Economía

viernes 25 sep 2020 | Actualizado a 17:57

Áñez declara emergencia nacional por incendios y abroga decreto que autorizaba quemas

La mandataria se encuentra en San Ignacio de Velasco, región castigada por el fuego desde hace varias semanas.

/ 16 de septiembre de 2020 / 17:03

La presidenta Jeanine Áñez se encuentra en San Ignacio de Velasco. Foto: ABI

En un acto realizado en San Ignacio de Velasco, municipio afectado por los incendios forestales, la presidenta Jeanine Áñez declaró emergencia nacional para la atención de los incendios forestales en el país, sobre todo en la Chiquitanía.

“La atención del incendio como emergencia nacional nos va a permitir actuar sin trabas burocráticas y movilizando todos los recursos para que el fuego no avance, para frenar el fuego, y así para que nosotros tengamos la oportunidad y la opción de cuidar nuestra flora y fauna”, explicó.

Decreto 3973

En el acto, la mandataria también abrogó el Decreto Supremo 3973, del 9 de julio de 2019, que autorizaba el desmonte y quema “controlada” de bosques en Santa Cruz y Beni.

Justificó la decisión apuntando al expresidente Evo Morales. “El decreto abroga esa norma de Evo Morales que autorizaba las quemas y, miren ustedes, la doble moral, porque mientras en los organismos internacionales andaba manifestando el cuidado de la Madre Tierra, sin embargo, en lo nacional, ante las emergencias, la Madre Tierra no le importaba”.

Asimismo, Áñez indicó que ante la nueva emergencia nacional por los incendios acudirá a toda ayuda, incluida la internacional, que apoye al país a parar el incendio y evitar la “desgracia” que sucedió el pasado año en la flora y la fauna por los incendios forestales.

Anunció también que instruyó a la Autoridad Fiscalización de Bosques y Tierras (ABT) ser “implacable” con los infractores de la Resolución Aministrativa 149/2020, del 4 de agosto pasado, que instruye una pausa temporal de autorizaciones para quemas, incluso controladas, en los departamentos de Santa Cruz y Beni.

“Que estos incendios no sean vistos con normalidad, tiene que haber sanciones para los infractores”, expresó.

Finalmente, instruyó al ministro de Defensa, Fernando López, a que se traslade con todo su equipo a la Chiquitanía para trabajar de forma directa con las autoridades regionales para “combatir el fuego y salvar la flora y fauna”, dijo.

Reacciones

La abrogación del Decreto Supremo 3973 fue calificada de “electoral” y “tardía” por Pablo Solón, activista medioambiental y director de la Fundación Solón.

“Es un anuncio electoral y tardío, se debía haber abrogado el conjunto de normas, decreto y leyes que facilitan y promueven los incendios a principios de este año para tratar de prevenir y evitar los incendios. A esta altura la abrogación no va a tener un impacto sobre los incendios que se han disparado”, afirmó a La Razón el activista.

(16/09/2020)

Comparte y opina:

Cancillería impulsa un comité nacional de facilitación del comercio

En el marco de un acuerdo AFC, se coordinará acciones entre las entidades nacionales involucradas

/ 25 de septiembre de 2020 / 17:27

Por Marco A. Ibañez

Con la finalidad de transparentar y agilizar los procedimientos que aplican los países en materia de comercio exterior, la Cancillería boliviana impulsa la creación del Comité Nacional de Facilitación del Comercio.

Este organismo permitirá una mayor coordinación entre entidades nacionales involucradas con la actividad comercial externa, a fin de otorgar mayores facilidades a los exportadores y simplificar los procesos para los operadores de sector, en el marco de un Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (AFC), que promueve la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Al respecto, la Viceministra de Comercio Exterior e Integración, Claribel Aparicio, este viernes destacó que la principal ventaja de un AFC es que posibilita canalizar recursos de la cooperación internacional, al tratarse de un requisito que exigen los financiadores.

De igual manera, relievó que esta acción se enmarca en la política nacional de diplomacia comercial para mejorar la competitividad e inserción comercial del país en mercados internacionales.

La Presidencia del Comité Nacional de Facilitación del Comercio estará a cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores e integrado por las principales entidades gubernamentales nacionales relacionadas con el comercio exterior.

(25/09/2020)

Comparte y opina:

La economía se hunde a julio, con un decrecimiento de -7,9%

El descenso ocurrió por un mayor impacto de la pandemia en la minería, construcción y transporte asegura el INE.

/ 25 de septiembre de 2020 / 16:57

La línea de decrecimiento del IGAE a julio de este año.

Entre enero y julio de este año, los resultados del Índice Global de la Actividad Económica (IGAE) de Bolivia registraron una tasa acumulada negativa de -7,9%, con relación a similar período de 2019, datos que confirman una vez más el decrecimiento de la economía del país.

Al séptimo mes de esta gestión, el IGAE muestra una ligera recuperación; sin embargo, es innegable el efecto de la pandemia del COVID-19 en actividades como la minería, en la que una de las empresas más importantes del rubro tuvo que paralizar sus actividades debido al contagio masivo de sus trabajadores, señala un boletín del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), difundido este viernes.

Añade que la construcción, al igual que los servicios de recreación y de alimentos, continúa presentando tasas de variación negativas.

La producción agropecuaria y los servicios de telecomunicación son las actividades económicas que han tenido tasas positivas de crecimiento en este período, lo cual ayudó a atenuar la caída del IGAE el mes de julio.

No obstante, el INE considera que la variación comparada del IGAE (a julio 2019-2020) revela que tras la caída observada en abril, al séptimo mes de este año se mantiene la tendencia a la recuperación de la actividad real de la economía.

Además, que la paulatina flexibilización de las medidas de cuarentena en todo el país ha permitido atenuar la caída de la economía.

(25/09/2020)

Comparte y opina:

A junio, la economía cayó a -7,96%, la mayor contracción de los últimos 70 años

El informe de la CNI indica que, después de la revolución de 1952, en 1953, durante la “primera gran crisis boliviana”, el PIB registró una contracción de -9,46%; mientras que en 1983, periodo que se consideraba como la “segunda gran crisis”, se llegó a -3,9%.

/ 25 de septiembre de 2020 / 12:07

A julio, el desempleo llegó a 11,8%, cifra que está muy por encima del 4,8% registrado a finales de 2019.

A junio, la tasa de crecimiento de la economía boliviana decayó al -7,96% debido al impacto del COVID-19, lo que representa un descenso de 10,2 puntos porcentuales con relación al 2,2% registrado a finales de 2019. Esta es la mayor contracción del Producto Interno Bruto (PIB) en los últimos 70 años, de acuerdo con el reporte del boletín Monitor Macroeconómico, de la Cámara Nacional de Industrias (CNI).

El informe indica que, después de la revolución de 1952, en 1953, durante la “primera gran crisis boliviana”, el PIB registró una contracción de -9,46%; mientras que en 1983, periodo que se consideraba como la “segunda gran crisis”, se llegó a -3,9%.

“El déficit en balanza comercial a agosto de 2020 fue de $us 30 millones, cuando en similar periodo de 2019 fue de 676 millones. Por impacto de la pandemia de COVID-19 la caída de las importaciones fue mayor al descenso de las exportaciones, lo cual redujo el déficit en la balanza comercial”, añade el documento.

A agosto, las exportaciones cayeron en 28% y las importaciones en 35%, respecto a similar periodo de 2019.

En el caso de la inflación acumulada, a agosto registró 1,47%, cifra inferior en 0,08 puntos porcentuales al que se tenía en agosto de 2019.

“La concentración de la demanda en el mercado nacional e internacional hizo contraer la inflación. Para 2020, la estimación de la inflación en el Programa Financiero Revisado por el BCB (Banco Central de Bolivia) y el MEFP (Ministerio de Economía y Finanzas Públicas) alcanza a 1,7%”, dicta el informe.

Las Reservas Internacionales Netas (RIN) subieron a $us 6.644 millones, toda vez que a finales de 2019 se registraron $us 6.468 millones, esto debido a la variación positiva de oro en el mercado internacional.

A agosto, la cartera de depósitos en el sistema financiero es mayor en $us 357 millones respecto a la cartera de créditos. A junio de 2020, la diferencia era de $us 609 millones, lo que muestra que la brecha se redujo.

El déficit fiscal revisado para 2020 por el BCB y el MEFP alcanza a 12,1%, constituyéndose en el mayor de las últimas décadas.

Sobre el desempleo, a julio éste llegó a 11,8%, cifra que está muy por encima del 4,8% registrado a finales de 2019.

(25/09/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Áñez levanta polémica con decreto para cultivo de maíz generado por tecnología

Organizaciones agroecológicas y el expresidente Evo Morales señalan que es una carta abierta para la introducción de los transgénicos.

/ 25 de septiembre de 2020 / 11:34

Plantación de maíz. Foto: INIAF

Sin anuncio previo y sin ningún pronunciamiento en acto público, la presidenta interina, Jeanine Áñez, decretó el martes 22 la identificación de áreas y zonas de cultivos para el maíz amarillo duro generado por cualquier tecnología. La medida ya levantó polvareda y críticas de organizaciones agroecológicas y el expresidente Evo Morales, quienes señalan que es una carta abierta para la introducción de los transgénicos.

“El presente Decreto Supremo (4348) tiene por objeto identificar las áreas que constituyen centros de diversidad del maíz y zonas de cultivo de maíz amarillo, en el marco del inciso a) del numeral 4 del Artículo 13 de la Ley Nº 144, de 26 de junio de 2011, de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria”, empieza la norma que encomienda su cumplimiento a la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Beatriz Capobianco.

“Se identifican las áreas que constituyen centros de diversidad de maíz y las zonas de cultivo para maíz amarillo duro generado por cualquier tecnología, conforme al estudio de zonificación para el uso de maíz en Bolivia, realizado por el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF)”, indica el segundo artículo.

La Plataforma Agroecológica del Trópico, Subtrópico y Chaco, que aglutina a productores,  apicultores, recolectores, científicos, transformadores, consumidores y activistas, emitió un pronunciamiento. “Denunciamos que el D.S. 4348 pretende generar las bases territoriales para introducir los transgénicos so pretexto de identificación y regionalización de las variedades, por lo mismo, es un decreto de mala fe, que ha sido promulgado aprovechando de la pandemia y el momento político que vive el país”.

La tercera disposición del decreto establece que “con el fin de evitar la generación de semilla como resultado de la polinización cruzada entre cultivos de maíz convencional o generados por cualquier tecnología, se deberán contemplar fechas diferenciadas de siembra y distancias entre campos de uno y otro cultivo, conforme a las normas técnicas y agronómicas aprobadas por el INIAF”.

El expresidente Morales, refugiado en Argentina, se pronunció también sobre el tema mediante su cuenta de Twitter. “En menos de un año, el gobierno de Áñez introdujo el maíz transgénico en #Bolivia y, ahora, aprueba, con el D.S. 4348, su siembra en el mismo lugar de cultivos con variedades convencionales, lo cual es un atentado contra la vida y la Pachamamba (sic)”.

Con esto se reaviva la polémica por el empleo de transgénicos. Ya anteriormente Áñez promulgó los decretos 4232 y 4238, que disponen el análisis del uso de semillas transgénicas en los cultivos de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, a cargo del Comité Nacional de Bioseguridad. Se planteó una acción popular contra estas medidas.

(25/09/2020)

Comparte y opina:

Más de 20.000 toneladas de alimentos transportó Ferroviaria Andina durante la cuarentena

La carga destinada para el consumo de la población cumplió con estrictas normas de bioseguridad en el manejo, almacenamiento y transporte.

/ 25 de septiembre de 2020 / 10:25

Foto: Ferroviaria Andina

Pese a la emergencia sanitaria por el COVID-19, que paralizó un gran porcentaje del comercio mundial, entre marzo y agosto, los trenes de Ferroviaria Andina de la red occidental transportaron 20.380 toneladas métricas de alimentos entre trigo, harina y sus derivados.

Las operaciones se efectuaron tres veces por semana, de forma ininterrumpida, sobre todo cumpliendo protocolos de bioseguridad en el manejo, almacenamiento y transporte, de acuerdo con una nota de prensa de la compañía.

“El transporte de suministros esenciales durante la vigencia de las medidas de distanciamiento social demandó un gran esfuerzo logístico de coordinación para nuestra empresa. Sin embargo, trabajamos con la mirada fijada en la necesidad de las bolivianas y los bolivianos de contar con comestibles en sus despensas”, informó la gerente general de Ferroviaria Andina, Cynthia Aramayo.

Uno de los desafíos logísticos para la empresa de transporte ferroviario fue el de garantizar la bioseguridad de la carga, destinada al consumo de la población, razón por la cual se aplicaron estrictos protocolos de manejo, almacenamiento y transporte.

Por su parte, el gerente de operaciones de la empresa, Daniel Vargas, explicó que “es necesario mencionar que tenemos parques de bodegas y góndolas divididas por industria y tipo de cargas y estas no se mezclan. Las bodegas y góndolas que se usan para alimentos solo son usadas para ese servicio”.

Ferroviaria Andina transporta la carga de trigo y harina desde Villazón, en la frontera que divide a Bolivia y Argentina, hasta las ciudades capitales de occidente.

Según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), el 99% de la harina y sus derivados que se consume en el país, proviene del país austral, mientras que el restante 1% se divide entre Paraguay, Brasil y México.

“El transporte de carga es el principal negocio de Ferroviaria Andina y representa el 90% del total de sus ingresos operacionales; el restante 5% proviene del transporte de pasajeros y encomiendas; otros ingresos operacionales suman el 5%. La empresa ha transportado durante el 2020 un total de 373,101 toneladas, de las cuales el 85% corresponde a minerales, 8% son alimentos (harina y trigo), cemento 6% y el restante corresponde a cloruros y otros”, mencionó Vargas.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Seguridad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria, Senasag, la harina de trigo es el principal producto que Bolivia importa, muy por encima de otros bienes.

(25/09/2020)

Temas Relacionados

Comparte y opina: