Economía

lunes 21 sep 2020 | Actualizado a 15:00

La CNI reprocha corte de rutas y advierte con mayor recesión y desempleo

La industria pide respeto a la vida y dice que los productos industriales finales, así como la provisión de materias primas e insumos intermedios industriales, se ven afectados en la circulación y transporte por los bloqueos.

/ 5 de agosto de 2020 / 17:40

Campesinos bloquean con rocas gigantes la vía Cochabamba-Oruro: Foto: Policía Boliviana

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) reprochó este miércoles el corte de rutas en el ámbito nacional dispuesto por la Central Obrera Boliviana (COB) y organizaciones sociales, pidió el respeto a la vida  y advirtió con una mayor recesión y desempleo en el país.

Los bloqueos a nivel nacional no respetan la vida de los bolivianos que además se encuentran en crítica situación por los efectos de la pandemia del COVID-19, afirmó el presidente de la CNI, Ibo Blazicevic, quien indicó que “los bloqueos están vulnerando los derechos humanos, la salud y la vida misma”.

Agregó que los bloqueos afectan la circulación diaria de productos industriales con impacto sobre el abastecimiento a las familias que son las más perjudicadas. “Se viene estrangulando al aparato productivo al no permitir el tránsito de materia prima, insumos intermedios y productos a nivel interdepartamental”, dijo el ejecutivo.

En una nota de prensa, Blazicevic reprobó la actitud de los dirigentes que promueven los bloqueos y que sólo generan mayor recesión y desempleo y generan un clima de mayor incertidumbre para las actividades económicas y los exhortó a “respetar la vida”.

Tanto los productos industriales finales como la provisión de materias primas e insumos intermedios industriales se ven afectados en la circulación y transporte a nivel nacional por los bloqueos, explicó el titular de la CNI.

Actualmente, a nivel internacional la cadena de suministros está afectada por las restricciones aduaneras y se suma a nivel nacional los bloqueos que perjudican la circulación y provisión de productos industriales, agregó.

 “Los bloqueos no sólo afectan la economía, sino también la salud de las familias”, puesto que obstaculizan la provisión de productos farmacéuticos, alimentos y otros productos que son necesarios en la actual emergencia de la pandemia del COVID-19.

El presidente de los industriales exhortó a los dirigentes que impulsan los bloqueos “a velar por el interés mayor que es la vida de los bolivianos y evitar los bloqueos que impulsan más fallecimientos en medio de la actual crisis de salud”.

Asimismo, la CNI se sumó a la solicitud de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) de diálogo entre los actores políticos para evitar el colapso económico y social. Manifestó que se debe hacer un llamamiento a organismos internacionales para que se manifiesten sobre los actos que se vienen suscitando en el país.

(05/06/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

El Gobierno se resiste y presenta ante el TCP recurso contra bono de Bs 1.000

La intención del Ejecutivo es activar una medida cautelar para que la ley, que ya fue publicada por la Gaceta Oficial, no entre en vigencia hasta que haya un pronunciamiento del TCP.

/ 21 de septiembre de 2020 / 14:49

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Israel Alanoca, este lunes. Foto: ABI

El pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000 sigue en el limbo. El Gobierno presentó este lunes un recurso ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) contra la ley que puso en vigencia ese beneficio. A la par, ratificó que no hay recursos para su cancelación, y que para aplicar el financiamiento establecido en la normativa debe haber una “renegociación”.  

“Vinimos a presentar una acción de inconstitucionalidad en contra del bono porque está vulnerando la Constitución Política al usurpar funciones en relación a la independencia y separación de poderes (…), el Movimiento Al Socialismo (MAS) está utilizando (ese bono) meramente para actos partidarios, sin financiamiento y eso es lo terrible de este caso», informó el viceministro de Coordinación Gubernamental, Israel Alanoca.

La intención del Ejecutivo es activar una medida cautelar para que la ley, que ya fue publicada por la Gaceta Oficial, no entre en vigencia hasta que haya un pronunciamiento del TCP, que debería apuntar a una abrogación. Aparte, Alanoca acusó al MAS de crear este bono con afanes desestabilizadores y remarcó que solo el Gobierno puede negociar el destino de los préstamos de organismos internacionales.

El MAS, que tiene mayoría en la Asamblea Legislativa, dio luz verde a la propuesta de su candidato presidencial, Luis Arce, para el Bono contra el Hambre de Bs 1.000, luego que la presidenta transitoria, Jeanine Áñez, condicionará la entrega del Bono Salud de Bs 500 a que los asambleístas aprueben el crédito de $us 327 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El préstamo fue objetado por falta de “transparencia” sobre su destino e intereses, según la oposición, que dejó su tratamiento para el Legislativo que sea elegido en los comicios del 18 de octubre. Además, tras la promulgación de la norma, hecha por la presidenta de la Asamblea, Eva Copa (MAS), ante el silencio de Áñez, se determinó que el beneficio de Bs 1.000 sea solventado con créditos del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Alanoca aclaró que la norma es inaplicable porque, tal como expresaron el BID y el BM mediante cartas, no pueden financiar algo que no fue negociado anteriormente, ya que ese dinero tiene un destino definido.  

En conferencia de prensa, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, dijo que si se acepta el uso de esos préstamos en el pago del bono, se debería iniciar una “renegociación” con las entidades internacionales involucradas. Pero este “tema toma su tiempo y tampoco podría cumplirse dicha ley”, advirtió la autoridad.

(21/09/2020)

Comparte y opina:

Pese a vigencia de ley, el Gobierno aún frena pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000

El Ejecutivo insiste en que no hay recursos, la oposición señala que éstos se encuentran establecidos en la Ley 1330.

/ 21 de septiembre de 2020 / 08:23

Adultos mayores hacen fila para el pago de un bono en una entidad financiera, durante la pandemia. Foto: APG

El Órgano Ejecutivo insiste en que no cuenta con los recursos financieros para el pago del Bono contra el Hambre de Bs 1.000, que fue promulgado mediante Ley 1330 por la Asamblea Legislativa (ALP) y que se encuentra en vigencia tras su publicación en la Gaceta Oficial. 

El viceministro de Inversión Pública y Financiamiento Externo, Gonzalo Quiroga, ratificó el domingo que no existen las condiciones para efectuar el pago de ese bono a la población, más aún porque el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en respuesta a una consulta efectuada a cada uno de los organismos por parte del Ministerio de Planificación del Desarrollo, señalaron que los recursos facilitados al Estado boliviano no pueden utilizarse para otros fines que no estén consignados en los contratos de préstamo.

“El día 14 de agosto hicimos una consulta al BID y Banco Mundial, ellos nos respondieron que en ningún momento las operaciones fueron contratadas para ese fin, para pagar un bono (contra el Hambre) con ese dinero”, explicó la autoridad en una entrevista en el canal estatal.

Sin embargo, la presidenta de la Comisión de Planificación, Políticas Económicas y Finanzas de la Cámara de Diputados, Otilia Choque, aseguró que los fondos para el pago se encuentran establecidos en el artículo 3 de la Ley 1330, que indica que el bono será financiado con los recursos provenientes de la reposición a ser efectuada en el marco del contrato de crédito externo 9115-BO, suscrito con el Banco Mundial, y contrato de préstamo 5039/OC-BO, suscrito con el BID.

“En total son $us 704 millones, ésos son los recursos; considerando el pago de Bs 1.000 no se gastará la totalidad (…). Y si hay un saldo con una ley se dispondrá para otro gasto, así va a haber transparencia y disposición correcta de los recursos”.

Por su parte, el viceministro Quiroga reiteró que esta semana el Ejecutivo presentará un recurso abstracto al Tribunal Constitucional (TCP) y una demanda legal por “malversación de fondos” en contra de la presidenta de la Asamblea Legislativa, Eva Copa, por la promulgación de la ley que crea el Bono contra el Hambre. debido a que el pago de ese beneficio depende de dos leyes que no fueron aprobadas.

De igual forma, esta autoridad afirmó que en “este tema se está trabajando desde un punto de vista político e incluso en un momento determinado ya tomó un rumbo electoral, pues es una promesa de un candidato (Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo- MAS) y no puede ser que una promesa de un candidato afecte a 11 millones de personas si no se tiene la forma de pagarlo”.

Copa promulgó el 16 de septiembre la ley que crea el Bono contra el Hambre, de Bs 1.000. Esta norma entró en vigencia, el sábado, a través de su publicación en la Gaceta Oficial del Estado Plurinacional de Bolivia, pese a los cuestionamientos y rechazo por parte del Órgano Ejecutivo.

 La ley establece que los beneficiarios del bono serán “las personas que no tengan ningún tipo de remuneración salarial del sector público o privado, sean mayores de 18 años a la promulgación de la ley”. Serán contemplados en este grupo madres que reciban el bono Juana Azurduy, personas con discapacidad y los beneficiarios del Bono Universal, unos 3,6 millones de bolivianos.

(21/09/2020)

Comparte y opina:

Finalmente, la Gaceta Oficial publica la ley del Bono contra el Hambre, de Bs 1.000

Vigente ahora la Ley 1330, el Gobierno deberá reglamentarla para disponer el beneficio a quienes recibieron el Bono Universal, el Bono Juan Azurduy y las personas discapacitadas.

/ 20 de septiembre de 2020 / 10:26

La senadora Eva Copa muestra la certificación de las leyes en la Gaceta Oficial. Foto: José Lavayén

Dos semanas después de que la presidenta de la Asamblea Legislativa, la senadora Eva Copa, la promulgara, la ley del Bono contra el Hambre, que dispone el pago de Bs 1.000 a quienes recibieron el Bono Universal, finalmente fue publicada en la Gaceta Oficial.

Cifrada con el número 1330, la ley establece que los beneficiarios del bono serán “las personas que no tengan ningún tipo de remuneración salarial del sector público o privado, sena mayores de 18 años a la promulgación de la ley”. Serán contemplados en este grupo madres que reciban el Bono Juana Azurduy, personas con discapacidad y los beneficiarios del Bono Universal.

La norma había generado tensión entre el Movimiento Al Socialismo (MAS), que domina la Asamblea Legislativa, y el Órgano Ejecutivo, que desahució el pago. La misma Copa había tramitado el curso de la ley en la Gaceta Oficial, y la semana pasada insistió en la publicación de la norma.

Al contrario, el MAS se resiste a aprobar un crédito del Fondo Monetario Internacional (FMI) de $us 327 millones que reclama la administración de Jeanine Áñez para el pago del Bono Salud de Bs 500.

El ministro de Economía, Óscar Ortiz, había dicho que los fondos con que el MAS pretende que se pague el Bono contra el Hambre tienen otro fin, no son para pagar bonos.

Ahora, la Ley 1330 establece que el bono de Bs 1.000 será financiado por el préstamo 9115-BO suscrito entre Bolivia y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento del Banco Mundial, y el préstamo 5039/OC-BO firmado con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Si luego de finalizado el pago del Bono Contra el Hambre hubiera un saldo remanente del monto total de financiamiento, éste sólo podrá ser dispuesto a través de una Ley que especifique el destino de los recursos”, blinda la ley.

Dicho bono fue iniciativa del exministro de Economía Luis Arce, ahora candidato presidencial del MAS, que fue secundado por la bancada de su partido en las cámaras de Senadores y de Diputados. “La publicación de la Ley del ‘Bono contra el Hambre’ en la Gaceta obliga a pagar el beneficio a las familias bolivianas. No hay argumento político para perjudicar el pueblo boliviano. Con iniciativa y trabajo se atiende las necesidades en la pandemia. #VamosASalirAdelante”, escribió el candidato en su cuenta de Twitter.

La Ley 1330 debe ser reglamentada por el Órgano Ejecutivo.

Según cifras oficiales el Bono Universal alcanzó a 3.658.905 personas.

(20/09/2020)

Comparte y opina:

Tres ‘dinosaurios’ sobreviven en el galpón de Auquisamaña

Ángel Miranda, José Luis Sánchez y Yamil Bustillos recuerdan cómo llegaron a la empresa, los primeros días de trabajo y hablan de los momentos tristes y felices que les tocó vivir en estos 30 años.

/ 20 de septiembre de 2020 / 08:51

Por La Razón

Seguro que detrás de una gran empresa, hay un gran equipo de trabajadores y La Razón no es la excepción. Por eso, en sus 30 años de vida tuvo la suerte de contar con profesionales de lujo, muchos de ellos vieron nacer y crecer a la empresa. Es el caso de Yamil Bustillos, José Luis Sánchez y Ángel Miranda, a quienes sus compañeros llaman los “dinosaurios” del Galpón de Auquisamaña.

Los tres recuerdan cómo llegaron a la empresa, los primeros días de trabajo, que por cierto fueron muy duros, y hablan de los momentos tristes y de los más felices que les tocó vivir. Desde luego tienen más de una anécdota que contar.

Muchos de los trabajadores fundadores de este medio de comunicación venían de otros, por tanto, de una u otra forma ya eran conocidos. “Recuerdo que la secretaria trajo su propio cuaderno y usó una caja de manzanas como escritorio. Después fuimos a comprar unos muebles al Barrio Chino”, dice Ángel. Pero para él lo más importante es que el número cero del periódico salió justo el día de su cumpleaños.

Cuatro días después el periódico ya estaba en las calles.

Ángel Miranda, Yamil Bustillos y José Luis Sánchez, los tres trabajadores más antiguos de La Razón. Foto: José Lavayén

Yamil cuenta que, como siempre, llegaba muy temprano a la oficina y se ponía a la orden de su jefe. Mientras lo que más recuerda José Luis es esa satisfacción que sentía al formar parte de un proyecto que, desde sus inicios, tendría grandes metas y ambiciones.

Los primeros días y semanas de trabajo fueron muy duros porque, entre otras cosas, el periódico se imprimía en la rotativa de otro medio de la competencia. “La primera semana fue muy pesada, teníamos que esperar a que impriman primero su edición y luego recién lo nuestro. Eran esperas interminables”, dice Ángel.

“Fue un cambio completo en mi vida, entrar a la empresa a partir de las cuatro de la mañana y ver el periódico fue una sensación de asombro, jamás antes vi algo así, pero mucho más llegar a la calle Camacho y conocer a los voceadores”, dice Yamil. “Desde las primeras semanas se pudo ver el compromiso y la responsabilidad de los trabajadores”, añade José Luis.

Como en toda historia hay momentos tristes y otros felices. Para José Luis el momento más triste es el de ahora con la pandemia. “Tuvimos que hacer una pausa en la publicación de los periódicos”, dice. Pero, además, esta pena aumentó con la muerte de un compañero de trabajo especial, José Luis Condori. Al contrario, los momentos más felices llegaban en Navidad. “Preparar los regalitos para los niños, su alegría y el agradecimiento de los papás”.

Para Ángel también éste es el momento más triste para la empresa y, como no podía ser de otra manera, sus días más felices están relacionados con el funcionamiento de esa enorme prensa que le toca manejar. “Cuando imprimíamos diferentes guías del país y la prensa, no paraba durante meses”.

Cómo no recordar también los festejos el Día del Gráfico. “Incluso un año bailamos caporales todos los trabajadores y ejecutivos, festejando en nuestras propias instalaciones”.

Yamil recuerda como los momentos más duros las pugnas con los voceadores, con quienes además trabaja de cerca. “Cuando el sindicato de voceadores realizó un paro contra la empresa negándose a vender y oponiéndose a que nosotros podamos hacerlo, llegamos a tener riñas un poco fuertes y al final ganamos como empresa”. Lo más feliz fue cuando vio a La Razón como el principal referente nacional y a Extra como el más vendido. “Todos querían trabajar en la empresa, por eso es y será un honor trabajar en esta empresa”.

José Luis recuerda esta parte de la historia de La Razón como un verdadero hito, porque los trabajadores demostraron su compromiso al salir ellos mismos a vender los periódicos. “Rompimos el monopolio de los voceadores”, dice.

Ángel recordará por siempre el día en que se logró imprimir el periódico en una rotativa propia y, unos años después, el traslado al Galpón de Auquisamaña donde se estrenó la nueva y potente rotativa con la que actualmente cuenta la empresa. “Fue el año 2000. Fue lo que nos llenó de orgullo, con todo nuevecito para estrenar, con la mejor tecnología del momento”. Yamil destaca a La Razón como el primer periódico en tener suscriptores, un servicio personalizado para el cliente.

Los tres tienen en la memoria y el corazón varios trabajos periodísticos que causaron sensación en su momento, como el secuestro de un empresario, la cobertura de los hechos de Octubre de 2003, el Mundial del 94, entre otros. O el lanzamiento de productos periodísticos nuevos, como el suplemento Marcas.

También es parte de la historia de este medio el ser pionero en el lanzamiento de artículos comerciales como los fascículos coleccionables, o los CD de música. Todo este trabajo ayudó al crecimiento y consolidación de la empresa.

Uno de los hechos que quedará por siempre en la memoria de los trabajadores de La Razón es, sin duda, el traslado de la empresa de la zona de Miraflores al Galpón de Auquisamaña. Primero porque permitió una mayor comodidad para todos los empleados y, segundo, porque dio lugar a un salto tecnológico sin precedentes para un medio de comunicación escrito.

“La empresa creció mucho y además aquí ya estaba la nueva rotativa, única en Sudamérica en ese momento”, dice José Luis. “El traslado se hizo urgente”, añade Yamil y Ángel relata que en su área el cambio fue paulatino. “Fue un salto de tecnología en la industria gráfica y la adquisición de la nueva rotativa Goss Universal 45 que automatizó varios procesos y tareas”. Por entonces se formaron dos grupos de trabajo de prensistas, los antiguos que imprimían la edición diaria en la rotativa antigua, y los nuevos que en la Goss imprimían los suplementos.

Los tres coinciden en que el Galpón es su segundo hogar y los compañeros de trabajo la otra familia con la que se convive. “Juntos transitamos por el mismo camino para el logro de los objetivos de nuestra empresa. Al transcurrir el tiempo llegas a identificar los valores de cada uno y sentir cariño fraterno, y con esa confianza formamos un gran equipo de trabajo”, dice José Luis.

“Estamos altamente comprometidos con la empresa”, añade Ángel. “El gran éxito de la empresa fue y es que nos enseñaron a trabajar en equipo, esto genera una gran fortaleza”, añade Yamil.

El impacto por la pandemia del coronavirus ha puesto al mundo en vilo y está haciendo estragos con la economía, la industria y el sector productivo. También fue un golpe duro para La Razón y su hermano menor Extra. A ello se suma una larga crisis de los medios impresos y una guerra sucia que se desató con contra de este medio y de su propietario. Los trabajadores de esta empresa, sobre todo los más antiguos, entienden esta realidad, pero también saben que “habrá una luz al final del túnel” y conocen “el camino que ahora hay que transitar”.

Cierto que hoy en día hay que darle más fuerza al periódico digital, pero también es cierto que el periódico impreso no morirá.

“Los cimientos construidos en estos 30 años deben ser fortalecidos con la fuerza y la responsabilidad que nos caracteriza, continuaremos siendo referentes en el periodismo y como empresa demostrar que con unión podemos salir adelante en esta crisis mundial”, dice José Luis.

“Yo digo siempre que esta es nuestra empresa, cuidémosla, no matemos la gallina de los huevos de oro, el papel es oro blanco. Hoy estamos en crisis, pero es una oportunidad para poder salir juntos adelante, lo lograremos juntos como siempre, como un equipo y familia”, afirma Ángel.

“El precio del éxito es trabajo duro, dedicación y determinación en que, ganes o pierdas, habrás hecho todo lo que estaba en tus manos”, Vicente Lombardi. Siento que esto resume el momento en el que vivimos en la empresa por los eventos externos e internos, pero estoy seguro que La Razón volverá a brillar en el horizonte”, señala Yamil.

Ángel Miranda es hoy Gerente de Producción; Yamil Bustillos, Gerente de Distribución, y José Luis Sánchez, Gerente Administrativo.

Éste es un espacio institucional de La Razón en el que compartiremos con nuestro público un detallado repaso a las tres décadas recorridas por este diario, mostrando los grandes hitos, los logros más importantes, los galardones, pero también los tropiezos y los momentos duros, como el que en este tiempo nos ha tocado vivir. A partir de ahora, tanto en su versión impresa como en la digital, comenzamos a contar nuestra historia, pero con la mirada puesta en el porvenir. Acompáñennos.

Comparte y opina:

Las exportaciones bolivianas caen un 28,3% hasta agosto

Esa actividad económica continúa sufriendo los efectos de la pandemia del COVID-19, sobre todo sectores como la minería, hidrocarburos y manufactura.

/ 19 de septiembre de 2020 / 18:22

Arica es uno de los principales puntos para las exportaciones bolivianas. Foto: La Razón-archivo

Al octavo mes del año las exportaciones bajaron un 28,3%. La reducción se debe a variaciones negativas en los sectores de minerales, hidrocarburos e industria manufacturera, reportó el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Hasta agosto, suman $us 4.162,2 millones las exportaciones nacionales, un total de $us 1.640,9 millones menos de lo registrado en similar período de 2019, cuando alcanzó a $us 5.803,1 millones, que es una disminución de 28,3%.

Este comportamiento se explica por variaciones negativas que registraron las actividades económicas: agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca -8,3%, extracción de hidrocarburos -20,1%, extracción de minerales -43,9% y la industria manufacturera -26,7%, señala un reporte del INE difundido este sábado.

De enero a agosto, los principales productos que disminuyeron sus exportaciones en la actividad de agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca respecto a similar período de 2019 fueron: castaña en -27,5%, bananas en -1,7% y frijoles en -17,8%. No obstante, la entidad destaca el incremento de las ventas externas de quinua en 1,7%, chía en 27,4% y semillas de sésamo (ajonjolí) en 39,7% respecto al mismo período del 2019.

La actividad de extracción de hidrocarburos registró el mismo comportamiento, donde las exportaciones de gas natural a agosto de 2020 disminuyeron en 20,1% respecto a similar período 2019 en términos de valor.

Asimismo, en la actividad de la extracción de minerales los principales productos que descendieron en las exportaciones fueron: zinc en -50,7%, plata en -28,9% y plomo en -48,1%, como consecuencia de la reducción de las ventas externas de estos minerales en el mes de abril.

En la actividad de industria manufacturera entre enero y agosto 2020, con relación al mismo período del 2019, los principales productos que disminuyeron sus exportaciones fueron: oro metálico en -36,6%, productos derivados de la soya en -8,0% y estaño metálico en -47,6%. Sin embargo, aumentaron las ventas externas productos derivados de girasol en 52,1%, alcohol etílico en 8,8% y carne de la especie bovina en 229,2%, detalla el reporte del INE.

(19/09/2020)

Comparte y opina: