Economía

miércoles 28 oct 2020 | Actualizado a 21:46

El Gobierno solo apuesta a los créditos internacionales para afrontar al COVID-19

Bolivia acudió —detalló Schlink— a cinco organismos internacionales para acceder a $us 1.700 millones con el fin de financiar la lucha contra la pandemia

El viceministro de Tesoro y Crédito Público, Carlos Schlink en una reunión

Por Rubén Ariñez

/ 17 de junio de 2020 / 12:15

El Gobierno solo apuesta a los créditos internacionales para hacer frente al nuevo coronavirus y sus efectos y no hay por el momento un plan B para ese efecto.

Se considera “atado de manos” porque la Asamblea Legislativa dominada por el Movimiento Al Socialismo (MAS) ha bloqueado las leyes que aprueban ese tipo de fondos.

El viceministro de Tesoro y Crédito Público, Carlos Schlink, afirmó que “es la única forma de poder gestionar recursos” frente a una economía prácticamente paralizada y porque al ser un gobierno de transición no puede hacer “reformas estructurales”.

“Vamos a seguir por la línea de buscar créditos; en la parte técnica, no se pueden hacer reformas estructurales, no es la misión del gobierno actual”, añadió.

Por eso ha cuestionado al frente opositor de frenar el martes la aprobación del crédito de $us 327 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en una comisión del Legislativo.

“Si no nos aprueban los créditos es evidente que nos atan de manos y eso es lo que quiere el MAS, quiere ahogar al Gobierno para que no se dispongan recursos y no podamos brindar atención a población”, dijo Schlink en una entrevista en la red Unitel.

La presidente de la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados, Otilia Choque, explicó que el proyecto de ley fue rechazado porque no contaba con parte de la documentación, entre ellas el contrato de crédito, las condiciones de financiamiento, las garantías, un informe sobre si el Gobierno tiene capacidad de endeudamiento y pago, otro sobre la tasa de interés, el plazo y otros.

Schlink rechazó esas aseveraciones y dijo que la documentación está en orden. Así, ha criticado que solo un crédito financiado por el Banco de Italia haya sido el único aprobado por el MAS, mientras que los otros siguen en trámite pese a la emergencia.

Bolivia acudió —detalló Schlink— a cinco organismos internacionales para acceder a $us 1.700 millones con el fin de financiar la lucha contra la pandemia que a la fecha cifra cerca de 20.000 contagios en el país.

Entre ellos están los $us 450 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), los $us 350 millones de la Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), los $us 370 millones del Banco Mundial (BM) y los 100 millones de euros (unos $us 112,3 millones) aprobados por Francia.

“Sin créditos no podemos apoyar al pago de salarios de las Pymes, no podemos comprar insumos de bioseguridad, compra de equipos, no podemos traspasar el pago a los hospitales de tercer nivel, contratar a los médicos; sin esos créditos no vamos a poder realizar todas estas acciones que van de la mano de la mano de la pandemia”, afirmó Schlink.

Explicó que los créditos del Banco Central de Bolivia (BCB) son a corto plazo y de liquidez en tanto se desembolsen los préstamos internacionales.

Por eso apeló a la buena voluntad de los legisladores del MAS para allanar su uso. En el caso del crédito del FMI, el desembolso ya fue ejecutado a fines de abril, pero por ese trámite legal los recursos siguen en caja.

Nuevo crédito con el FMI

Es más, el Gobierno ya gestiona un segundo préstamo con ese organismo internacional e incluso ya hay cartas de intenciones para ese fin.

“No recuerdo el monto, pero sí hay cartas de intenciones”, reveló el Viceministro.

“Sin recursos cada vez nos estamos ahogando más porque al MAS no le interesa salvar vidas, atender a la población, y vamos a tener la situación más complicada tanto en el ámbito de la salud, como en el ámbito económico”, lamentó Schlink.

(17/06/2020)

Comparte y opina:

La Boliviana Ciacruz responde a la pandemia con la digitalización de sus procesos

Carmen Sánchez, subgerente de la empresa de seguros, señaló que este año se busca “transformar” el Team LBC con la incorporación de deportistas con capacidades diferentes.

Carmen Sánchez, subgerente de La Boliviana Ciacruz en el programa de este miércoles. Foto: Álvaro Valero

/ 28 de octubre de 2020 / 15:59

La Boliviana Ciacruz Seguros y Reaseguros vio en la pandemia una oportunidad para automatizar y digitalizar sus procesos; ahora está abocada a sumar deportistas con capacidades diferentes al Team LBC, en el marco de su programa de responsabilidad social, afirmó este miércoles Carmen Sánchez, subgerente de la empresa.

La ejecutiva de la empresa aseguradora fue invitada a El Financiero Empresas, el nuevo programa streaming de La Razón, que está bajo la conducción de Liliana Aguirre.

Sánchez habló sobre el impacto que tuvo la pandemia por COVID-19. Indicó que, en octubre de 2019, a raíz de los conflictos por las anteriores elecciones, la empresa ya había generado un comité de crisis para “trabajar en circunstancias inusuales”, lo que permitió tomar acciones oportunas enfocadas a preservar la salud de sus colaboradores. Aseguró que esta situación, a la vez, provocó la automatización y digitalización de muchos de sus procesos.

También hizo referencia a las acciones de responsabilidad social que desarrolla la empresa y subrayó que éstas nacen de la filosofía que tienen los accionistas y directores.

“Las aseguradoras en Bolivia no tienen una norma ni nada que las obligue a desarrollar o generar programas de responsabilidad social y empresarial. Entonces eso es más meritorio porque La Boliviana Ciacruz ha incursionado en este tipo de programas, obviamente con una visión muy ligada a ayudar, a apoyar a las necesidades”, sostuvo.

El Financiero Empresas de este miércoles

Dijo que el La Boliviana Ciacruz lleva mucho tiempo apoyando a los deportistas bolivianos a través del Team LBC, acciones que tuvieron buenos resultados, principalmente en el ámbito del ráquetbol, en el que jóvenes bolivianos incluso lograron ganar campeonatos mundiales.

Explicó que, a partir de este año, se busca “transformar” el Team LBC, por lo cual hicieron una alianza con Olimpiadas Especiales Bolivia. Detalló que mediante esta unión estratégica se identificó a cuatro deportistas con capacidades diferentes que formarán parte de ese equipo de niños y jóvenes atletas.

“Aparte de apoyar a estos cuatro deportistas, estamos generando acciones para apoyar al programa de Olimpiadas Especiales a través de la dotación de implementos en los centros deportivos donde estas personas entrenan, lo que significa que todos los que entrenan en estos centros van a ser beneficiados con todo el equipamiento”, añadió.

Sánchez destacó que “La Boliviana tiene 75 años en el mercado, y el mantenerse 75 años en un mercado te dice que las cosas las estás haciendo muy bien”, pese a que en Bolivia y a nivel Latinoamérica la cultura del seguro es baja.

(28/10/20)

Comparte y opina:

Modificar el tipo de cambio podría ocasionar conflictos, pero debe analizarse

“Tu tipo de cambio, si lo mantienes, vas a seguir trayendo dólares caros a Bolivia y sacando dólares baratos”, señaló el analista económico Jimmy Osorio.

Jimmy Osorio, Liliana Aguirre y Marco Ibáñez, en el programa de este miércoles. Foto: Álvaro Valero-La Razón

/ 28 de octubre de 2020 / 14:38

La afectación económica por la pandemia, la pertinencia de modificar el tipo de cambio y los ajustes que debe hacer el nuevo gobierno para retomar la estabilidad fueron los temas de observación en el programa El Financiero Empresas de La Razón, que en su estreno este miércoles tuvo como invitados al analista económico Jimmy Osorio y al periodista Marco Ibáñez

Osorio señaló que, a partir de 2014, la economía se fue contrayendo, pero la pandemia se constituyó en un “ente catalizador” de su decrecimiento. En ese contexto, dijo que el gobierno de Jeanine Áñez no tuvo “la capacidad” de asumir políticas económicas adecuadas.

Indicó que durante el último periodo no hubo disminución del gasto corriente del Estado, el cual asciende al 75% u 80% de todo el presupuesto, a lo que se suma la recesión económica producida por la pandemia, dando como resultado una “economía severamente lesionada”.

Explicó que Bolivia tuvo un periodo de “inflexibilidad monetaria” respecto al tipo de cambio, pero la economía no se mantuvo igual en ese tiempo, por lo cual es recomendable hacer ajustes, aunque no es recomendable hacerlo a corto plazo debido al contexto político y social.

“Tu tipo de cambio, si lo mantienes, vas a seguir trayendo dólares caros a Bolivia y sacando dólares baratos”, remarcó. Sin embargo, advirtió que en este momento no es conveniente realizar modificaciones ya que “tocar temas económicos profundos como el tipo de cambio, la subvención a la gasolina y esas cosas, pueden generar conflictos sociales”.

El Financiero Empresas de este miércoles

Osorio afirmó que ahora el Gobierno central y todas las entidades estatales “deben ajustarse los cinturones”, ya que “no se puede seguir con ese aparato gigantesco estatal y con un gasto corriente que supera el 80%, el 85% de todo el gasto público”.

“Hay que fomentar la inversión extranjera directa, que ha sido pausada durante muchos años, inversión extranjera directa que te va a traer tecnología, te va a traer capitales, te va a generar empleo de manera inmediata”, añadió.

Ibáñez coincidió en que el país está pasando por una situación “crítica”, con recesión y decrecimiento económico, pero dijo que primero se debe “trabajar en el tema social, pacificar”, para luego enfocarse en la restitución de la estabilidad económica.

“Todavía no (se debe) hablar del tema del tipo de cambio, no es prudente”, afirmó. Remarcó que ese es un asunto que debe “tocarse con pinzas”, que sí se debe evaluar, “pero no a corto plazo”.

Apuntó que el sector empresarial viene reclamando “seguridad jurídica” y un “clima de negocios”. Dijo que “la corriente de nacionalización, en algún momento, ha ahuyentado los capitales extranjeros”.

El Financiero Empresas es otra propuesta de “streaming” de La Razón, que se difundirá por las plataformas digitales de La Razón y Extra todos los miércoles, a las 10.00.

(28/10/20)

Comparte y opina:

Mypes piden al nuevo Gobierno $us 1.500 millones para la reactivación del sector

Los micro y pequeños empresarios no pudieron acceder a las medidas de alivio del régimen transitorio, ahora piden al electo presidente un fondo exclusivo para el sector.

Pequeños productores de prendas de vestir en El Alto. Foto: La Razón-archivo

/ 27 de octubre de 2020 / 14:13

El presidente de la Confederación Nacional de la Micro y Pequeña (Conamype), Néstor Conde, demandó este martes al presidente electo Luis Arce una “inyección exclusiva” de $us 1.500 millones para reactivar la economía de ese sector.

Según evaluación del dirigente, el gremio que representa fue el más afectado por la crisis económica ocasionada por la pandemia del COVID-19 y más aún por que las mypes no pudieron acceder a las medidas aplicadas por la administración de Jeanine Áñez, como el “Crédito 1, 2, 3”, debido a los requisitos.

“Las medidas que ha lanzado el gobierno de transición, ninguna de ellas se ha efectivizado; por ello creemos que es importante la inyección económica de por los menos $us 1.500 millones, lo cual realmente beneficiara a los micro y pequeños empresarios”, dijo Conde a La Razón.

Para ello propuso que se aplique un fondo de fideicomiso o créditos a través del sistema financiero nacional. “Necesitamos créditos por lo menos con un año de gracia y bajos intereses como dan a la gran empresa de 4% a 5% anual, con un plazo mínimo de cinco años. Creemos que una medida así será de mucha ayuda al sector”, sostuvo.

Agregó que la micro y pequeña empresas también requieren la gestión de mercados internacionales para la exportación de sus productos, para lo cual exhortó a las nuevas autoridades, que asumirán sus funciones el 8 de noviembre, la organización “urgente” de ruedas de negocios presenciales o virtuales con potenciales compradores o importadores de países vecinos como Perú y Chile, además de Estados Unidos, Canadá y Europa.

(27/10/2020)

Comparte y opina:

Hasta 2022, se busca incrementar el consumo per cápita de leche a 91 litros por año

Los lecheros aseguran que tienen la capacidad industrial y productiva para satisfacer el incremento de la demanda nacional.

La ciudadanía aglomerada para comprar leche. Foto: La Razón-archivo

/ 26 de octubre de 2020 / 18:17

Conmemorando el 26 de octubre, que se celebra el Día Nacional de la Leche, los productores del sector se propusieron incentivar e incrementar el consumo de ese producto alimenticio a 91 litros por persona, al año, hasta 2022.

Según el presidente de la Federación Departamental de Productores de Leche de Santa Cruz (Fedeple), Klaus Frerking, en el país solo se consumen 63 litros de ese producto al año, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de 160 litros.

“La Organización Mundial nos dice que tenemos que llegar a los 160 litros por persona, y vemos que nuestros vecinos, como Brasil, están en 120 (litros), Argentina con 140 y Bolivia ¿por qué tiene que estar con 63?”, cuestionó el ejecutivo.

Frerking afirmó que impulsarán el mayor consumo de leche en el país porque es un alimento integral e indispensable para la salud, cuyos beneficios van más allá de la proteína y del calcio.

“Necesitamos llegar a completar un vaso de leche por día, por persona, lo que va a significar que el año 2022 podemos estar con 91 litros por persona, por año. Así estamos creando una demanda y nosotros, los productores, tenemos toda la capacidad industrial y productiva para satisfacer esa demanda”, aseguró en una entrevista para BTV.

En Bolivia se producen 1,9 millones de litros de leche por día, de los cuales, el 60% corresponde al sector lechero de Santa Cruz, es decir, 1,2 millones de litros.

(26/10/20)

Comparte y opina:

Laboratorios Vita reporta pérdidas de hasta el 60% de sus ingresos por conflicto sindical

La empresa farmacéutica ingresó en una etapa “crítica” debido a la paralización del 100% de su producción, tras 15 días del paro de brazos caídos que asumieron sus trabajadores.

La planta industrial de Laboratorios Vita en El Alto. Foto: La Razón-archivo

/ 26 de octubre de 2020 / 17:47

Laboratorios Vita ingresó en una etapa “crítica”. El 100% de su producción se encuentra paralizada y las pérdidas económicas ascienden al 60% de sus ingresos, tras 15 días del paro de brazos caídos que asumieron sus trabajadores y la toma de su planta principal.

Según la gerente general de Laboratorios Vita, Magna Cachi, la empresa paralizó su producción y el abastecimiento de medicamentos esenciales para el tratamiento del COVID-19 como sueros, antigripales y otros, debido a un conflicto originado por dos exdirigentes que fueron desvinculados de la empresa tras haber ejercido la representación sindical, durante los últimos cuatro años, sin contar con la declaratoria en comisión del Ministerio de Trabajo y sin el reconocimiento de la Federación de Fabriles.

“Hablando en relación a nuestro presupuesto mensual, estamos en un 60% (de pérdidas) en octubre”, dijo la ejecutiva a La Razón. Precisó que en los próximos dos días su administración deberá encontrar una solución al conflicto porque la situación “crítica” de la empresa pone en riesgo las fuentes laborales de 340 trabajadores.

“Se está buscando entablar las mesas de negociación, pero lo que nos preocupa es la tozudez de estas dos personas que no quieren admitir que son extrabajadores, que no pertenecen a la empresa y se aferran a un cargo sindical que ya no existe”, afirmó.

Cachi indicó que la producción de la empresa se encuentra paralizada y que sus operaciones se han reducido al movimiento de los insumos enviados al interior del país. “Estamos agotando nuestras reservas y en lo que es la planta de La Paz, ya no se ha producido en estas semanas porque ellos (los trabajadores) han tomado la planta y no nos dejan ingresar”, sostuvo.

En septiembre pasado, la empresa farmacéutica desvinculó a Wilson M. y a Edwin A. por abandono de labores, al no presentar la Resolución Ministerial de Declaratoria en Comisión que exige el Artículo 97 del Decreto Supremo Nº 22407, del 11 de enero de 1990.

“Durante cuatro años esperamos pacientemente por ese documento que nunca llegó; sin embargo, de buena fe, continuamos con el pago de sus sueldos”, acotó.

(26/10/20)

Comparte y opina: