Economía

sábado 15 ago 2020 | Actualizado a 07:31

Guzmán: Empresa quiso utilizar al Ministerio de Energías para ingresar insumos

El ministro de Energías, Rodrigo Guzmán, dijo que la orden de compra de 10 respiradores por $us 400.000 se cayó a petición de Provtec.

/ 23 de junio de 2020 / 21:03

El ministro de Energías, Rodrigo Guzmán, en la conferencia de prensa del martes 23 de junio.

El ministro de Energías, Rodrigo Guzmán, salió a la palestra este martes y aseguró que el caso de un supuesto intento de sobreprecio de $us 600.000 que denunció el programa Detrás de la verdad es una mentira, pues este despacho y la empresa Provtec solo tenían dos contratos por Sus 500.000, de los cuales solo uno, por un valor de $us 107.000, se efectivizó.

Además, acusó a la empresa importadora de haber usado el nombre del ministerio para ingresar insumos por vía aérea, luego de que el segundo contrato con ésta se cayera.

“La empresa en cuestión ha declarado en la República de China una factura comercial de $us 1.400.000 y de acuerdo a la información a la cual hemos accedido, el Ministerio de Energías, que no tiene absolutamente nada que ver con el tema de salud, habría firmado un contrato por $us 2.000.000 con la empresa en cuestión”, dijo el periodista Junior Arias en su programa.

Las dos órdenes

Guzmán aseguró que, como ministro encargado de la coordinación de la pandemia en el departamento de Beni, firmó dos órdenes de compra: la 401 y la 402, con la empresa Provtec. La primera, por $us 107.000 para para insumos de bioseguridad, gafas, máscaras, mamelucos, protectores faciales y guantes. La misma se efectivizó el 13 de abril.

Sin embargo, aseguró que la segunda orden de compras, la 402, por un valor aproximado de $us 400.000, por 10 respiradores, se cayó a petición de la empresa.

“Nos hace llegar una nota donde nos dice que se imposibilita hacer llegar respiradores por el problema logístico y de transporte que existía a nivel mundial (…) y nos piden que rescindamos contrato (…) el 19 de mayo le hacemos llegar una nota a la empresa y le decimos: Aceptación dejar sin efecto orden de compra 402 (…) y el 20 de mayo, un día después, mandamos (la información) al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), porque eran recursos BID”.

Solicitud a nombre del Ministerio

“El 4 de mayo, la empresa hace llegar la solicitud para que el Airbus A330-243 pueda ingresar al país, yo hago las gestiones ante la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Este avión nunca llegó y resulta que después la misma empresa, el 22 de mayo, solicita el ingreso de una nueva aeronave y solicita como si fuera carga para el Ministerio de Energías. Yo les estoy dejando claro que el 19 de mayo rescindimos contrato (…) entonces, ¿cómo una empresa quiere utilizar para ingresar al país (insumos) al Ministerio de Energías? ¿Qué clase de seriedad es esa?”, cuestionó Guzmán.

También especificó que la empresa solicitó el 4 de mayo el Airbus 330-243 y que el 22 de mayo pidió el Airbus 330-203. “Otro avión, otra matrícula, entonces ¿quién está mintiendo? Yo gestioné para que el avión 330-243 pueda llegar, no llegó; la compra se cayó porque la empresa solicitó para que así pase y después ellos quieren meter un avión con una matrícula totalmente distinta, siendo que Energías ya no tiene ninguna carga pendiente (…) Ésta es la mentira de aquellas personas que están diciendo que el ministerio de Energías había pedido el ingreso del avión, siendo que es un avión totalmente distinto”.

Guzmán recalcó que el monto de $us 2.000.000 en contratos con la empresa Provtec “es totalmente falso; fueron $us 500.000 de los cuales solo $us 107.000 se efectivizaron, porque la orden de compra 402 se cayó a solicitud de la empresa”. También desmintió las imágenes que circularon en las denuncias: “Salían unos videos donde mostraban máscaras y barbijos, totalmente falso, porque una parte eran equipos de bioseguridad y la otra parte eran respiradores”.

Para la autoridad, la serie de denuncias es un intento por politizar el tema de salud y hacer quedar mal al Gobierno.

(23/06/2020)

Comparte y opina:

Industria propone que el 20% de salarios se destine a la compra de productos nacionales

La CNI dice que este porcentaje representaría aproximadamente $us 200 millones, recursos que dinamizarían la demanda de productos nacionales y contribuiría a la reactivación de la industria nacional.

/ 14 de agosto de 2020 / 18:55

El presidente de los industriales del país, Ibo Blazicevic.

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) emitió este viernes un pronunciamiento en la que enumera las dificultades por la que atraviesa este sector y demanda la aplicación de algunas medidas para salir de la crisis como el destinar el 20% de los sueldos y salarios para la adquisición de productos con sello “Hecho en Bolivia”.

“En el actual contexto de crisis industrial demandamos en forma urgente la concreción de medidas gubernamentales que impulsen el ‘compro boliviano’. Planteamos destinar el 20% de los sueldos y salarios a la adquisición de productos con sello ‘Hecho en Bolivia’”, señala la declaración del Consejo Nacional de Presidentes de Cámaras Departamentales de Industrias de Bolivia. 

Añade que el 20% representaría alrededor de $us 200 millones que dinamizaría la demanda de productos nacionales y contribuiría a la reactivación de la industria nacional.

Asimismo, el sector industrial demanda que las compras estatales se orienten a la industria nacional y se considere en las mismas las compras de materiales “Hecho en Bolivia”.

Para concretar este objetivo, la CNI plantea la modificación de las normas de compras y contrataciones estatales y dirigirlas con preferencia a la producción nacional.

La declaración de la CNI también es crítica con las medidas aprobadas por el Gobierno como respuesta a las demandas del sector empresarial, porque éstas tienen escasa o nula aplicación y resultados para reactivar la demanda y la oferta del aparato productivo industrial.

La CNI solicita asimismo al Gobierno generar y ejecutar políticas efectivas de lucha contra el contrabando y frenar las importaciones de productos farmacéuticos y otros sectores y el surgimiento de importadoras que no precautelan la salud de la población. “Hacemos un llamamiento a los municipios para que en el marco de sus competencias realicen un control del contrabando en el mercado interno”.

Además, exige al Ejecutivo el funcionamiento del Fondo de Garantías Estatales (FORE), “que a la fecha no se está efectivizando en las entidades financieras, lo cual no coadyuva a concretar el Plan Gubernamental de Reactivación del Empleo”.

“Sin programas de créditos con garantías estatales está en riesgo la producción y provisión de bienes industriales a la población. En el sector industrial manufacturero la mora en el sistema bancario supera los 600 millones de bolivianos que requieren reprogramación”, afirma.

Recuerda que la industria representa actualmente el 16% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional, pero por el impacto de la pandemia del COVID-19 y la convulsión político-social viene experimentando una drástica contracción de su actividad económica y se declara en “estado de crisis”.

“A mayo de 2020, la tasa de crecimiento del PIB industrial descendió a -6,9% cuando a diciembre de 2019 registró un crecimiento de 3,19%, un descenso de más de 10 puntos porcentuales. Se trata de la crisis industrial más profunda de los últimos 40 años que genera iliquidez y amenaza con transformarse en insolvencia de las empresas con efectos negativos sobre la inversión, producción y generación de empleo formal”.

(14/08/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El BCB ajusta proyección y prevé que la economía se contraerá al menos 6,2% este año

El ente emisor confirmó que, a mayo de este año, la economía nacional se contrajo en 7,9%.

/ 14 de agosto de 2020 / 18:00

El presidente interino del BCB, Guillermo Aponte. Foto: ABI

El Banco Central de Bolivia (BCB) revisó este viernes su proyección sobre el crecimiento de la economía boliviana y la ajustó a la baja al pronosticar que el Producto Interno Bruto (PIB) se contraerá al menos 6,2%.

El Programa Financiero 2020, firmado el 7 de febrero de este año entre las autoridades del BCB y los ministros de Economía y Finanzas Públicas y de Planificación del Desarrollo, preveía una tasa de crecimiento de 3,5% del PIB para la presente gestión.

“La proyección revisada del crecimiento es de una contracción aproximada de 6,2%, en un rango sesgado también a la baja”, explicó en conferencia de prensa el presidente interino del BCB, Guillermo Aponte Reyes Ortiz, durante la presentación del Informe de Política Económica (IPM) de julio de 2020.

También confirmó que, a mayo de este año, la economía nacional se contrajo en 7,9%, debido principalmente a la suspensión de actividades determinada por la cuarentena rígida nacional y la débil demanda externa.

“Se observó una caída en la mayor parte de los sectores, contrarrestada en parte por el desempeño del sector agropecuario y servicios de la administración pública”, sostuvo.

La Razón publicó el 5 de agosto, con base en los datos del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), que la pandemia del COVID-19 puso en coma a la economía boliviana ya que la producción, distribución y consumo de bienes y servicios se contrajo un 7,93%, lo que confirma la contracción del PIB boliviano a niveles nunca antes vistos.

En sus últimos informes sobre las perspectivas de crecimiento para la región, el Banco Mundial (BM) proyectó que la economía boliviana se contraerá este año un 5,9, mientras la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) la situó en 5,2%. En tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una contracción de 2,9% del PIB boliviano.

Aponte dijo que las perspectivas sobre la evolución de la economía global y regional no son alentadoras. Por una parte, las previsiones sobre las cotizaciones internacionales de productos básicos apuntan a una débil recuperación, sostuvo.

Sin embargo, añadió, es poco probable que los precios alcancen los niveles de gestiones pasadas. “Además, se espera que América del Sur, donde se localizan los principales socios comerciales de Bolivia, sea la región más afectada por la pandemia y con la caída de actividad más pronunciada y persistente”.

“La recuperación gradual de la economía global que los organismos internacionales esperan para el segundo semestre de 2020, está sujeta a la evolución de la pandemia en cada contexto específico. No obstante, aún subsisten elevados grados de incertidumbre sobre la evolución de este episodio, todavía inconcluso. Por tanto, en este momento, resultaría bastante prematuro cuantificar todas sus secuelas. Ciertamente, el escenario de los próximos trimestres se configura como uno bastante volátil y difícil de vislumbrar”, subrayó Aponte.

(14/08/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Diputados sancionan ‘Bono contra el Hambre’ y ahora se espera la firma de Áñez

El beneficio de Bs 1.000 se pagará por única vez y es para madres, discapacitados y mayores de 18 años que no reciban salarios en los sectores público y privado. Será financiado con créditos del BID y del BM.

/ 13 de agosto de 2020 / 12:39

La votación de este jueves en la Cámara de Diputados. Foto: Cámara Baja

La Cámara de Diputados sancionó este jueves la ley que pone en vigencia el “Bono contra el Hambre” de Bs 1.000 propuesto por el Movimiento Al Socialismo (MAS), para ser otorgado por única vez a madres, discapacitados y mayores de 18 años sin salarios en los sectores público y privado.

La norma, que fue aprobada el miércoles en la Cámara de Senadores está destinado a las personas que se benefician con los bonos Universal, Juana Azurduy y de Discapacidad.

El “Bono contra el Hambre” fue propuesto por el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, luego de que la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, planteara un Bono Salud de Bs 500, pero condicionado a que los legisladores del MAS destraben créditos internacionales.

Será financiado con los recursos provenientes de los créditos que deben ser aprobados por la Asamblea Legislativa con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) del Banco Mundial (BM).

El contrato de préstamo con el BIRF es hasta un monto de $us 200 millones y fue firmado el 15 de mayo. El dinero está destinado al “Proyecto de Redes de Protección Social de Emergencia por la Crisis del COVID-19”. El crédito es a 24 años e incluye 14 de gracia. La tasa de interés es del 2,06%.

El préstamos con el BID, firmado el 23 de junio, es por un monto de hasta $us 450 millones y está destinado al proyecto “Apoyo a Poblaciones Vulnerables Afectadas por el Coronavirus”. El plazo es a 21,5 años, incluidos 11 de gracia. La tasa de interés es variable. El BID ha fijado para el primer trimestre (una vez sea aprobado el préstamo por la Asamblea) una tasa de interés de 2,11%.

La norma sancionada señala en uno de sus artículos que si existiera un saldo luego de finalizado el pago del “Bono contra el Hambre”, el mismo podrá ser dispuesto a través de una ley que especifique el destino de los recursos. Con esta medida, la Asamblea le pone un candado al uso de estos recursos porque el Gobierno solo podrá disponerlos para el pago del bono.

El miércoles, el candidato Arce celebró la aprobación. “¡Logramos el primer paso! El Senado aprobó el proyecto de ley “Bono contra el Hambre” de Bs 1.000 para ayudar a las familias bolivianas que padecen la falta de recursos económicos a causa del #coronavirus y la incapacidad del gobierno de facto. #VamosASalirAdelante (sic)”, escribió en Twitter.

El expresidente Evo Morales, jefe de campaña del MAS, también se pronunció por Twitter este jueves sobre el tema. “El Senado está cumpliendo con el pueblo, como debe ser. Ayer sancionó la ley que pospone el pago de créditos bancarios hasta el 31 de diciembre y aprobó el ‘Bono contra el hambre’ de Bs 1.000 para paliar las consecuencias de la pandemia (sic)”.

Mientras que la presidenta Áñez dio señales de que no pondrá objeciones para promulgar la norma, aunque ratificó su exigencia para que el Legislativo apruebe el uso de créditos internacionales. “Gracias a la exigencia del pueblo y del gobierno, la Asamblea del MAS aprueba nuevo bono. Pero aún no libera el dinero para pagarlo. Mantenemos nuestra exigencia: liberen el dinero para pagar el nuevo bono”, señaló el miércoles en Twitter.

(13/08/2020)

Comparte y opina:

El Senado sanciona ley que difiere pago de créditos bancarios hasta el 31 de diciembre

La norma fue enviada para su promulgación a la presidenta Jeanine Áñez. Fue aprobada para evitar una “mala interpretación” realizada por el sistema financiero y se la aplica de manera excepcional por la emergencia del coronavirus.

/ 12 de agosto de 2020 / 19:09

Producción fotográfica sobre préstamos y créditos bancarios.

El Senado sancionó este miércoles la Ley 790 que amplía hasta el 31 de diciembre de este año el pago sin intereses de las deudas bancarias, que modifica la Ley 1294 de Diferimiento del Pago de Créditos y Reducción Temporal del Pago de Servicios Básicos.

Milton Barón, presidente en ejercicio de la Cámara Alta, destacó la norma, ya que da certeza a los ciudadanos ante la “mala interpretación” realizada por el sistema financiero, basada en normas del Gobierno que causaron preocupación y molestia, sobre todo en las micro y pequeñas empresas, según una nota de prensa.

La norma fue enviada a la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, para su promulgación.

El artículo único indica: “Se modifica el parágrafo I del artículo 1 de la Ley 1294 del 1 de abril, precisando que las entidades de Intermediación Financiera que operan en territorio nacional deben realizar el diferimiento automático del pago de las amortizaciones de crédito a capital e intereses, y otro tipo de gravámenes del sistema crediticio nacional, desde la Declaratoria de Emergencia por la Pandemia del Coronavirus (marzo) al 31 de diciembre de 2020”.

(12/08/2020)

Comparte y opina:

El ‘Bono contra el Hambre’ será financiado con créditos del BID y BIRF

Ambos préstamos suman $us 650 millones. El proyecto de ley establece que los recursos serán solamente utilizados en el pago de este beneficio de Bs 1.000. Si existiera un saldo, el Ejecutivo solo lo podrá utilizar especificando el destino y previa aprobación de una ley.

/ 12 de agosto de 2020 / 18:44

La sesión del Senado instalada este miércoles. Foto: Cámara de Senadores

El “Bono contra el Hambre”, propuesto por el Movimiento Al Socialismo (MAS), será financiado con los recursos provenientes de los créditos que deben ser aprobados por la Asamblea Legislativa con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) del Banco Mundial (BM).

El contrato de préstamo con el BIRF es hasta un monto de $us 200 millones y fue firmado el 15 de mayo. El dinero está destinado al “Proyecto de Redes de Protección Social de Emergencia por la Crisis del COVID-19”. El proyecto de ley para dar curso a este préstamo se encuentra para su tratamiento en la Cámara de Diputados. El crédito es a 24 años e incluye 14 de gracia. La tasa de interés es del 2,06%.

El préstamos con el BID, firmado el 23 de junio, es por un monto de hasta $us 450 millones y está destinado al proyecto “Apoyo a Poblaciones Vulnerables Afectadas por el Coronavirus”. El plazo es a 21,5 años  incluidos 11 de gracia. La tasa de interés es variable. El BID ha fijado para el primer trimestre (una vez sea aprobado el préstamo por la Asamblea) una tasa de interés de 2,11%.

La Cámara de Senadores aprobó este miércoles el proyecto de ley que da vía libre al “Bono contra el Hambre” de Bs 1.000 propuesto por el MAS, para ser otorgado por única vez a madres que reciban el Bono Juana Azurduy, personas con discapacidad y beneficiarios del Bono Universal (mayores de 18 años). El beneficio no alcanza a las personas que reciben remuneración salarial del sector público o privado.

El proyecto de ley señala en uno de sus artículos que si existiera un saldo luego de finalizado el pago del “Bono contra el Hambre”, el mismo podrá ser dispuesto a través de una ley que especifique el destino de los recursos.

Con esta medida, la Asamblea le pone un candado al uso de estos recursos porque el Gobierno sólo podrá disponerlos para el pago del bono.

“Si luego de finalizado el pago del Bono contra el Hambre hubiera un saldo remanente del monto total de financiamiento, este solo podrá ser dispuesto a través de una ley que especifique el destino de los recursos”, se lee en el artículo 3, parágrafo II del citado proyecto de ley.

La norma que ya fue aprobada por la Cámara de Senadores fue remitida a la Cámara de Diputados, que ya tiene en agenda su discusión para este jueves.

(12/08/2020)

Comparte y opina: