cuanto al plan de crédito gubernamental dispuesto para pago de salarios y/o funcionamiento de operaciones, el 74% de las industrias no accedió o no tramita ello porque consideran que hay dificultades para el acceso a esta propuesta.

Asimismo, el 91% de las unidades productivas de este gremio prevé que por la paralización de actividades provocada por la crisis sanitaria del coronavirus se enfrentarán problemas para el pago de las obligaciones tributarias.

Paralelamente, el sector plantea seis medidas al Gobierno para hacer frente a estas dificultades. Primero, la flexibilidad tributaria, con la condonación, diferimiento y/o la reducción de alícuotas de impuestos.

Segundo, créditos con garantía estatal y/o diferimiento de pago de créditos bancarios en condiciones blandas de tasa de interés y plazos, aparte de un fondo estatal para la concesión de créditos.

Una tercera propuesta es el fomento a la producción y el consumo de los productos con el sello “hecho en Bolivia”, para aliviar la caída de la demanda de bienes y servicios.

Cuarto, plantear la flexibilidad laboral, que permita la negociación entre el empleador y el empleado para ajustar la demanda a la oferta laboral en el nuevo contexto de la recesión económica.

El gremio pide también aplicar medidas de bioseguridad para retornar al trabajo y aliviar la asfixia económica a las industrias. Y sexto, ajustar los salarios mediante la participación entre el Estado, el empresario y el trabajador. (05/06/2020)

Comparte y opina:

El INE actualiza datos de la canasta básica de alimentos y líneas de pobreza tras tres décadas

Con la actualización, la pobreza en 2019 llega al 37,2% de la población boliviana. Un año antes, en 2018, con la serie antigua, el índice para la pobreza era del 34,6% y con la nueva subía a 39,9%.

/ 16 de julio de 2020 / 00:09

El director general ejecutivo a.i. del Instituto Nacional de Estadística (INE), Rubén Aguilar. Foto: INE

El director general ejecutivo a.i. del Instituto Nacional de Estadística (INE), Rubén Aguilar, presentó este miércoles la actualización de la canasta básica de alimentos y de las líneas de pobreza y pobreza extrema.

Añadió que los datos se actualizan después de tres décadas y son el resultado de un amplio debate entre las entidades públicas encargadas de ejecutar políticas económicas e instituciones académicas.

“Hay razones económicas y técnicas para que el INE realice la actualización de los indicadores de pobreza; la coherencia económica que debe existir para medir correctamente con base a los criterios de la realidad actual. Por otro lado, el INE, en estricto sentido, ya no debe monitorear la canasta básica de alimentos de hace 30 años atrás que, con toda seguridad, incluso la racionalidad nos dice, los resultados estarían sesgados.”, mencionó Aguilar en un comunicado.

La línea de pobreza extrema representa la cuantía monetaria mínima para adquirir una canasta básica de alimentos que permitirá cubrir las necesidades nutricionales diarias de una persona; en tanto que, la línea de pobreza además de incluir los gastos alimentarios, incorpora otros gastos esenciales en bienes o servicios como vestimenta, salud, educación, servicios básicos, vivienda, entre otros.

La autoridad explicó que hasta el 2019, el INE realizaba la medición de las líneas de pobreza para el área urbana con base en la Encuesta de Presupuestos Familiares 1990-1991, mientras que para el área rural utilizaba la Encuesta de Evaluación de Impacto del Fondo de Inversión Social de 1997.

A partir de la gestión 2020, la actualización de las canastas básicas de alimentos para las ciudades capitales, El Alto, resto urbano y rural, se calculan a partir de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) 2015-2016.

La EPF 2015-2016 permite contar con canastas para 12 dominios, que incluyen las nueve ciudades capitales, Sucre, La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Tarija, Santa Cruz de la Sierra, Trinidad y Cobija, además de la ciudad de El Alto, un dominio de resto urbano y otro rural. Así también dicha encuesta cuenta con información actualizada de los patrones de consumo de la población, y refleja al mismo tiempo, los cambios demográficos, sociales, económicos y tecnológicos, que se han dado en los últimos años.

El director señaló que “toda la labor técnica que sustenta esta actualización, fue sometida a los más altos estándares a nivel internacional y fue discutida con un equipo de especialistas del Banco Mundial, los cuales asintieron con la rigurosidad técnica del trabajo”.

Según el INE, “bajo la nueva actualización de líneas de pobreza extrema y pobreza, las cifras muestran que en los últimos cuatro años se habrían incrementado tanto en área urbana como en la rural”.

Para 2019, 12,9% de la población en Bolivia se encuentra en condición de pobreza extrema y un 37,2% en situación de pobreza.

(16/07/2020)

Comparte y opina:

El Gobierno lanzará un nuevo sistema de créditos blandos y de fácil acceso para la población

El plan denominado “Crédito I, II y III” ayudará a la reactivación de la economía boliviana, afirmó la presidenta transitoria Jeanine Áñez, y será presentado este jueves.

/ 15 de julio de 2020 / 23:22

La presidenta Jeanine Áñez guarda aislamiento en la residencia de San Jorge.

El Gobierno lanzará un nuevo sistema de créditos blandos “con el interés más bajo del mercado” y de fácil acceso para la población boliviana. Los detalles del plan denominado “Crédito I, II y III” será conocido este jueves, anunció la presidente transitoria Jeanine Áñez.

“Hicimos el plan empleo y salario. Mañana estamos lanzando un nuevo sistema de créditos blandos, fáciles y para todos, con el interés más bajo en la historia de la economía boliviana, es el ‘Crédito I, II, III’, no solo de intereses bajos, sino que también se obtiene de modo fácil y rápido, de ahí su nombre”, explicó la Jefe delEstado.

Subrayó que los préstamos serán de fácil acceso y no burocráticos, porque se trata de un triángulo económico, entre bonos, créditos y empleos como mecanismos que ayuden a reactivar la economía boliviana.

La Presidenta presentó este miércoles el Programa Intensivo de Empleo (PIE) con un financiamiento directo del Tesoro General de la Nación (TGN) de Bs 100 millones que será ejecutado entre el Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda y los gobiernos municipales del país.

“La inversión es de 100 millones de bolivianos a cargo del Ministerio de Obras Públicas que ejecutará, con los municipios, los empleos y los proyectos. El PIE definirá los proyectos de manera inmediata en los municipios más grandes del país”, manifestó Áñez mediante una declaración virtual desde la residencia de San Jorge en La Paz, donde guarda aislamiento porque es portadora de coronavirus.

Este programa de empleos está acompañado de varios programas de créditos a los sectores de microempresarios y empresarios medianos a fin de evitar despidos de trabajadores ya que de lo que se trata es de reactivar la economía desde la creación de empleos y evitar el cierre de unidades productivas.

“No hemos dudado en dar créditos para que las pequeñas empresas y las empresas medianas, créditos fáciles para que no despidan a sus trabajadores y para que puedan salir adelante, por eso hicimos el plan empleo y el plan salario”, afirmó la Jefa del Estado.

Añadió que se está asumiendo una nueva iniciativa de generar empleos y consiste en dar dinero a las alcaldías para que ellas contraten de manera inmediata a miles de trabajadores en trabajos para obras públicas como el arreglo de calles, aceras, muros perimetrales, adoquinados y otros que implican la demanda intensiva de mano de obra.

Indicó que con el salario que ganen las familias beneficiadas comenzarán a comprar cosas, consumir lo que el país produce y poner en movimiento la economía boliviana impulsando la demanda laboral.

(15/07/2020)

Comparte y opina:

La industria manufacturera se contrajo -6,5% en el primer semestre

Una caída de esa naturaleza no se registró en los últimos 15 años y la recuperación del sector aún es incierta pues hasta abril el Producto Interno Bruto (PIB) está en descenso, experimentando también una contracción de -5,6% a consecuencia de la pandemia.

/ 15 de julio de 2020 / 18:57

Las industrias se encuentra en crisis por la pandemia.

La industria manufacturera se contrajo -6,5% en el primer semestre del año a consecuencia del COVID-19 y se prevé que el indicador baje aún más porque el Producto Interno Bruto (PIB) está en rojo hasta abril (-5,6%), según un reporte del sector.

La Cámara Nacional de Industrias (CNI), a través de su boletín titulado “Monitor Macroeconómico”, advirtió este miércoles que la industria manufacturera se contrajo -6,5% en los primeros seis meses del año, cuando en 2019 cerró en 3,19%.

Una caída de esa naturaleza no se registró en los últimos 15 años y la recuperación del sector aún es incierta pues hasta abril el Producto Interno Bruto (PIB) reportó un importante descenso, experimentando también una contracción de -5,6% a consecuencia de la pandemia.  

El boletín también reporta que el desempleo subió a 8,1% hasta mayo, sobre todo en áreas urbanas, cuando a diciembre de 2019 se ubicó en 4,8%.

El impacto del coronavirus sobre el desempleo representa aproximadamente 3,3 puntos porcentuales y se encuentra en ascenso como resultado de la paralización de las actividades tanto públicas como privadas.

El documento también analiza el déficit en la balanza comercial, indicando que, a mayo de 2020, llegó a $us 31 millones, cuando el déficit en similar período de 2019 fue de $us 674 millones.

Se trata de un menor déficit que obedece a una caída de las importaciones respecto de las exportaciones (36% versus 24%), producto del menor flujo de comercio internacional por la crisis sanitaria.

(15/07/2020)

Comparte y opina:

La CEPAL ajusta proyección y prevé que PIB boliviano se contraerá 5,2% en 2020

“Se prevé ahora un aumento también mayor del desempleo, que a su vez provocará un deterioro importante en los niveles de pobreza y desigualdad”, declaró la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena.

/ 15 de julio de 2020 / 18:46

Producción sobre la economía en Bolivia

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) presentó este miércoles un nuevo informe sobre las proyecciones de crecimiento de los países de la región y pronosticó que la economía boliviana se contraerá un 5,2% frente a la previsión de un 3% realizada en abril.

La proyección del organismo internacional, dependiente de Naciones Unidas, está en la línea de otro documento publicado el 8 de junio por el Banco Mundial, que vaticinó una retracción del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia del 5,9%, muy por encima del 3,4% proyectado en abril.

La Razón publicó el 26 de junio que la economía boliviana había entrado oficialmente en recesión con una caída de la actividad económica del 5,6%, confirmando las proyecciones de los organismos internacionales sobre una contracción del PIB del país.

A partir de abril, cuando la CEPAL publicó sus últimas proyecciones sobre la dinámica de la región para 2020, se han intensificado tanto el choque externo como el interno.

Según el organismo internacional, la actividad económica en el mundo está cayendo más de lo previsto en abril y, con ello, aumentan los impactos externos negativos sobre la región.

Además, “América Latina y el Caribe se encuentran hoy en el epicentro de la pandemia y, si bien algunos gobiernos han comenzado a aliviar las medidas de contención, otros han debido mantenerlas o incluso intensificarlas ante el persistente aumento de nuevos casos diarios de la enfermedad”, señala la CEPAL en su informe “Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones”.

De acuerdo con el informe, dado que tanto el choque externo como el interno se han intensificado, la región evidenciará una retracción del PIB de 9,1% en 2020, con disminuciones de 9,4% en América del Sur, 8,4% en América Central y México y 7,9% para el Caribe excluyendo Guyana, cuyo fuerte crecimiento lleva al total subregional a una contracción menor (de 5,4%).

El documento plantea que la caída en la actividad económica es de tal magnitud que llevará a que, al cierre de 2020, el nivel del PIB per cápita de América Latina y el Caribe sea similar al observado en 2010, es decir, habrá un retroceso de 10 años en los niveles de ingreso por habitante.

“Se prevé ahora un aumento también mayor del desempleo, que a su vez provocará un deterioro importante en los niveles de pobreza y desigualdad”, declaró la secretaria ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, en su presentación.

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) presentó este miércoles un informe en el que da cuenta que el desempleo abierto en áreas urbanas del país ha trepado a 8,1% a mayo de 2020 debido a la pandemia del coronavirus, cuando a fines de 2019 se ubicó en 4,8%.

(15/07/2020)

Comparte y opina:

A consecuencia de la pandemia, el desempleo urbano trepa en el país a 8,1%

El indicador llegaba a 4,8% a fines de 2019. Hasta abril, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de la población desocupada en el área urbana alcanzó un 7,34%, la más alta desde febrero de 2016 (6,48%).

/ 15 de julio de 2020 / 12:58

Las industrias fueron golpeadas por la crisis del coronavirus. Foto: AFP

El desempleo abierto en áreas urbanas del país ha trepado a 8,1% a mayo, debido a la pandemia del coronavirus, cuando a fines de 2019 se ubicó en 4,8%, señala un informe de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) sobre la evaluación de la economía en el primer semestre de 2020.

“El impacto del COVID- 19 sobre el desempleo representó alrededor de 3,3 puntos porcentuales. El COVID-19 generó un ascenso del desempleo producto de la paralización en las actividades tanto público como privadas”, se lee en el documento.

El aumento del desempleo confirma las predicciones de organismos internacionales, que alertaron que la pandemia tendría fuerte impacto en las economías de naciones en desarrollo por las prolongadas cuarentenas que paralizan el aparato productivo y el comercio.

El Banco Mundial pronosticó en su último informe que por la crisis sanitaria la economía boliviana se contraerá 5,9% este año, una cifra sin precedentes en más de tres décadas.

Los datos oficiales confirman preliminarmente esta proyección. A abril de este año, la actividad económica en el país ha decrecido un 5,6%, confirmando las proyecciones de los organismos internacionales sobre una contracción del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Según el último reporte del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) del INE, todos los sectores, a excepción de la agropecuaria, comunicaciones y servicios de la administración pública, han registrado un decrecimiento.
Los sectores que más se han contraído son minería (-1,62%), transporte y almacenamiento (-1,22), industria manufacturera (-1,02), comercio (-0,95%) y construcción (-0,51%). Estos últimos sectores son precisamente los que generan más empleo en el país.

Cifras

Hasta abril, según el último informe del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de la población desocupada en el área urbana alcanzó un 7,34%, la más alta desde febrero de 2016 (6,48%).

La cifra refleja lo que varios sectores advirtieron en días pasados, el desempleo aumenta en la medida que siguen vigentes la cuarentena y el aislamiento decretado por el Gobierno para evitar la expansión del coronavirus.

El presidente de la Cámara de Industria Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz, Fernando Hurtado, admitió días atrás en una entrevista en el programa radial ¡Qué semana! de EL DEBER Radio que “están cayendo muchos empleos y empresas”.

Sin embargo, aseguró que el sector empresarial seguirá «trabajando para recuperar los empleos que se han perdido».
Una encuesta realizada por la Cámara de Nacional de Industria (CNI) advierte que el 73% de las empresas industriales estiman reducir personal; solo el 1,8% contratarán en 2020.

Además, el 49% de las fabricas esperan que esta reducción ronde entre el 11% y el 50%, situación que genera profunda preocupación al sector.

(15/07/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Últimas Noticias