Economía

jueves 23 jun 2022 | Actualizado a 18:54

Yujra destaca el informe de The Economist Group sobre la baja inflación en Bolivia

Al primer cuatrimestre, la inflación en Bolivia es del 0,4%, eso quiere decir que tiene la tasa más baja en relación a los países de América, dijo el diputado Omar Yujra.

Omar Yujra, en Piedra, Papel y Tinta. Foto: Franklin Blanco

/ 18 de mayo de 2022 / 13:25

Una publicación de The Economist Group, una de las revistas más importante de análisis económico en el ámbito mundial, establece que Bolivia tiene la tasa de inflación más baja en relación a países de América Latina.

La publicación hace un análisis de diferentes tópicos como la inflación, la deuda pública, la balanza comercial y el riesgo de estabilidad política, elementos que pueden permear en algún grado los efectos de la guerra en Ucrania.

El presidente de la Comisión de Planificación, Política Económica y Finanzas, diputado Omar Yujra, destacó cuatro variables de la publicación, como la estabilidad económica, la baja inflación, el excelente margen fiscal a nivel internacional y la estabilidad política.

Apelando al estudio de The Economist, el legislador oficialista dijo que en el ámbito mundial la guerra entre Rusia y Ucrania ha causado la subida de precios en el mundo, y los países desarrollados están con tasas de inflación del 7%, 8%, 9% y el 10%.

“En cambio, Bolivia aparece con una tasa baja de inflación. El año pasado cerramos con el 0,9% de inflación —ni el 1%— y este año, al primer cuatrimestre, tenemos 0,4%; eso quiere decir que Bolivia tiene la tasa de inflación más baja en relación a los países de América Latina”, dijo Yujra en el programa Piedra Papel y Tinta, de La Razón.

Afirmó que la inflación es uno de los elementos que en política económica se debe controlar, es decir, crecimiento económico, tasa de desempleo y el control de los precios. Si se cumplen estos tres preceptos, se dice que una política económica es positiva.

Otro de los elementos importantes que destaca la publicación está referida a la balanza comercial de las exportaciones e importaciones y refleja que Bolivia volvió a tener un superávit en la balanza comercial, es decir que las exportaciones son mayores a las importaciones.

Lo relevante es el incremento de las exportaciones tradicionales como minería e hidrocarburos, pero el repunte de sectores de la manufactura y la agropecuaria es importante debido a que no se verán afectadas por la guerra en Ucrania, porque Bolivia exporta a países de la región, dijo Yujra.

Otro elemento que destaca a Bolivia es la deuda pública externa que en este momento está en el 31% en relación al Producto Interno Bruto (PIB), muy por debajo de los umbrales que establecen los organismos internacionales.

“En este caso, estamos hablando de un 31% de deuda en relación a los ingresos que tiene el país y eso nos permite decir que Bolivia es un país solvente porque estamos por debajo de los umbrales que marcan los organismos internacionales, como la Comunidad Andina, Mercosur o la Comunidad Europea”, precisó.

Hay países de la región que están cerca al umbral que establecen los organismos internacionales y están sobreendeudadas, dijo Yujra.

Otro elemento es el riesgo de estabilidad política. Después de los conflictos poselectorales de noviembre de 2019 y 2020, ahora Bolivia tiene una representatividad plasmada en el gobierno de Luis Arce, con el 55,1% de la votación, que permite “reimplementar” el modelo social comunitario productivo y eso está volviendo a dar resultados, justificó Yujra.

Comparte y opina:

Vuelve a debate vía por el TIPNIS; el Ejecutivo pide cumplir la ley

El Gobernador de Beni pidió reactivar la obra por bloqueos en Santa Cruz. 

Vista aérea de un sector del TIPNIS en el Isiboro Sécure.

Por Yuri Flores

/ 23 de junio de 2022 / 01:25

Ante declaraciones del gobernador del Beni, Alejandro Unzueta, de retomar la construcción de la carretera por el TIPNIS, por los continuos bloqueos en Santa Cruz, el Gobierno afirmó que se debe cumplir con la ley para abrir esa vía hacia Cochabamba.

El fin de semana, la primera autoridad departamental del Beni planteó nuevamente construir la carretera por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), porque los bloqueos por vías a Santa Cruz perjudican al desarrollo económico beniano.

En respuesta, el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, afirmó que antes de realizar trabajos en ese territorio se debe desarrollar una consulta previa con las poblaciones indígenas del lugar.

“El Gobernador del Beni quiere una vez más lanzar este proyecto, y ahí nosotros decimos, tendrá que cumplirse la normativa correspondiente porque pasa por un territorio indígena y la población sabe que tiene que haber una consulta previa, mientras no suceda aquello, solo son declaraciones”, dijo el miércoles Montaño.

No obstante, indicó que a su despacho no llegó ninguna solicitud para reactivar el proyecto carretero que una las poblaciones de San Ignacio de Moxos (Beni) y Villa Tunari (Cochabamba).

El domingo, Unzueta dijo a Erbol que existen constantes bloqueos en poblaciones cruceñas como en Cuatro Cañadas, Guarayos, Pailón y San Julián, lo que paraliza la economía beniana.

En agosto de 2017, el entonces presidente del país, Evo Morales, firmó una ley que anulaba la “intangibilidad” del parque TIPNIS para la construcción de una vía.

El TIPNIS es una reserva natural de 1,2 millones de hectáreas en el centro del país, donde viven unos 14.000 indígenas de las etnias trinitaria-moxeña, yuracaré y chimán, en 69 comunidades que están dispersas.

En 2011, los indígenas del TIPNIS realizaron una marcha hasta la ciudad de La Paz en rechazo a la construcción de una carretera por el medio de su territorio.

Comparte y opina:

La inversión extranjera creció en 76,4% en 2021

El año pasado la IED llegó a $us 1.048 millones, según datos del BCB.

/ 23 de junio de 2022 / 00:46

De acuerdo con datos del Banco Central de Bolivia (BCB), en su publicación Reporte de Capital Privado Extranjero-Gestión 2021, la Inversión Extranjera Directa (IED) en el país se incrementó en un 76,4% el año pasado respecto a 2020.

Durante 2020, el ingreso bruto por Inversión Extranjera Directa (IED) alcanzó los $us 594 millones y el año pasado llegó a los $us 1.048 millones. Este incremento muestra “una mejora significativa en relación a 2019 y 2020”, refiere el ente emisor en un comunicado.

Según el documento del BCB, la economía boliviana fue receptora neta de capitales externos, reflejando la recuperación de la confianza de los inversionistas extranjeros en el país mediante la aplicación del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP) que lleva adelante el gobierno del presidente Luis Arce Catacora.

Las inversiones extranjeras permitieron la reactivación de la producción de diversos sectores y la generación de ingresos para beneficio del país. Por actividad económica, los flujos de la inversión extranjera se dirigieron en gran parte al sector de la industria manufacturera. (Ver cuadro)

El documento también muestra el desempeño de los flujos de IED en el mundo y la región, destacando la importante recuperación de Bolivia en relación a los países vecinos, al pasar de una cifra negativa de -3,1% respecto del Producto Interno Bruto (PIB) nacional a una positiva de 1,5%, “lo cual da señales que estamos en la senda de la recuperación”.

“Cabe señalar que, en 2020, todos los países registraron flujos positivos de IED a pesar de la pandemia con excepción de Bolivia, que fue el único país que registró una cifra negativa debido a la inestabilidad política y la mala administración del gobierno de facto (de Jeanine Áñez)”, se lee en el documento del ente emisor.

Temas Relacionados

Comparte y opina:

Economistas instan a que también en la gestión económica haya grandes acuerdos nacionales

Horst Grebe y Gabriel Loza reflexionaron sobre la consistencia de la actual estabilidad boliviana en un contexto de crisis global.

Foto: Oswaldo Aguirre

/ 22 de junio de 2022 / 13:34

Horst Grebe y Gabriel Loza, economistas, exministros columnistas de La Razón, coincidieron en señalar que si algo necesita el país para una mejor gestión económica, son acuerdos, “arreglos institucionales” entre el Estado y diferentes actores económicos; esto, en prevención a la actual crisis global con la guerra entre Rusia y Ucrania tras la crisis sanitaria por el COVID-19.

Urge acuerdos porque algún momento Bolivia también será alcanzada por dicha crisis y el país tendría que estar preparado para el golpe, destacaron los economistas en la primera entrega de La Mesa Económica, nuevo segmento del programa por streaming Piedra, papel y tinta, emitido este miércoles.

En mayo, la revista The Economist, a través de su informe The Economist Intelligence Unit (EIU, por sus siglas en inglés), señaló que Bolivia es el país mejor posicionado en América Latina para resistir los efectos mundiales del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

“Bolivia está ocupando el primer lugar en capacidad de resiliencia y adaptabilidad a los efectos económicos de la guerra entre Rusia y Ucrania, este indicador de 2,14 refleja la menor exposición a los efectos económicos que puede causar este conflicto bélico”, informó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Marcelo Montenegro, según el sitio web oficial del Ministerio de Economía.

Los economistas invitados a Piedra, papel y tinta, empezaron cuestionando los perfiles no siempre señalados de la coyuntural estabilidad económica del país.

En específico, apuntaron a la política de subvención estatal a la producción que se aplica en Bolivia, sus condiciones, posibilidad de persistir y riesgos.

“Yo creo que todavía no estamos recibiendo los impactos tan directamente. Una forma de hacerlo es el manejo de lo que llamamos los ‘precios administrados’ del combustible y de la harina, lo que hace que los precios internacionales no se reflejen inmediatamente en nuestros precios diarios, como pasa en Chile y otros países”, precisó primero Loza.

Si los efectos negativos de la crisis de la guerra siguen, dado el costo que tiene la subvención, “no hay pueblo que resista; económicamente hay ciertos límites”, señaló Loza.

Cuando una de las variables más usadas para mostrar la estabilidad boliviana es su baja tasa de inflación, el economista Grebe llama la atención sobre que eso es insuficiente y da una idea parcial del estado de la economía. Al respecto, dice que lo mínimo que hay que ver en dicha evaluación son tres variables: crecimiento, inflación y empleo.

La actual inflación, por ejemplo, no duda en calificar Grebe, es una “buena señal, pero a corto plazo” la nuestra es una “inflación sofocada”, y una de las explicaciones es el mantenimiento del tipo de cambio fijo desde hace 11 años, “eso se mantiene porque estamos subvencionando a las importaciones que necesitamos para abastecer el mercado interno del país, para hacer las inversiones”.

Se controla los precios sobre todo de los hidrocarburos, dice Grebe, a través de la subvención, pero esto se logra solo con base en un “creciente déficit fiscal; son recursos fiscales que se inyectan a la economía para mantener el nivel de inflación bajo”.

El problema es, interpela el economista, por un lado, el costo que para la economía significa mantener esa baja inflación y, por otro, cuánto tiempo se podrá sostener la situación en el contexto de altas inflaciones en la región: estando Bolivia con 0,77% de inflación, Brasil está con 11,3%; Chile con 9,4%; Colombia con 8,5%; Uruguay con 9,4%; Perú con 6,8%; Ecuador con 2,6%;  Venezuela con 284%; y Argentina con 55%, según datos leídos en el programa.

Loza, sin embargo, introdujo el criterio de que la subvención por sí sola no es negativa, en algunas economías hasta el Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional las recomiendan.

El tema es saber ser flexibles en el uso de los distintos instrumentos que da la política económica, afirma Loza, y entre esos instrumentos está el tipo de cambio fijo, uno de los aspectos que menos se piensa tocar en la actual gestión.

Y es que, añade Grebe, un principio de la gestión económica es que “las herramientas económicas necesitan de las herramientas políticas”, la necesidad de ver las medidas económicas como parte de consideraciones sociales, de su costo, y la visión gubernamental del desarrollo.

Por eso, indican ambos expertos, urgen los acuerdos estatal-privados; y la polarización política no ayuda para nada en esto, concluye Loza.

Comparte y opina:

Jubilados se declaran en huelga de hambre por falta de atención a sus demandas

La medida de protesta fue instalada en predios de la Central Obrera Boliviana (COB), en La Paz, y exigen a las autoridades un incremento, mejor atención en servicio de salud, entre otras demandas.

La conferencia del sector de los jubilados. Foto: Captura de video de Roberto Guzmán

/ 22 de junio de 2022 / 12:41

La Confederación Nacional de Jubilados en el Sistema Integral De Pensiones (Conaljusip) se declaró este miércoles en huelga de hambre debido a que el Ministerio de Economía no atendió su pliego de incremento salarial y otras peticiones en favor de ese sector.

“No nos queda otro camino y esperamos la sensibilidad del Gobierno, si se puede el propio Presidente, porque con el Ministro de Economía, pero no se puede, nos ha dicho que este año no se va a poder atender (la demanda)”, dijo Roberto Chávez, secretario ejecutivo de esa organización, en una conferencia de prensa.

La medida de protesta fue instalada en predios de la Central Obrera Boliviana (COB), en La Paz.

Además del incremento, las peticiones de los jubilados contemplan una mejor atención en el servicio de salud, facilidades en el acceso a la vivienda e incluso la modificación de la Ley de Pensiones. “Hay que cambiarla para el beneficio de las nuevas generaciones de jubilados”, sostuvo.

“Estamos comenzando esta medida extrema porque los jubilados ya hemos sido muy pacientes”, agregó Chávez, que representa aproximadamente a 200.000 jubilados de todo el país.

Comparte y opina:

El Gobierno destaca récords y prevé superar los $us 11.000 millones exportados en 2021

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, ratificó que, en cuatro meses, se logró un superávit de $us 698 millones.

/ 22 de junio de 2022 / 12:26

El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, destacó este miércoles que, de enero a abril de este año, los ingresos por la exportación de productos alcanzaron más de $us 4.000 millones, que ese es el monto “más alto que hemos alcanzado en toda la historia de nuestro país” y que ello se debe a la política de sustitución de importaciones implementada por la administración de Luis Arce. Y se prevé superar los $us 11.000 millones de 2021.

“Hemos tenido un cuatrimestre favorable para el país. Hemos llegado a $us 4.278 millones en exportaciones, es el monto más alto que hemos alcanzado en toda la historia de nuestro país (…). En estos cuatro meses, ya tenemos un superávit comercial de $us 698 millones”, dijo el funcionario en una entrevista con La Razón Radio.

Aseguró que, en 2021, en el mismo periodo de tiempo, Bolivia alcanzó $us 1.530 millones.

Destacó que el 51% de las importaciones son de productos de la industria manufacturera, “que alcanzaron un monto de $us 2.145 millones” en estos cuatro meses. “Además, hemos incrementado la exportación de minerales, hidrocarburos y agricultura básica”.

“Estamos siendo más productivos, exportamos más y nos están pagando mejor”, resaltó y dijo que hay dos factores que beneficiaron a las exportaciones: “los efectos pospandemia y los conflictos”, específicamente la guerra entre Rusia y Ucrania.

Aparte de la industria manufacturera, el viceministro Blanco dijo que los productos agroindustriales, “como el aceite de soya, productos derivados del girasol, la chía, manufacturas de madera, alcohol etílico y otros productos”, generan mucho empleo.

“Nuestro principal socio comercial es el Mercosur (que compra gas y banano, principalmente), luego está la Comunidad Andina, donde estamos vendiendo el complejo oleaginoso, ladrillo, cerámicas e incluso prendas de vestir. Luego tenemos a la India, a donde exportamos principalmente oro. Luego vienen los países de la Unión Europea, ahí llegan principalmente alimentos”, detalló.

También dijo que Japón y China forman parte de los mercados donde se comercializan los productos bolivianos. “La mitad de nuestros productos se quedan en nuestra región”.

Comparte y opina:

Últimas Noticias