Economía

sábado 8 ago 2020 | Actualizado a 02:19

El INE actualiza datos de la canasta básica de alimentos y líneas de pobreza tras tres décadas

Con la actualización, la pobreza en 2019 llega al 37,2% de la población boliviana. Un año antes, en 2018, con la serie antigua, el índice para la pobreza era del 34,6% y con la nueva subía a 39,9%.

/ 16 de julio de 2020 / 00:09

El director general ejecutivo a.i. del Instituto Nacional de Estadística (INE), Rubén Aguilar. Foto: INE

El director general ejecutivo a.i. del Instituto Nacional de Estadística (INE), Rubén Aguilar, presentó este miércoles la actualización de la canasta básica de alimentos y de las líneas de pobreza y pobreza extrema.

Añadió que los datos se actualizan después de tres décadas y son el resultado de un amplio debate entre las entidades públicas encargadas de ejecutar políticas económicas e instituciones académicas.

“Hay razones económicas y técnicas para que el INE realice la actualización de los indicadores de pobreza; la coherencia económica que debe existir para medir correctamente con base a los criterios de la realidad actual. Por otro lado, el INE, en estricto sentido, ya no debe monitorear la canasta básica de alimentos de hace 30 años atrás que, con toda seguridad, incluso la racionalidad nos dice, los resultados estarían sesgados.”, mencionó Aguilar en un comunicado.

La línea de pobreza extrema representa la cuantía monetaria mínima para adquirir una canasta básica de alimentos que permitirá cubrir las necesidades nutricionales diarias de una persona; en tanto que, la línea de pobreza además de incluir los gastos alimentarios, incorpora otros gastos esenciales en bienes o servicios como vestimenta, salud, educación, servicios básicos, vivienda, entre otros.

La autoridad explicó que hasta el 2019, el INE realizaba la medición de las líneas de pobreza para el área urbana con base en la Encuesta de Presupuestos Familiares 1990-1991, mientras que para el área rural utilizaba la Encuesta de Evaluación de Impacto del Fondo de Inversión Social de 1997.

A partir de la gestión 2020, la actualización de las canastas básicas de alimentos para las ciudades capitales, El Alto, resto urbano y rural, se calculan a partir de la Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF) 2015-2016.

La EPF 2015-2016 permite contar con canastas para 12 dominios, que incluyen las nueve ciudades capitales, Sucre, La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Tarija, Santa Cruz de la Sierra, Trinidad y Cobija, además de la ciudad de El Alto, un dominio de resto urbano y otro rural. Así también dicha encuesta cuenta con información actualizada de los patrones de consumo de la población, y refleja al mismo tiempo, los cambios demográficos, sociales, económicos y tecnológicos, que se han dado en los últimos años.

El director señaló que “toda la labor técnica que sustenta esta actualización, fue sometida a los más altos estándares a nivel internacional y fue discutida con un equipo de especialistas del Banco Mundial, los cuales asintieron con la rigurosidad técnica del trabajo”.

Según el INE, “bajo la nueva actualización de líneas de pobreza extrema y pobreza, las cifras muestran que en los últimos cuatro años se habrían incrementado tanto en área urbana como en la rural”.

Para 2019, 12,9% de la población en Bolivia se encuentra en condición de pobreza extrema y un 37,2% en situación de pobreza.

(16/07/2020)

Comparte y opina:

Productores de girasol prevén mejores precios para este año

El grano de girasol es uno de los cultivos que mayor contenido de aceite tiene, de cerca del 42%, por eso su relación preponderante con la cotización de los aceites vegetales.

/ 7 de agosto de 2020 / 19:08

La agroindustria en Santa Cruz es otro de los sectores afectados por el COVID-19. Foto: anapobolivia.org

La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) informó que los productores de girasol están con expectativa de buen precio por la suba permanente que tienen los aceites vegetales en su cotización en el mercado internacional, lo cual permitiría un mejor precio del grano de girasol que se produce actualmente en la campaña de invierno 2020.

“Existe una importante suba de precio del aceite vegetal en el mercado internacional, llegando a cotizar cerca de $us 700 la tonelada en la bolsa de productos de Chicago y que es 70 dólares superior a su cotización del mismo periodo de la gestión anterior, es decir con un incremento de 11 por ciento”, precisó el presidente de Anapo, Marcelo Pantoja.

Señaló que la suba sostenida de la cotización de los aceites vegetales, entre ellos del girasol, es porque la oferta mundial se encuentra ajustada. Las exportaciones mundiales de aceite de girasol de los principales países productores se ha incrementado en un 25% en el trimestre abril a junio 2020, a causa de una activa demanda de la Unión Europea, China e India.

“Vemos que están dadas las condiciones para que los productores de girasol podamos obtener un mejor precio por nuestra producción de este grano, considerando que es procesado para la obtención de aceite y torta de girasol, los cuales en un 90% son destinados para la exportación a terceros países¨.

Indicó que el grano de girasol es uno de los cultivos que mayor contenido de aceite tiene, de cerca del 42%, por eso su relación preponderante con la cotización de los aceites vegetales. “Considerando estas circunstancias, los productores de girasol tenemos como expectativa de precio de al menos $us 270 la tonelada puesto los centros de acopio, lo cual sumado a la bonificación por contenido graso esperamos obtener un precio mayor a ese valor “.

(07/08/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Las remesas familiares caen 30,7% al primer semestre de 2020

El Banco Mundial ya pronosticó que en 2020 las remesas caerían marcadamente, cerca de un 20% en todo el mundo, como consecuencia de la crisis económica inducida por la pandemia del COVID-19 y el confinamiento.

/ 7 de agosto de 2020 / 18:59

Las secuelas económicas provocadas por la pandemia del COVID-19 en la mayoría de los países del planeta, pero fundamentalmente en aquellos a donde migraron los connacionales, golpea a los hogares bolivianos que viven del dinero que envían sus familiares desde el exterior.

Al primer semestre de este año, el dinero que proviene de los trabajadores en el extranjero ha caído un 30,7% en comparación con similar período de 2019, de $us 659,6 millones a $us 456,8 millones, según la información recopilada por La Razón del sitio de la web del Banco Central de Bolivia (BCB).

Para este año, el dinero proveniente de los trabajadores en el extranjero ha ido descendiendo paulatinamente, sobre todo en los meses de marzo, abril y mayo debido a la cuarentena decretada en los países donde radican mayoritariamente los migrantes bolivianos.

El 22 de abril, el Banco Mundial (BM) ya avizoró que en 2020 las remesas caerán marcadamente, cerca de un 20% en todo el mundo, como consecuencia de la crisis económica inducida por la pandemia del COVID-19 y el confinamiento.

En Bolivia, el descenso ya se hizo notorio durante el primer bimestre, con una caída de 5,6% de las remesas familiares. Hasta marzo, el descenso era mayor y llegaba al 13,5%. Para mayo, el flujo seguía en picada y había llegado a 32,9%.

En una nota de prensa publicada el martes, el BCB señala que el flujo de remesas correspondiente a junio de 2020 alcanzó a $us 86,3 millones, monto mayor en 60,1% al registrado en mayo ($us 53,9 millones). El ente emisor solo hace una comparación entre mayo y junio, sin dar mayor información del acumulado al primer semestre de este año respecto a igual período de 2019.

Según el ente emisor, el mayor flujo de dinero en junio “se debe a la reactivación parcial de actividad en las economías emisoras de remesas tras la relajación de las medidas para contener la propagación del COVID-19”.

El flujo de remesas familiares acumuladas entre enero y diciembre del año pasado cerró en $us 1.318,2 millones, un 3,8% menos que los $us 1.370,1 millones registrados en 2018.

(07/08/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

La Presidenta destaca políticas de apoyo a familias y empresas para generar empleo

Indicó que hoy los mayores problemas de las familias y los hogares son la falta de ingresos, la falta de trabajo y el hambre, debido a la pandemia por el coronavirus.

/ 6 de agosto de 2020 / 19:29

En el Palacio de Gobierno, la presidenta Jeanine Áñez dio su discurso. Foto: APG

La presidenta transitoria Jeanine Áñez destacó, en su mensaje a la nación por la efeméride de Bolivia, las políticas de apoyo a las familias y a la economía que tiene tres partes: la entrega de bonos, créditos a empresas para que no despidan a sus trabajadores y “los planes de apoyo masivo al empleo”.

Indicó que hoy los mayores problemas de las familias y los hogares son la falta de ingresos, la falta de trabajo y, en muchos casos, hasta el hambre, debido a la pandemia por el coronavirus. Por eso, dijo, “impulsamos políticas de ayudas a las familias y a la economía, que tienen tres partes”.

“La primera parte son los bonos, la segunda parte es apoyo a las empresas para que no despidan a sus trabajadores, eso fue el plan empleo y el plan salario. Y la tercera parte son los planes de apoyo masivo al empleo. Estos planes de apoyo al empleo se hicieron para crear 600 mil beneficiarios entre empleos directos e indirectos y en el lapso de dos años”, subrayó.

Sobre el tercer punto, Áñez detalló los convenios con las pequeñas y medianas y empresas para la creación de 11.000 puestos de trabajo, los nuevos ítems de salud para todo el país, el estímulo a la vivienda para los que menos ganan y el crédito 1, 2, 3 para la compra de productos y servicios bolivianos. “Sabemos que si impulsamos el consumo de productos y servicios bolivianos vamos a mover la economía de Bolivia, vamos a crear empleos”, afirmó.

(06/08/2020)

Comparte y opina:

Añez exhorta a asambleístas del MAS a ‘liberar’ créditos externos para el Bono Salud

La presidenta dice que en Bolivia hay dos caminos: los que saben hacer solidaridad y los que no saben hacerla.

/ 6 de agosto de 2020 / 13:41

El mensaje-informe de Jeanine Áñez desde el Palacio de Gobierno, este 6 de agosto. Foto: APG

La presidenta transitoria Jeanine Áñez exhortó este jueves nuevamente a los asambleístas del Movimiento Al Socialismo (MAS), durante el homenaje a los 195 años de la independencia de Bolivia, a aprobar un paquete de créditos externos para el pago del Bono Salud que beneficiará “a más de tres millones y medio de ciudadanos bolivianos”.

“Hago un llamado a la conciencia a los asambleístas del MAS, que se pongan la mano al pecho y liberen el dinero para pagar el bono salud. Como ustedes saben asambleístas, la pandemia no solo ha golpeado la salud, también la economía de  las familias en todo el país y en especial a las familias de menos ingresos, a los más pobres”, dijo Áñez, quien se refirió en más de una oportunidad a la necesidad y la urgencia para contar con estos recursos económicos.

En Bolivia hay dos caminos: los que saben hacer solidaridad y los que no saben hacerla, afirmó y dijo que los recursos económicos que deben ser aprobados por la Asamblea Legislativa no son del MAS ni de ningún partido, sino de los ciudadanos bolivianos.

“Liberen ese dinero, se los pido en nombre del pueblo boliviano; el pueblo les estará eternamente agradecido, porque es para pagar bonos. La salud no espera y es más importante que la política, liberen ese dinero porque es para hacer el bien”, remarcó.

La presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, reiteró el pasado 3 de agosto que no se aprobará el crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) por $us 327 millones, que es solicitado por el Gobierno para el pago del Bono Salud, mientras no se cumpla con todos los requerimientos que ordena la normativa boliviana.

“Claramente dice nuestra Constitución que para cualquier crédito tenemos que ser (los de) la Asamblea Legislativa la que apruebe para que puedan ingresar, pero ellos han ido así, por la mano se lo han llevado la Constitución y estos créditos han llegado en abril, quién sabe si ya lo gastaron y ahora no saben cómo justificar y quieren chantajearnos a nosotros con un bono salud para la aprobación”, dijo entonces.

Copa informó que el dinero se encuentra en el Banco Central de Bolivia (BCB) y “es por eso que el Gobierno anunció el pago inmediato de un bono”. Reiteró que la Asamblea no aprobará ese crédito porque no se cumplió con todo el conducto regular.

Asimismo, la presidenta de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas de la Cámara de Diputados, Otilia Choque, afirmó días atrás que la propuesta del candidato presidencial del MAS, Luis Arce, sobre un bono de Bs. 1.000 es más factible que el Bono Salud de Bs 500 propuesto por el Ejecutivo, ya que se aprobará y usará un crédito flexible y blando del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por $us 450 millones a 21 años de plazo con 11 años de gracia e interés del 2,11%, mientras que el crédito del FMI es sólo a cinco años.

En varias partes de su discurso, Áñez reclamó por los créditos, incluso cuestionó a otros candidatos presidenciales que no hayan dicho nada sobre ese “bloqueo” en la Asamblea Legislativa. Incluso propuso un acuerdo nacional para ese fin. “Un pacto que, dejando de lado nuestras diferencias, nos comprometa, en primer lugar, a sacar adelante el Bono Salud y en segundo lugar, a repetir el año siguiente la entrega del bono canasta familiar, la entrega del bono familia y la entrega del bono universal”, afirmó.

(06/08/2020)

Comparte y opina:

La economía boliviana está en coma, a mayo se desploma 7,93%

Según los datos publicados en la web del INE, todas las actividades económicas se contrajeron, pero las que muestran cifras preocupantes son minería, construcción, transporte y almacenamiento, y comercio.

/ 5 de agosto de 2020 / 19:04

Los números de la economía boliviana están en caída. Gráfico: ABI

La pandemia del COVID-19 puso en coma a la economía boliviana. A mayo de este año, la actividad económica en el país se contrajo un 7,93% respecto a abril, lo que confirma la contracción del Producto Interno Bruto (PIB) boliviano a niveles nunca antes vistos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer este miércoles la información sobre el crecimiento del PIB al primer trimestre de este año  y el último dato del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE), a mayo también de la presente gestión.

El IGAE es un indicador que posibilita conocer la evolución del sector real de la economía y está estrechamente relacionado con el Producto Interno Bruto (PIB). El IGAE es un indicador de periodicidad mensual y el PIB se calcula con una periodicidad trimestral.

Según el INE, el PIB al primer trimestre de 2020 creció apenas en 0,6%, el indicador más bajo desde el registrado entre enero y marzo de 2001, cuando la actividad económica llegó a 0,0%.

“La tasa de crecimiento del PIB al primer trimestre de 2020 alcanzó 0,6%, cifra que confirma la desaceleración que vino atravesando la economía nacional desde el primer trimestre de 2013; tendencia que claramente contrasta con la expansión observada desde el primer trimestre de 2001”, explicó en conferencia de prensa el director interino del INE, Rubén Aguilar.

Añadió que la tasa de crecimiento del PIB al primer trimestre (0,6%), “además de mantenerse positiva, se sitúa en tercer lugar en el ranking de países de la región, donde muchos de ellos ya registraron datos negativos, en el entorno sanitario desfavorable”.

La cifras del IGAE

Repasando las cifras del IGAE, indicador que pretende anticipar la tasa de crecimiento del PIB, el registro al mes de mayo “da cuenta que abril habría alcanzado el valor más bajo, con una tasa negativa de 5,6% respecto a marzo, mientras que en mayo si bien la cifra es más negativa, la caída es mucho más moderada”, señaló Aguilar.

Según los datos publicados en la web del INE, todas las actividades económicas se contrajeron, pero las que muestran cifras preocupantes son minería, construcción, transporte y almacenamiento, y comercio.

El Programa Financiero 2020, firmado el 7 de febrero entre las autoridades del Banco Central de Bolivia (BCB) y los ministros de Economía y Finanzas Públicas y de Planificación del Desarrollo,  preveía una tasa de crecimiento de 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB) para este año.

En sus últimos informes sobre las perspectivas de crecimiento para la región, el Banco Mundial (BM) proyectó que la economía boliviana se contraerá este año un 5,9, mientras la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) la situó en 5,2%. En tanto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé una contracción de 2,9% del PIB boliviano.

Comparte y opina: